La prevención contra el dengue, eje del trabajo en la provincia

El ministro de Salud de la Nación Juan Manzur, el gobernador Jorge Capitanich y el ministro provincial Francisco Baquero estuvieron ayer en la ciudad que fue el epicentro de la epidemia de dengue hace un año. Fue por la jornada de lucha contra el dengue y Manzur elogió la gestión sanitaria del Chaco. Todos coincidieron en destacar que hay avances y mejoras, y que la gente tomó conciencia de la necesidad de prevenir.
Cerca del mediodía arribó al aeroclub de Charata el avión que transportaba a las autoridades. Llegaron para participar de las actividades durante la jornada de lucha y prevención contra el dengue, que desde muy temprano se puso en marcha en una mañana gris en el sudoeste. Una vez en la plaza Expedicionarios al Desierto, recorrieron viviendas, dialogaron con vecinos y observaron tareas de descacharrado.

"La idea era compartir lo hecho y seguir trabajando en la prevención", aseguró Manzur, apenas puso un pie en tierras charatenses. Tras elogiar la política sanitaria provincial, como ya lo había hecho más temprano en Resistencia, el funcionario nacional destacó que, después de detectarse un número importante de casos de dengue en la localidad, "a lo largo del año se efectuó un trabajo de prevención importante y quería estar presente junto al gobernador".

En tanto, Capitanich saludó a Manzur al decir que era "un gran gusto" tenerlo en la provincia y que con "28 ambulancias, camionetas y equipos para fumigación espacial del dengue y la próxima llegada de más equipos y ambulancias, naturalmente se genera una mejor provisión para el servicio", valoró.

"Teníamos 280 ambulancias, de las cuales 140 estaban en condiciones y las demás en reparación. Queremos llegar a este año con 62 nuevas ambulancias", enumeró entre las obras y adquisición de equipamiento sanitario.

Cambios favorables

El recorrido de los funcionarios continuó hacia el hospital Enrique V. de llamas, donde su director, Rubén Herrera, explicó el mapa de situación de la ciudad en la prevención y trabajo de la brigada del control de vectores y del municipio con la fumigación.

Para el ministro de Salud de la provincia fueron dos los aspectos por destacar en la jornada: la colaboración de la gente, que entendió que si entre todos colaboran es mejor, y la muy buena articulación con el municipio, por las tareas en forma conjunta. "Esta forma de trabajar es la que nos va a permitir seguir bajando los índices y estar más tranquilos", acotó Baquero

Ley sanitaria

Para la provincia, uno de los temas importantes es aprobación de la ley sanitaria, para solucionar un déficit en recursos humanos. "Llamamos a una selección de médicos en varias especialidades. Los recursos humanos se van a solucionar en forma definitiva cuando la Cámara sancione la ley de la carrera sanitaria y el 1 de marzo se tratará", añadió el titular de la cartera sanitaria. El funcionario señaló que con la vigencia de la norma se van a eliminar los contratos de obra y que los empleados serán de planta.

Por su parte, el intendente Miguel Tejedor destacó que se trabajó mucho para que resultara bien. Citó además que planteó a Manzur y a Baquero necesidades pendientes y que ambos se comprometieron a estudiar cómo ayudar.

Revertir el daño

Para el director del hospital local fue una jornada muy positiva. "Que hoy estemos con el gobernador y los ministros de Salud de Nación y provincia al frente de esta tercera jornada de descacharrado nos demuestra que se está dando un gran empujón a esta lucha contra el dengue", valoró.

"Creo que Charata está decidido a cambiar. Nosotros contribuimos; pero el 90 por ciento de la prevención es la toma de conciencia de la gente, y eso quedó de manifiesto hoy", concluyó Herrera.

Comentá la nota