En el primer cruce, dominó la cordialidad

En el primer cruce, dominó la cordialidad
Metalúrgicos y agropecuarios convocaron a distintos candidatos. Todos criticaron al kirchnerismo, pero no hubo debate.
La campaña avanza, los actos se multiplican y, en su afán de figurar el mayor tiempo posible en los medios y ante la gente, los candidatos para las elecciones legislativas del 28 de junio comienzan a cruzarse y a coincidir en distintas ceremonias.

Ayer, la celebración del 62o aniversario de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba y un plenario de filiales cordobesas de la Federación Agraria Argentina (FAA) lograron que los candidatos de distintas fuerzas políticas presentaran sus respectivos proyectos, que en algunos casos se cruzaran, se saludaran e incluso se aplaudieran.

En los dos eventos, que se desarrollaron casi al mismo tiempo y en dos hoteles distintos de esta ciudad, hubo un claro factor común: la crítica al gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner. Lo que no hubo en ninguno de los dos fue debate entre los candidatos, como se especuló en un primer momento.

"Estamos frente a un modelo populista agotado", sentenciaba Oscar Aguad, primer candidato a diputado nacional de la Unión Cívica Radical, ante un nutrido público del sector metalúrgico, que asentía al tiempo que degustaba los últimos bocados de su almuerzo en el Sheraton Hotel.

Mientras tanto, el candidato a senador nacional por el Frente Cívico, Luis Juez, sentado junto al presidente de FAA, Eduardo Buzzi, le prometía su apoyo al sector agropecuario en un mucho menos concurrido encuentro, que se llevó a cabo en el Hotel César Carman, del Automóvil Club Argentino.

Desde allí, el titular del Frente Cívico se desplazó al Sheraton Hotel para presentar sus propuestas a los metalúrgicos, pero tuvo que esperar porque primero estaba programado el discurso de Eduardo Mondino, el primer candidato a senador de la Alianza Unión por Córdoba.

Antes de subir al escenario para desglosar su propuesta de recuperar los recursos de la Provincia, bajar retenciones y encarar una reforma impositiva, el ex defensor del Pueblo se cruzó en un cordial saludo con Juez, quien incluso lo aplaudió cuando terminó de hablar. Alguien apuró al ex ombudsman porque su discurso se extendió más de la cuenta.

El más anti-K. "En esta cámara aprendí a hacer política", comenzó a decir, con palabra lentas, el candidato a senador del Frente es Posible, César Albrisi, quien aseguró que no necesita actuar su oposición al kirchnerismo porque nunca estuvo con ellos.

Aguad también había distinguido, ante la prensa, entre "antikirchneristas desde el principio" y antikirchneristas nuevos, a quienes deslizó cierta crítica por no haber apoyado antes los proyectos alternativos.

Tal vez Juez se tomó estas palabras como algo personal, porque cuando al fin le tocó el turno de hablar ante el auditorio, aclaró que él tampoco debe actuar su repudio al Gobierno nacional, y que a Néstor Kirchner "le comerá el hígado". Claro, antes había contado un chiste sobre un león, que fue festejado por los presentes.

Sin embargo, Mondino no estaba allí para escucharlo ni aplaudirlo. Después de manifestar sus excusas, se había marchado a la reunión de los agropecuarios, donde se encontró con Buzzi y manifestó que apoya la mayoría de los reclamos de la FAA.

Más allá de ciertas suspicacias, ayer entre los candidatos hubo armonía y, sobre todo, un claro enemigo común.

Comentá la nota