Prevén un mayor impacto de la crisis

Todos los sectores económicos sufrirán los efectos de la recesión global, pero algunos tienen más margen para resistir
A la hora de hacer un pronóstico acerca de cómo vendrá 2009, la sensación casi unánime entre empresarios y economistas es que el impacto de la crisis financiera mundial en la Argentina será mucho mayor del que se esperaba hacía apenas unas semanas. El proyecto de estatización de las AFJP, sumado a la escalada del dólar de los últimos días, ayudó a que se generalizaran pronósticos cada vez más negativos acerca de la evolución de la economía durante los próximos meses.

Sin embargo, el panorama no es igual para todos los sectores económicos, y analistas y hombres de negocios empiezan a distinguir cuáles son los sectores más expuestos a la crisis de aquellos que se presentan más protegidos, especialmente para la fuerza laboral, ante el difícil horizonte que se avizora. La lista de los rubros de la economía argentina con peores perspectivas es encabezada por el automotor, la publicidad y la industria financiera en general.

Por su parte, el mejor panorama para sus empleados lo presentan los sectores vinculados con Internet, la industria del juego, los fabricantes de alimentos y las empresas ligadas a las comunicaciones y la telefonía celular. El siguiente es un breve repaso por las perspectivas que presenta cada rubro de la economía:

Industria automotriz

Cuando la caída del banco de inversión Lehman Brothers estaba todavía muy fresca, en septiembre, la industria automotriz fue la primera en reaccionar con despidos y suspensiones de trabajadores en las plantas argentinas. Iveco, General Motors y Renault fueron las que se animaron a dar los primeros pasos, aunque se espera que sus competidoras las sigan. El impacto de la crisis también se siente en el sector autopartista.

La Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) admitió que en el sector se están eliminando las horas extra y que se canceló la contratación de personal temporario. Además, en una docena de compañías del rubro ya hubo suspensiones y otras tres firmas presentaron ante el Ministerio de Trabajo solicitudes de procedimientos preventivos de crisis.

Bancos

En los últimos días, la Asociación Bancaria denunció la existencia de despidos encubiertos en el sector y convocó para el miércoles próximo a un paro total. Desde el Ministerio de Trabajo se reclamó a los titulares de las tres entidades que agrupan a los bancos que agoten todas las instancias antes de concretar algún despido, mientras que el gremio denunció que desde el inicio de la crisis financiera global ya se realizaron más de 1000 despidos encubiertos.

En los principales bancos destacan que hasta ahora lo único que hubo fueron "desvinculaciones consensuadas" a través del sistema de retiro voluntario. Más allá de esta controversia, el sector financiero enfrentará un 2009 difícil, cuya primera señal es la creciente salida de los depósitos que padecen algunas entidades.

Publicidad

La publicidad es la actividad procíclica por antonomasia, con lo que se descarta que será una de las más afectadas ante una brusca desaceleración de la economía. "Somos un termómetro de la economía. La publicidad se cae antes que nada cuando hay una crisis, pero tiene la ventaja de ser la primera en recuperarse cuando se reactiva la economía", explica Gustavo Anderson, presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad.

El panorama para 2009, reconocen en la industria, no es precisamente halagüeño. "La mayoría de los presupuestos para publicidad de los anunciantes está para abajo y, a lo sumo, los más optimistas respetan el número de este año, como si no existiera la inflación", reconoce Anderson.

Construcción

Luego de haber liderado la recuperación de la economía a partir de 2003, el sector ya venía golpeado este año por una sucesión de malas noticias. Primero fue la inflación, que disparó los costos de la producción (mano de obra y materiales); después, el conflicto del Gobierno con el campo y la crisis financiera global y, por último, la estatización de los fondos de las AFJP, que en el rubro es vista como una señal muy negativa a la hora de alentar la llegada de inversiones extranjeras.

"En los primeros nueve meses de 2008, la cantidad de pedidos de construcciones nuevas en la Capital Federal había caído un 18%, lo que ya significaba una desaceleración importante. Pero ahora el panorama está más complicado. Seguramente, muchas de las obras que se presentaron durante este año no se van a empezar en 2009. Además, las que ya están en marcha se pueden dilatar porque la cuenta que hacen los desarrolladores es que si se acentúa la devaluación del peso, el costo de la construcción -en dólares- va a tender a la baja", explicó el analista del sector José Rozados.

Mercado del lujo

El impacto de la crisis financiera mundial en la industria del lujo se hará sentir con especial énfasis en el mercado argentino. Como pasó en 2002, en el sector temen que se produzca un freno pronunciado en las ventas de relojes, joyas y automóviles de alta gama no tanto porque su público potencial se vea afectado por una caída de ingresos, sino más bien porque un aumento del desempleo puede llevar a un incremento de los niveles de la inseguridad. "Si se repite un escenario parecido al de 2002 no será una buena idea salir a la calle en un Mercedes-Benz o con un reloj Rolex", graficó un publicista.

Juegos de azar

Entre todas las actividades es posiblemente la que resultará menos perjudicada en un escenario de fuerte desaceleración de la economía. La crisis se siente en el sector, aunque las empresas dedicadas a los juegos de azar confían en que aún en el peor momento la gente seguirá apostando. "Estamos muy lejos de vivir la crisis como la viven los bancos. Se resiente no tanto en la cantidad de apostadores, sino más bien en la calidad y en los montos en juego", explica Alexander Tucek, director regional de Casinos Austria.

La industria del juego no sólo está menos expuesta que otros rubros por el deseo de la gente de querer salvarse cuando su situación personal empeora, sino también porque el propio Estado -que es el socio mayoritario en este tipo de actividad- también recurre al juego como una fuente de financiamiento. En este sentido, no es casual que ante un 2009 que se presenta como un año muy difícil en materia fiscal, el Poder Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires avance con un proyecto para habilitar ocho salas de juego en territorio bonaerense.

Internet

Junto con la industria del juego de azar es el otro rubro que se presenta como el mejor refugio para enfrentar la crisis. "Los clientes que más están recortando sus presupuestos generales de publicidad son los que más están aumentando los montos que van a invertir en Internet. Esto es muy simple de ver", explica Alejandro Méndez, director ejecutivo de Brandigital, agencia de marketing digital, que muy lejos de anticipar una caída en sus ingresos para 2009, proyecta duplicar su facturación.

En la misma línea, Fernando Barbella, de la agencia BBDO, explica: "Muchas marcas reducirán su presencia en medios tradicionales más caros, como la televisión abierta, pero podrán invertir eficientemente para producir ideas para los nuevos medios digitales sin perder presencia".

El sector además cuenta con una ventaja adicional. Como pocas industrias, sabe cómo enfrentar un escenario de crisis, ya que hace siete años vivió una verdadera tormenta perfecta, cuando con pocos meses de separación sufrió primero la crisis mundial de las "puntocom" y después el cimbronazo que atravesó la Argentina con la traumática salida de la convertibilidad.

Alimentos y bebidas

La industria de alimentos y bebidas es históricamente una de las menos expuestas ante las crisis y una de las que menos sufre con los cambios bruscos en la demanda.

Por más profunda que sea la caída en sus ingresos, lo último que deja de comprar la gente son alimentos y bebidas. Esto explica que ante los primeros signos de llegada de la crisis financiera global a la economía argentina, las grandes cadenas de supermercados estén entre las contadas empresas que continúan con sus planes de expansión.

De hecho, en los últimos diez días los tres principales grupos del sector -Carrefour, Cencosud (Jumbo, Disco y Vea) y Coto- concretaron aperturas de nuevos supermercados en ubicaciones tan disímiles, como la ciudad de Córdoba (Carrefour), General Roca (Vea) y Munro (Coto) y confirmaron que, en 2009, habrá más inauguraciones.

Comunicaciones

El panorama para esta industria es parecido al de Internet. El viento de cola con el que llega a la crisis es tan grande que está mucho mejor preparada que el resto de las industrias para enfrentar una recesión.

En el sector sostienen que, hasta ahora, la crisis financiera global no impactó en el consumo de los usuarios de telefonía celular, aunque sí admiten una pequeña caída en las ventas de los equipos.

El descenso en la demanda no se explicaría tanto por el contexto recesivo, sino más bien por la elevada penetración con la que cuenta el servicio.

Textiles

El Gobierno ya dejó en claro su intención de proteger la industria mediante la aplicación de salvaguardias y otro tipo de cláusulas paraarancelarias.

Sin embargo, la mejor ayuda para las empresas del rubro podría venir del lado de la política cambiaria. Si finalmente el Gobierno cede a las presiones de la Unión Industrial Argentina para mantener un tipo de cambio más competitivo (un eufemismo para hablar de una mayor devaluación del peso), los fabricantes textiles podrían obtener la medida que los protegiera ante una invasión de productos chinos o brasileños.

"Para industrias como la textil, el tipo de cambio es clave, ya que su nivel de competitividad está indefectiblemente ligada a lo que suceda con el dólar", destacó el economista Fausto Spotorno, de la consultora Orlando J. Ferreres.

Comentá la nota