Prevén una purga en el Parlamento británico

LONDRES.- Mientras continúan las revelaciones sobre gastos excesivos de los parlamentarios, la prensa británica estimó ayer que la mitad de los legisladores de la Cámara de los Comunes perderán su banca en las próximas elecciones generales, previstas para 2010, a raíz del escándalo que ha provocado indignación en el país.
"Por lo menos la mitad de los 646 diputados de Gran Bretaña perderán sus escaños en los próximos comicios, como venganza de los electores a la clase política", indicó ayer el diario The Sunday Times , sobre la base de una investigación que realizó junto con la Universidad de Plymouth.

"La salida de 325 miembros del Parlamento como resultado de renuncias forzadas, jubilaciones y derrotas en las urnas representará la mayor limpieza parlamentaria desde 1945", agregó el periódico, según el cual por lo menos 170 diputados no buscarán la reelección por el enojo de la población, mientras que otros 30 se verán obligados a renunciar por su vínculo directo con el caso que tiene en vilo al país.

El escándalo que estalló hace dos semanas tras la difusión en el periódico The Daily Telegraph de gastos excesivos de parlamentarios, financiados con dinero público, ya forzó la renuncia de varios legisladores y funcionarios, incluida la salida del presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, un hecho inaudito en más de 300 años.

The Sunday Times, además, involucró ayer en el escándalo por los gastos a una veintena de lores que, según denunció, cobraron miles de libras esterlinas para hospedarse en Londres a pesar de tener viviendas en la ciudad por las cuales no pagaban hipoteca.

El líder del Partido Conservador, David Cameron, en tanto, anunció que abrirá nuevamente la lista de candidatos de su agrupación para las próximas elecciones, para permitir que figuren personas ajenas al partido, capaces de restaurar la confianza en el sistema político del país. "Si creen en servir a la ciudadanía, comparten nuestros valores y quieren colaborar en la limpieza de la política, sean candidatos conservadores´´, pidió Cameron en una entrevista con la BBC. En señal de protesta por el escándalo, además, varias personalidades públicas insinuaron días atrás que se presentarán en las próximas elecciones como candidatos independientes.

Ayer, por otro lado, un vocero de la familia real británica informó que uno de los choferes del Palacio de Buckingham fue suspendido tras haberles mostrado a dos periodistas encubiertos las limusinas de lujo de la reina Isabel II, a cambio de dinero.

Comentá la nota