El primer debate de candidatos a diputados calentó la campaña

Martínez (Frente Cívico), Nebreda (kirchnerismo), Fortuna (Unión por Córdoba) y Oscar Aguad (UCR) participaron del evento transmitido por Canal Doce y LAVOZ.com.ar . Hubo coincidencias en las críticas a la Nación.
Con similares propuestas y críticas al Gobierno nacional por parte de los candidatos opositores, y algunas concesiones de la postulante oficialista, se desarrolló esta noche el debate televisivo de candidatos a diputados nacionales por Córdoba.

Ernesto Martínez (Frente Cívico), Oscar Aguad (radicalismo) y Francisco Fortuna (Unión por Córdoba) integraron el primer grupo, mientras que en soledad defendió al kirchnerisimo la gremialista docente Carmen Nebreda (Frente para la Victoria).

Entre las propuestas críticas coincidentes se anotaron la derogación de los superpoderes para el Poder Ejecutivo, que permite la reasignación de partidas; cambios en impuestos como la ley del cheque pero fundamentalmente reducción de retenciones a las exportaciones del agro; y una nueva ley de coparticipación federal.

La apuesta discursiva de Nebreda consistió desde el comienzo en mostrarse como abierta al diálogo y a la construcción de consensos, anticipándose a las críticas que suelen hacerse -y se hicieron- de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Pero sobre todo, intentó organizar cada una de sus intervenciones centrándose en el punto de vista de los trabajadores, escapándose a "los números de la macroeconomía".

Martínez propuso una reforma constitucional para que las retenciones sean coparticipables y para que el Presidente sea elegido nuevamente a través de colegios electorales, posiblidad que quedó anulada por la reforma de 1994.

Retenciones. Todos los candidatos opositores impulsaron una reducción progresiva de retenciones a las exportaciones del agro, mientras que Nebreda pidió que se establezcan diferencias con el tipo de productor.

El candidato del Frente Cívico pidió un dólar 40 centavos de peso más caro y solicitó que la política monetaria sea controlada por el parlamento, a través de una reforma de la carta orgánica del Banco Central de la República Argentina.

Aguad solicitó que se controlen los fondos de la Anses y propuso restringir la actividad del Banco Nación a actividades productivas y no a financiar al Estado. También pidió una rebaja del IVA para productos de la canasta familiar.

Fortuna propuso la rebaja de impuestos para incentivar la producción e insistió en que las obras públicas sean definidas por las provincias y los municipios. Aguad impulsó además "desgrabar el primer empleo" y otorgar "una cobertura universal por hijo con certificado de escolaridad".

En línea con la defensa que el kirchnerismo hace de sus cinco años de gobierno, Nebreda dijo que lo fundamental es "profundizar la distribución de la riqueza". Con insistencia, proclamó la necesidad de integrar la educación a todas las políticas públicas.

Sin chicanas. No hubo golpes bajos o chicanas entre los candidatos, aunque sí críticas cruzadas por gobiernos anteriores de los respectivos partidos. Así, el radicalismo fue cuestionado por la Alianza y gobiernos en Córdoba; el radical Aguad devolvió el golpe criticando el apoyo de Unión por Córdoba y el juecismo al kirchnerismo en una primera etapa; y Martínez, sin que ninguno de sus adversarios se lo haya planteado, recordó la pelea entre Juez y el intendente Daniel Giacomino por las finanzas municipales.

Entre los golpes de efecto puede destacarse la pregunta de Martínez a Aguad sobre la eliminación de escuelas rurales durante el gobierno de Ramón Mestre (padre), en la que el candidato radical fue el vice. Y Nebreda se anotó un punto al aprovechar que Aguad la daba como diputada electa cuando le pregunto cómo votaría proyectos a los que es reacio el kirchnerismo.

También hubo leves bloopers: Martínez habló de Kirchner como el presidente y Nebreda casi dice que iba a impulsar una nueva ley de coparticipación pero se corrigió y dijo que quería una ley de financiamiento educativo.

Comentá la nota