Primer cara a cara de Obama y Bush para discutir la transición

Será el lunes en la Casa Blanca. Estarán las esposas de ambos. Los dos principales temas serán la crisis financiera y la guerra en Irak. Ayer, el presidente electo recibió por primera vez el informe de la CIA destinado sólo al jefe de Estado.Por: Ana Baron
El presidente electo Barack Obama y su esposa Michellle serán recibidos el lunes en la Casa Blanca por George Bush y su mujer Laura. Será el comienzo oficial de una transición que, de un lado como del otro, esperan que se desarrolle sin trabas y lo más eficientemente posible.

En la agenda de la reunión, que Obama tendrá con Bush en el Salón Oval, figuran los dos temas más urgentes: la crisis financiera y la guerra de Irak.

"Enfrentamos desafíos económicos que no esperarán a que el nuevo presidente tenga el tiempo de asentarse. Esta es la primera transición en tiempos de guerra en las últimas cuatro décadas", dijo Bush ayer, advirtiendo que los terroristas podrían aprovechar "este tiempo de cambios para atacar".

Rodeado por los miembros de su gabinete y funcionarios de la Casa Blanca, el presidente saliente enfatizó: "En los próximos 75 días, todos nosotros debemos asegurarnos de que el nuevo presidente y su equipo puedan asumir y ponerse a trabajar inmediatamente".

Obama ya recibió ayer su primer informe de la CIA sobre el cuadro de situación a nivel de la seguridad nacional, el mismo que recibe Bush. El President Daily Brief, destinado solamente al jefe de Estado, es redactado cada noche por funcionarios de la Central de Inteligencia. Y su objetivo es proveer cada mañana al presidente de una descripción actualizada sobre el estado del mundo.

Si bien Bush es el presidente de Estados Unidos hasta el 20 de enero, día en que entregará las llaves de la Casa Blanca a su sucesor, Obama, el primer presidente electo afroamericano, deberá decidir cómo se inserta en la Cumbre del Grupo de los 20 que tendrá lugar el 15 de noviembre y qué actitud adoptará frente al nuevo paquete de medidas para estimular la economía, que los demócratas intentarán aprobar un par de días después. Ambos eventos tendrán un impacto sobre su presidencia.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo ayer al diario The Washington Post que los miembros del gobierno de Bush ya están en continuo contacto con el equipo de transición de Obama, pero que no podía decir si el presidente electo o uno de sus representantes serán incluidos en la Cumbre, convocada para rediseñar el actual sistema financiero global.

"Este esfuerzo evidentemente involucrará a los dos gobiernos, y le tocará decidir al presidente electo de qué manera participa", dijo la fuente. Es poco probable, sin embargo, que Obama quiera asumir la corresponsabilidad de una reunión que no organizó y cuyo documento final no será negociado por su gente.

"Realmente no lo creo. No es la costumbre. Bush es el presidente hasta el 20 de enero y si bien dejó en claro que ayudará en la transición, también recordó que sigue al mando cuando pidió al Congreso que apruebe los tratados de libre comercio con Colombia, Panamá y Corea del Sur pese a las objeciones que ha puesto Obama", dijo a Clarín un diplomático estadounidense en Washington.

En tanto, el diputado por Illinois y amigo de Obama, Rahm Emanuel aceptó ayer ser su jefe de Gabinete. El legislador fue uno de lo asesores de Bill Clinton durante su presidencia.

En una entrevista con la revista Fortune, el ex presidente definió a Emanuel como una de "las mentes políticas más brillantes de Washington" mientras que uno de sus colegas republicanos en el Congreso, el diputado Tome Cole, dijo que es "peligroso y absolutamente determinado cuando tiene que matar a uno de sus enemigos".

Gracias a los años que pasó junto a Clinton, Emanuel conoce muy bien cómo funciona la Casa Blanca. Fue una figura crucial en la presión que ejerció Clinton sobre el Congreso para que se aprobara el NAFTA. Y en 2006 fue el arquitecto de la victoria que obtuvieron los demócratas cuando lograron recuperar el control de la mayoría en el Congreso.

Todos los observadores coinciden al afirmar que el próximo nombramiento de Obama será el del futuro secretario del Tesoro. Hay varios nombres en danza, entre ellos, Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de Clinton, y Paul Volcker, ex titular de la Fed, Y Robert Rubin, otro ex secretario de Clinton.

Ya han habido muchos contactos entre Obama y el actual secretario del Tesoro, Henry Paulson, quien ha dicho que pase lo que pase se va en enero. Esto ha creado mucha incertidumbre sobre lo que puede pasar con el paquete de rescate financiero de 700 mil millones de dólares aprobado recientemente en el Congreso. El nuevo secretario de Estado tendrá mucha autoridad para decidir qué hacer con toda esta plata.

Obama podría hacer anuncios hoy, cuando brinde su primera conferencia de prensa tras su triunfo en las urnas. Será en un hotel de Chicago, estará acompañado por su vice, Joseph Biden. Y será inmediatamente después de reunirse con sus asesores económicos.

Comentá la nota