Prevén tener concesionados en agosto tres hoteles estatales

Una vez más, el Gobierno le puso fecha a un objetivo que lleva lustros de espera: reflotar los hoteles estatales abandonados.
Según dijo ayer el secretario de Estado de Turismo, Dante Elizondo, a lo avanzado de la concesión de la Hacienda Cuesta del Viento, de la que ayer se abrieron los sobres se sumarán en agosto los llamados a licitación para concesionar el Hotel de Barreal y la Hostería Termas de Huaco (ex Agua Hedionda). Son grandes obras que están abandonadas, muy atractivas para el desarrollo turístico local, que como propiedad del Estado han sufrido varias idas y vueltas (ver Uno por uno). Completarán el abanico de emprendimientos estatales renovados como el ex Hotel Nogaró en Capital y el Hotel Pismanta que fue concesionado directamente a la cooperativa de trabajadores del lugar.

Ayer, el funcionario recordó la consigna de esta gestión, sobre que el Estado no es un empresario hotelero, porque le va mal y que por eso priorizan privatizar los complejos.

Los objetivos de reflotar estos proyectos son que generen actividad económica y mano de obra tanto para la construcción como para la operación de los complejos. Con estos tres emprendimientos en marcha, San Juan ganará más de 150 camas (unas 80 de Cuesta del Viento, unas 60 del Hotel de Barreal y unas 25 en Huaco), que se sumarán a las alrededor de 7.100 existentes, dijo Elizondo.

"A nosotros no nos interesa el canon como tal, de nada serviría al gobierno presentar un canon alto si nadie se presenta porque el canon es algo que debe abonar mensualmente con o sin ocupamiento hotelero. Lo que nos interesa es que sea un negocio rentable para el que se presente, que haya interesados en la concesión, que ese inmueble que estaba abandonado comience a generar actividad económica en el lugar", aseguró.

Así, el Gobierno priorizará tanto en Cuesta del Viento como en Termas de Huaco y Barreal la mejor propuesta de refuncionalización: se le da mayor puntaje a la inversión y al menor tiempo posible de ejecución de las mejoras para obras abandonadas hace 20 años promedio.

¿Por qué se tardó tanto? Según respondió Elizondo, "hay cosas que en el Estado no deberían haber ocurrido nunca. Nosotros hasta hemos tenido que resolver un juicio de expropiación de la Villa Cuesta del Viento, que no estaba inscripta a nombre del Estado provincial, no había sido expropiada, nunca había sido terminado el trámite, había juicios sobre juicio. En el caso de Barreal, exactamente lo mismo, el Estado nacional a través del Ejército, cuando San Juan compra el inmueble, el Ejército hace mal la inscripción, hubo que iniciar un trámite paralelo. Y en Termas de Huaco hemos modificado el área de terreno para entregarle a la empresa que sea lo suficientemente importante para que aumente la oferta".

Comentá la nota