Se prevé un férreo operativo de seguridad en el juicio Kamenetzky.

Comenzaron a diseñarse las medidas para prevenir cualquier inconveniente durante el proceso, que se llevará a cabo en el primer piso del edificio de la Justicia Federal.
La Justicia Federal se prepara para recibir a los más conspicuos representantes de la última dictadura militar en la Argentina y para esto se montará un importante operativo de seguridad, por el juicio del homicidio de Cecilio Kamenetzky. Si bien las medidas finales las decidirá el Tribunal Oral, EL LIBERAL tuvo acceso a algunos de los detalles de seguridad que se han planeado para evitar cualquier inconveniente durante el desarrollo del debate oral.

Todo el juicio se desarrollará en el primer piso de los Tribunales Federales, la sala es pequeña pero cuenta con un amplio hall.

La Justicia Federal local espera contar con un extensión presupuestaria para poder comprar un vidrio especial, a prueba de balas, para el lugar donde estarán sentados los represores.

En principio, los acusados, sus familiares y defensores estarán sentados del lado izquierdo de la sala, mientras que los querellantes víctimas y familiares estarán en el lado opuesto separados por un pasillo, pero siempre dentro de la sala.

Se especula además, con que el público que se acredite para ir al juicio, pueda seguirlo a través de una pantalla gigante colocada en el hall. Aún no se decidió qué lugar ocupará la prensa, que llegará en gran número por el juzgamiento de Jorge Videla, pero podría ubicarse también en el amplio hall del primer piso.

Las medidas de seguridad se confirmarán luego de que se designe al Tribunal juzgador, pero no variarán en gran medida de las que se discuten hoy puertas adentro de la Justicia Federal.

Defensoras santiagueñas

Cinco de los seis represores que serán juzgados, tendrán defensoras santiagueñas. María Angelina Bossini, será la encargada de la defensa de Videla y Luciano Benjamín Menéndez, de hecho ya se reunió con el ex comandante del Tercer Cuerpo, actualmente detenido en Córdoba en el penal de Bouwer, Aurora Ramos Taboada será la defensora de Antonio Domingo Bussi, con quien mantuvo un encuentro la semana pasada. La prosecretaria de la Defensoría Oficial, Nelly Llado, será la representante de Ramiro López Velloso mientras que Analía Paulón, se hará cargo de defender a Tomás Garbi.

Las defensoras oficiales están obligadas por ley a hacerse cargo de quienes soliciten su asistencia, salvo que tengan una "situación de violencia moral" con su defendido.

Comentá la nota