Prevén que la soja seguirá bajando y llegará a u$s 250

La oleaginosa podría volver a valores de hace dos años en 2009, según distintos especialistas. El Estado tendría así u$s 1.500 millones menos de los presupuestados
La soja podría caer aún más y buscar un nuevo piso de hasta u$s 250 el año próximo, con la consecuente pérdida de ingresos para el país, debido a la crisis financiera internacional. Así lo expresaron distintos analistas que aún no dejan de sorprenderse por los precios actuales del poroto, que el viernes último quebró la barrera de los u$s 290, algo que no sucedía desde mayo de 2007 (ver aparte).

La soja testea mínimos desde que tocó su récord de u$s 609, el 3 de julio último, mientras en la Argentina el debate por las retenciones móviles llegaba a su clímax tras cuatro meses de paros agrícolas.

Pero la salida de fondos especuladores de los mercados de commodities desinfló los precios de las materias primas, soja incluida, a pesar de la sostenida –ahora un poco más calma– demanda por parte de China.

Para Marcelo Elbaum, economista director de Convexity Assest Management, “la economía china se desacelerá y crecería 7,5% en 2009, lo que impactará en los precios de los commodities”. El especialista estima que el petróleo podría llegar así a los u$s 30 por barril y la soja, a u$s 250 por tonelada.

Juan Massot, director del departamento de investigaciones económicas de la Universidad del Salvador, cree que ver a la soja en esos niveles el año próximo “no es descabellado”.

Al respecto, explicó: “existe 50% de probabilidad de que los precios se estabilicen entre u$s 250 y u$s 350, y todo dependerá de si los agentes económicos cambian sus expectativas negativas a mediados de 2009 con Obama ya en funciones y la liquidez inyectada dando vueltas”.

Ernesto Liboreiro, director de la Fundación Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI), considera que, en el peor escenario, la soja seguirá bajando, “pero no mucho, hasta u$s 280 por tonelada”. Y sostuvo: “Los fondos de inversión se han ido de los mercados de commodities y quedó el sustrato de fundamentals de largo plazo”. Para el especialista, factores climáticos y de stocks auguran que los precios no podrían bajar mucho más, “aunque no puede excluirse que llegue a u$s 250”.

Distintos bancos del exterior, como el Deutsche Bank, ven señales de alerta en los precios de los commodities para el año próximo, según consta en sus previsiones de inversión. Creen que los precios de las materias primas seguirán su camino descendente un tiempo más, aunque la tendencia de largo plazo sea alcista por el crecimiento de las economías asiáticas.

La baja en los precios internacionales de la oleaginosa impactará en los superávits gemelos del país. Por un lado, el Estado podría dejar de percibir hasta u$s 1.500 millones en concepto de retenciones si la soja se ameseta en u$s 250, esto es, 90 dólares por debajo de lo estimado en el Presupuesto 2009.

Por otro, el superávit comercial se vería fuertemente afectado. Las estimaciones más optimistas prevén u$s 5.000 millones para el año próximo, lejos de los u$s 12.000 millones que figuran en el Presupuesto. Esa cifra caería aún más si la oleaginosa sigue en picada.

Además, el ingreso de divisas se vería fuertemente afectado, lo que haría más compleja la intervención del Banco Central para contener la creciente demanda de dólares.

Comentá la nota