Prevén importante inversión en pozos petroleros

Cinco petroleras con presencia en Mendoza firmaron ayer un convenio con el ministerio de Infraestructura, Servicios e Hidrocarburos por el que se comprometen a invertir U$S 85 millones en conjunto para elevar la productividad, y, a la vez, asegurar 500 puestos de trabajo directos e indirectos.

Al acuerdo suscribieron el titular del área, Francisco Pérez, el subsecretario de Hidrocarburos, Minería y Energía, Walter Vázquez, y el director de petróleo Daniel Cibeira, junto a representantes de los sindicatos y de las empresas Petroandina, Chevron, Chañares Herrados, Petroquímica y Grecoil (de Kilwer-Ketsal). En conjunto, según se estima, podrían alcanzar hasta 170 nuevas perforaciones en un año.

En realidad, se trata de la continuidad del "Programa de reactivación de pozos petroleros", al que a principios de junio habían adherido con el mismo fin YPF, Oxipetrol y El Trébol. En ese caso, la promesa fue mantener 850 empleos hasta enero de 2010.

La moneda común es que, a cambio, el Gobierno, como poder concedente de las exploraciones y explotaciones actuales, deberá facilitar los trámites para la titularización de los pozos ("algo así como pasar del boleto de compra-venta a la escritura", era la metáfora de un directivo ayer) y propiciar las prórrogas de los contratos en un plazo menor y mejores condiciones.

Sólo Petroandina, con un área de explotación (Jagüel Casa de Piedra) y otra de exploración (CNQ-7) cerca del río Colorado, prevé concentrar casi 80% de la inversión anunciada. Y con 8 pozos abiertos en un año, según su directiva, fue la tercera de mayor ritmo exploratorio.

"Nunca bajamos el nivel de inversión. Nuestro presupuesto es incrementar la producción en mil metros cúbicos anuales y lo estamos cumpliendo", consigna Marcos Zandomeni, gerente de Petroandina que tiene 25 años de concesión por delante.

Actualmente, la compañía extrae 3.500 m3/día. Por eso, ante el horizonte pesimista que se describe para la industria en el país, Zandomeni subraya que "esta es una industria en donde si no se invierte es difícil producir y ganar".

El acta firmada ayer es la segunda acción en menos de dos meses con la que el Ejecutivo intenta mostrar proactividad para revertir la magra tendencia de la explotación petrolera en Mendoza. El 13 de junio, con Oxi, El Trébol e YPF el Gobierno había refrendado un acuerdo de "paz social" al que se sumaron también los sindicatos, sobre todo con el objetivo declarado de respetar la estabilidad laboral.

Un informe de la Secretaría de Energía de la Nación señala que la producción de petróleo de los 36 yacimientos que están actualmente en actividad en la provincia de Mendoza ha tenido una caída del 10,19% entre 2008 y 2009.

De acuerdo a esta previsión oficial, entre este año y el próximo y al ritmo de inversiones actual, la retracción en la extracción de crudo será de 9,77%, y para el 2011, de 12,14%.

El dato más preocupante es que en tan sólo cuatro años la producción de petróleo local caerá 28,8%, según detalla el organismo.

Comentá la nota