Primarias invisibles en Santa Fe

La provincia de Santa Fe ostentará a partir del domingo próximo dos episodios inéditos. El primero es que nunca, jamás, en sitio alguno del planeta se dirimió una elección sin que los candidatos puedan hacer campaña proselitista. Lo otro es que el sistema de primarias para dirimir internas para concejales o presidentes de comuna no registra antecedentes en todo el país.
Los santafesinos quedaron saturados con el bombardeo publicitario frente a las elecciones legislativas que consagraron ganador a Carlos Reutemann y poco interés depositaban en las internas abiertas, pero lo sucedido escapa a toda lógica.

Frente a la pandemia de gripe A se tomó la decisión de suspender las internas, pero también las campañas, algo que asombra teniendo en cuenta que quien craneó esto es el Tribunal Electoral.

No es que se extrañen los spots publicitarios de los candidatos, pero sin información la ciudadanía se ve sesgada a la hora de emitir el voto.

¿Qué pasa con aquellos candidatos que hacen su primera aparición en la política electoral? Nadie podrá conocer sus propuestas más allá de algún graffiti, lo que direcciona cuantitativamente el sufragio hacia los políticos que ya tienen recorrido.

Es ridículo, inconstitucional, pero fundamentalmente ajeno al sentido común que personas con larga tradición en estas lides, como Avelino Lago, Roberto Falistocco y otros representantes del ámbito judicial, emparden la no realización de actos políticos para evitar contagios con las entrevistas que los medios tenían previsto hacer con los postulantes. Un mal chiste: ¿acaso el periodismo y los spots son focos contagiosos? Ayer mismo, el Tribunal Electoral, que también integran Ramón Ríos y Enrique Múller denegó un pedido para que se deje de lado la medida.

Los rosarinos particularmente tienen tanto entusiasmo ante las internas para designar a los futuros candidatos (ahora son precandidatos) como Néstor Kirchner de pasearse por la Exposición Rural.

Pero ese es un costado que no puede ser profundizado porque la veda involucra, obviamente, a los analistas políticos, cronistas, movileros y muchos otros sectores vinculados a la política.

Tampoco deja de llamar la atención que esta cuestionable medida se tome en el mismo momento en que desde el gobierno nacional han manifestado su deseo de ir "al mismo y exitoso sistema que en la provincia de Santa Fe".

¿Qué será de la vida de esos postulantes con nombres extraños que habían empezado a hacerse escuchar en las radios?

Es tan ridícula la situación que Reutemann y Hermes Binner se olvidaron de los contrapuntos por este tema. El Lole había dicho que las internas pretendían ser suspendidas por el Frente Progresista por el miedo al "efecto arrastre" tras la victoria del senador.

Todo es una gran ridiculez.

Comentá la nota