Se prevé una semana con fuertes ventas y suba de precios

La inyección de dinero que los tres niveles estatales realizarán desde la semana entrante, en gran parte, a consumo. La mayor presión de la demanda podría impactar en los precios de los productos, sobre todo los navideños.
Desde la semana pasada y hasta el martes, los comercios locales recibirán una de las mayores oleadas de demanda del año. La inyección de dinero que los tres niveles estatales introducirán a partir de recomposiciones salariales y pagos de aguinaldo, hacen prever un fuerte incremento en las ventas y una contrapartida que hará trepar los precios durante los próximos cinco días.

A esta masa importante de dinero que apunta de lleno al consumo debe sumarse también el aporte de las empresas privadas. Ante esto, los comerciantes locales no dudan en que tendrán unas felices fiestas, aunque temen que "los formadores de precios" comiencen a remarcar para responder a la demanda sin necesidad de mayores producciones.

Remarcar precios

En estos momentos, pocas empresas están interesadas en ampliar su capacidad productiva porque en realidad escapan a invertir hasta que la economía nacional demuestre fehacientemente que ya salió de la crisis mundial.

Ante esto, los comerciantes locales explicaron que se prevén subas de precios en esta recta final hacia las fiestas, "aunque no será el comercio el responsable de estos aumentos, sino los formadores de precios", explicaron.

Eslabones

En este sentido se apuntó contra los eslabones superiores de la cadena de comercialización de productos, haciendo foco en productores y distribuidores.

De acuerdo a esto, el comerciante sólo trasladaría la suba de costos al precio final de los productos. En definitiva y más allá de la interminable búsqueda de responsables, lo cierto es que los consumidores deben estar preparados para encontrar precios distintos a los expuestos la semana pasada.

Carnes y pollos

La punta de lanza de esta tendencia la tuvo -como en las últimas fiestas- el pollo. El producto subió más del 35 por ciento en lo que va del mes y ya dejó de ser una propuesta económica para la mesa del 24 a la noche o el 25 al mediodía.

Detrás, el lechón comenzó a subir y algunos componentes de la "mesa de dulces" también tuvieron "retoques". La carne, ya es una constante, habiendo en lugares, costilla a 19 pesos el kilo

Lo mejor, es no comprar

Por su parte, las entidades de defensa del consumidor esperan que el movimiento ascendente de los precios sea neutralizado por la competencia, principalmente concentrada en las grandes cadenas de supermercados e hipermercado.

"Creemos que la competencia por atraer más clientes generará un buen campo de ofertas que terminará regulando el mercado y beneficiando el bolsillo de los consumidores. De todos modos, lo mejor que podemos hacer es no comprar a quien sube los precios", recordaron desde las distintas entidades. En la frase se esconde uno de los secretos que hay que tener en cuenta a la hora de salir de compras: recorrer desde el almacén de barrio hasta el hipermercado y aprovechar siempre las ofertas.

Incrementos alarmantes

Si bien los últimos relevamientos realizados en la ciudad la semana pasada indicaban que la mayoría de los productos de la canasta navideña estaban más baratos, ya se notaban algunos incrementos que sembraron una alarma para los consumidores. Estos leves movimientos podrían generalizarse desde hoy y hasta el viernes, como un acto reflejo que gran parte de la cadena productiva realiza siempre en los días previos a las fiestas de fin de año.

Este comportamiento, que este año se justifica con la incapacidad de inversión y de ampliar capacidad productiva, tendrá en frente a los consumidores que, como siempre, tratarán de estirar sus ingresos para aprovechar al máximo sus devaluados salarios.

Poder adquisitivo

De acuerdo a las previsiones que los mismos comerciantes proyectan para las dos semanas que quedan de diciembre, la recomposición de los productos sería compensada con un alza en los precios. Porque un dato que no es menor es que los salarios no corrieron junto a la variación de los precios en los últimos tres años. En verdad rinden alrededor del 60 por ciento de lo que lo hacían hasta el 2008.

Por eso los últimos incrementos podrían volver a desarmar ese deteriorado poder adquisitivo y restar distancia con los precios, que en muchos rubros permanecen en paridad con el dólar, lo que implica una relación de 3 a 1 con los salarios. Pero los mayores ingresos de los trabajadores terminarán siendo, una vez más, mejores ingresos para parte de la cadena productiva si esta opta por incrementar los valores de los productos.

En definitiva, ahora explican que se trata de una respuesta "del mercado" por la imposibilidad de aumentar la escala, y hace dos años se trataba del incremento de costos por la suba del dólar, aunque en muchos casos tenían sus insumos en pesos.

Comentá la nota