Prevén brusca caída de la producción de soja

Los efectos de la sequía sobre la campaña agrícola 2008/2009 serán implacables. "La producción de soja caerá en casi 12 millones de toneladas, esto representa una reducción de ingresos de 8.000 millones de pesos para el productor, 12.300 millones de pesos menos para la Argentina y unos 4.000 millones de pesos menos para el fisco en concepto de retenciones".
 Así lo afirmó el analista y titular de la firma Agrobrokers, Fernando Botta, en base a un testeo del estado actual de los cultivos y las previsiones de una magra cosecha de soja, principal aportante tanto a las arcas fiscales como al bolsillo de los productores. Teniendo en cuenta que Santa Fe representa alrededor de un 35% de la oleaginosa, el horizonte es poco alentador para la región.

   Botta explicó que antes de fin de año las previsiones de la cosecha de soja de la actual compaña rondaban los 53,3 a 54 millones de toneladas, aunque el Departamento de Agricultura de Estados Unidos había hecho un cálculo más modesto de 521 millones de toneladas para la Argentina. Por efecto de la falta de lluvias "apenas llegarán a los 42 millones de toneladas", dijo.

   Precisó además que en este ciclo se sembrarán unas 18,2 millones de hectáreas de soja, de las cuales hasta hoy se implantó un 92%, es decir apenas unas 17 millones de hectáreas. Pero mientras en los ciclos anteriores los rendimientos por hectárea para la oleaginosa oscilaban entre 2,9 y 3,1 toneladas promedio en la zona núcleo, por efecto de la sequía los rindes promedios llegan apenas a 2,5 toneladas por hectárea.

   De ese modo, con estos números "la cosecha hoy no superaría los 42 o 42,5 millones de toneladas", vaticinó Botta, quien no se mostró optimista sobre un cambio de tendencia, e incluso explicó que en algunas regiones los rindes están muy por debajo de la media.

   "Si tomamos un valor promedio de entre 750 u 800 pesos la tonelada, tenemos reducción de ingresos de 8.000 millones de pesos para el productor", agregó.

   Por otra parte, reconoció que en la zona Rosafé, "prácticamente nadie levantó maíz, la mayoría lo picó", dijo en referencia al cultivo más afectado por la sequía. "La Argentina no va a producir más de 12 millones de toneladas de maíz y las pérdidas en el cereal grueso ya son irreversible", dijo. A diferencia de la soja, que puede repuntar un poco, especialmente en los cultivos de segunda, que según dijo Botta, no alcanzaron buena altura y están perdidos entre los trigos".

Precios entonados. Con este escenario desalentador, los precios de la soja empezaron a repuntar no sólo en el mercado doméstico sino además en Chicago, donde ven con preocupación los efectos de la sequía en los cultivos de la Argentina. "La sensación es que los precios van a seguir muy firmes y hacia arriba", dijo Botta. Por caso, ayer la oleaginosa tocó los 900 pesos en el Disponible de Rosario (ver aparte).

   De todos modos, lo que se recuperará en precio no podrá compensar la caída de productividad. Según explicó el analista de Agrobrokers, hay alrededor de 7 millones de toneladas de soja vieja (guardada en silos) sin vender y aunque el productor pueda comercializarla con valores en alza, "no podrá equilibrar el menor rendimiento", aseguró.

Comentá la nota