Más del primer culebrón político del 2009.

Tal como ya lo analizara largamente PERSPECTIVA SUR, el Ejecutivo quedó encerrado en un contrapunto con el Deliberante, cuando puso en práctica el último plan de pagos, enfocado a los 87 mil vecinos que tienen judicializada su deuda con la Comuna.
Resulta que el pasado 23 de diciembre, el Deliberante reafirmó su criterio en relación a la tasa de interés y condiciones de pago en relación a una ordenanza que volvió vetada desde el Ejecutivo. La votación se concretó con 18 votos contrarios al criterio del Intendente imponiendo condiciones mucho más benévolas, que incluía la mitad de la tasa de interés y condiciones más favorables a la hora de establecer las cuotas.

LO LLAMAMOS EL PRIMER CULEBRON II

En lo que llamamos el primer culebrón político de 2009, el último 15 de enero, PERSPECTIVA SUR hizo publico un comunicado firmado por el concejal Miranda, en el que se desnudan pormenores de conversaciones informales entre ocho concejales (cuatro del ARI y cuatro del PRO) y la secretaría de Hacienda, donde se advertía un presunto error en la aplicación del plan. Por ese entonces se aseguró que desde el 23 de diciembre a esa fecha, la Comuna ofreció a los vecinos un plan de pago distinto a lo autorizado por la ordenanza. Y además se conoció que fueron alrededor de 7 mil los acuerdos cerrados bajo esas condiciones.

LO LLAMAMOS EL PRIMER CULEBRON III

En la práctica, este grupo de vecinos está pagando de más, es decir, el doble de la tasa de interés autorizada y condiciones de pago más desfavorables. La novedad es que ahora, un representante del anibalo-villordismo, grupo que en el Deliberante representan 9 votos, concretó una presentación en la Justicia penal en pleno mes de feria, pidiendo se investigue si acaso el Ejecutivo incurrió en los delitos de abuso de autoridad y falta a los deberes de funcionario público.

CUATRO CERTEZAS

En cuanto a las diferencias que se plantearon en derredor del plan de pagos, quedan claras cuatro certezas.

- Primer certeza: Efectivamente existieron dos planes de pago, uno más caro que el otro. El primero respondía a las pretensiones del Ejecutivo, y el otro, más barato, a lo votado por el Deliberante.

- Segunda certeza: El Ejecutivo tardó desde el 23 de diciembre, día en que el Deliberante aprobó el plan, hasta el 15 de enero, para poner el plan aprobado en vigencia. Mientras, unos siete mil vecinos firmaron planes más caros actuando de buena fe.

- Tercer certeza: La tercer certeza es que ambos sectores afirman estar cumpliendo con la Ley.

Ayer el Intendente justificó la demora y se mostró muy confiado en poder probar que su gobierno actuó al amparo de la Ley Orgánica de las Municipalidades. El argumento conocido apunta a la demora en la notificación oficial del Deliberante.

- Cuarta certeza: La cuarta certeza surge del paso de los días y apunta a consolidar el criterio que a no ser que cada ciudadano reclame por lo suyo, no ha surgido todavía de la autoridad económica de la ciudad, una actitud política pro activa para esclarecer lo ocurrido, y devolver o acreditar los fondos a esos 7 mil vecinos.

Comentá la nota