En el primer día del año cruzaron a Chile pocos mendocinos

Las autoridades aduaneras de ambos países vaticinan un incremento considerable del flujo de turistas argentinos. Previsiones.
La tendencia de viajar a Chile para pasar las vacaciones viene acentuándose con fuerza, y aunque ayer el tránsito fue muy bajo, las autoridades de los dos países están calculando que durante enero y parte de febrero habrá mucho intercambio a través del Paso Cristo Redentor.

Solamente habían pasado al vecino país 162 vehículos, registro de las 13, transportando a unas 520 personas. Es probable que con posterioridad, esa cifra haya trepado, pero no en los volúmenes de las jornadas anteriores.

Nada, si se compara con el flujo intenso de los días previos, especialmente el martes 30, que registró la cifra récord de 7.355 viajeros con destino a las costas del Pacífico.

Ayer se notó un relativamente bajo movimiento de vehículos particulares a lo largo de la ruta nacional 7, y también no fue alto el desplazamiento de ómnibus. Y por restricciones dispuestas por Vialidad nacional, tampoco se detectó la marcha de vehículos de carga internacional, por cuanto a estos rodados se les prohibió circular desde las 14 de ayer hasta la 0 hora.

El camino, entonces, se notaba prácticamente vacío y solamente por la tarde se advirtió un incremento de tránsito, especialmente en las cercanías de Potrerillos.

También ofreció una postal diferente el complejo fronterizo Los Libertadores, ya que ese lugar fue escenario de colas de varios kilómetros en los días previos a fin de año. Esta situación dio motivo a quejas de los usuarios argentinos, por cuanto en determinadas jornadas las esperas fueron de 4, 5 y hasta 6 y 7 horas.

Desde Navidad hasta Año Nuevo, y según registros de la Gendarmería Nacional, egresaron hacia el Pacífico 32.112 personas, de las cuales 75% a 80% son de nacionalidad argentina, en su mayoría mendocinos.

Está claro que la devaluación chilena y la lejanía de las costas atlánticas, hace que quienes prefieren el mar para descansar encuentren renovados incentivos para viajar a la República de Chile.

En conocimiento de esta situación, las autoridades argentinas consideran que el desbalance en las tramitaciones para admitir a tantos viajeros se tienen que agilizar en Los Libertadores, donde el viajero argentino hace los trámites para el egreso, en cumplimiento de la aplicación del sistema de control integrado.

En Los Libertadores, el coordinador delegado de Interior, Víctor Gallardo Valencia, se puso a recaudo de nuevas críticas y anunció que a partir del 10 de enero, las casetas o cabinas de atención se duplicarán.

Ayer había tres en servicio para el papeleo de migraciones y de aduana y del control del servicio agrícola trasandino. Esta atención es al aire libre, lo que configura una molestia. En la contrapartida argentina, el complejo Roque Carranza, en Horcones, luce más ordenado y con dos vías de circulación, una para viajeros particulares y otra para el transporte de pasajeros.

Días de mayor afluencia

También las autoridades chilenas comentaron que los ingresos a su país mantienen el promedio de la temporada 2007-2008.

Se calcula que los próximos días serán de fuerte transferencia de viajeros hacia Chile. La secuencia estimada será desde hoy y hasta el 4 de enero. Luego habrá picos del 15 al 18 de este mes; del 29 al 1 de febrero y del 19 de febrero al 22. Los que quieran evitar los

embotellamientos en Los Libertadores tendrán la opción de sortear esas fechas.

El jefe de la Policía Internacional de Los Libertadores, comisario Enrique Penailillo comentó que un trámite que demora la operación es el control de la documentación de los niños. Opinó que a futuro, y en el marco de las frecuentes reuniones de integración, se podría estudiar la gestión de algún salvoconducto que agilizara el chequeo de ese papelerío.

En un día nublado y apenas fresco, el turista mendocino José Luis Mellinaci, que esperaba ser atendido en Libertadores, opinó: “A nosotros nos está yendo bien, porque creo que no ocuparemos más de media hora en cumplir con los requisitos, que es una espera comprensible, pero cuando hay mucha demanda de paso, me dicen que hay demoras de hasta 6 horas, eso ya no es comprensible y molesta mucho".

Comentá la nota