Prevén que el cambio climático afecte la agricultura argentina

Prevén que el cambio climático afecte la agricultura argentina
Argentina tomó el compromiso de desarrollar políticas medioambientales y es uno de los cuatro países en desarrollo que cumplió con entregar informes a la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, señala un informe del Banco Mundial sobre Latinoamérica, en el que advierte los efectos negativos que este fenómeno puede tener sobre su agricultura.
"Pese a no ser un gran emisor de gases efecto invernadero, causante del cambio climático, Argentina también padecerá los efectos negativos originados por este fenómeno, principalmente en la agricultura", sostiene el estudio presentado en Buenos Aires por el economista Jefe del BM para América latina, Augusto de la Torre.

"No obstante el país tiene un enorme potencial en el campo de la energía renovable y en el mejoramiento de la eficiencia energética", agrega el trabajo.

De la Torre y John Nash -coautor del trabajo- presentaron en Buenos Aires el estudio sobre "Desarrollo con menos carbono: respuestas latinoamericanas al desafío del cambio climático", durante un acto realizado en Centro Cultural Borges.

La presentación contó con la presencia del director de Cambio Climático de la Subsecretaría de Medio Ambiente, Nazareno Castillo; y el investigador del CONICET, Pablo Canziani.

La agricultura argentina, según el estudio, es un de los sectores más vulnerables a los impactos del cambio climático y una disminución en las precipitaciones en regiones áridas y semiáridas podría causar una grave escasez de agua en los próximos años.

Igualmente precisa que "se espera que entre un 47 y 100 por ciento de las zona de mayor riesgo de inundaciones en Argentina y Uruguay tengan una exposición aún mayor a precipitaciones intensas".

"La agricultura incluyendo cambios en el uso de la tierra y los recursos forestales es el sector con mayor incidencia en la emisión de gases de efecto invernadero en Argentina, con el 51 por ciento", detalla.

"Argentina es uno de los cuatro países en desarrollo que cumplió con la entrega de dos informes nacionales a la Convención Marco de la Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, evidenciando el compromiso de su gobierno para enfrentar el problema", sostiene el trabajo.

Nash en un aparte con el periodismo, precisó que el Banco Mundial tiene constituidos fondos de financiamiento para proyectos de carbono, transferencia de tecnología y desforestación por 6.000 millones de dólares.

La desertificación que se está produciendo en el sur de Brasil, según De la Torre, está poniendo en riesgo la hidroelectricidad hacia el sur de la región.

El economista exhortó a todos los países a "contrarrestar los efectos de cambio climático sin importar su dimensión y citó el caso de Costa Rica que tiene una apuesta de certificar "carbono cero en 2012"

De la Torre señaló que en los países en desarrollo hay muchas oportunidades de mitigar el efecto invernadero a bajo costo, pero eso implica inversiones de corto plazo, por eso la solución requiere de financiamiento internacional.

"El cambio climático no se puede posponer por la crisis -económica mundial-, los países ricos tienen que contribuir. Hoy una parte importante del paquete de ayuda fiscal del gobierno norteamericano es verde (medio ambiente)" remarco y recordó que ese país no adhirió al Protocolo de Kioto, que fijó metas hasta 2012.

Respecto de la Argentina señaló que "en la actualidad depende de sus recursos naturales renovables, por lo que debe prestar atención al cambio climático".

Dijo que el calentamiento climático ya afecta el clima de toda la región, donde las temperaturas aumentaron 1 grado centígrado durante el siglo XX, mientras que los niveles del mar crecieron 2/3 milímetro por año, desde la década del 80.

De acuerdo al informe, en Argentina es muy probable que las temperaturas se incrementen en 1 grado centígrado en todo el territorio hacia 2020/2040, particularmente en el Norte, provocando una mayor evaporación y como consecuencia un aumento de superficies desertificadas.

Comentá la nota