Pretenden que se declare “Bien de Interés Histórico Provincial” al Palacio Municipal

Mediante un proyecto de ley, el tema llegó al Senado y Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. Los datos históricos fueron colectados por el concejal del bloque COPEBO, David Valerga.

Mediante un proyecto de ley, el Senado y Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, pretenden se declare “Bien de Interés Histórico Provincial” definitivamente incorporado al Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires, en los términos de la Ley 10.419 (texto Según Ley 12.739), al inmueble sede del Gobierno Municipal y Honorable Concejo Deliberante del Partido de Mercedes.

Entre los considerandos del proyecto mencionado se hace un poco de historia respecto del contexto en que se construyó el edificio. Se cita, así, que la ciudad de Mercedes fue fundada el 25 de junio de 1752, y que hacia el año 1745 se estableció la llamada “Guardia de Luxán”, un cuerpo de milicianos cuyo objetivo era proteger los límites internos de la ciudad de Buenos Aires, que por esos tiempos era asediada por las comunidades indígenas propias del lugar. Posteriormente, esa misma Guardia es trasladada y asentada en lo que hoy son los terrenos donde se erige el Palacio Municipal. También se explica que se fue originando alrededor un asentamiento cívico conformado por los guardias y sus familias. “El comercio y la actividad agrícola fueron ganando espacio, con lo cual la razón de la existencia de la población, dejó de ser la original para ser la de una población con forma y características propias”, se marca como el hecho que dio lugar a la fundación de Mercedes y su posterior declaración como ciudad en el año 1865. “Esto motivó que se impulsara la construcción del edificio municipal”, se concluye.

Los datos, colectados por el concejal del bloque COPEBO, David Valerga, de historiadores locales, también se menciona al viejo Cabildo, inaugurado el 6 de octubre de 1868, de estilo colonial y de dos plantas. Allí cohabitaron simultánea o alternadamente la Municipalidad, el Juzgado del Crimen, la Justicia de Paz, la Policía, la Comandancia Militar, la Cárcel Departamental, el Registro Civil y el Registro de Contratos Públicos. “Su reloj, emblema de la incipiente ciudad, fue uno de los primeros en su tipo en habitar estas tierras. Hasta ese momento, como en la mayor parte de nuestro territorio, las horas eran cantadas por los serenos. De una sola faz y con una campana de 500 libras, al que se le debía dar cuerda dos veces por semana, sonó por primera vez el 24 de setiembre de 1871”, se cita y se habla de otros detalles como que allí hubo un “memorable concierto” en honor del Presidente Domingo Sarmiento, en ocasión de la visita del mandatario a la ciudad.

“Pasando al gran salón municipal, la última de sus reformas tuvo lugar en 1902. Se le cambió el piso, formado de tirante y alfagías, de madera dura cubierto con baldosas, por uno enteramente de madera, y el pintor italiano Luis Colombo (que tenía su taller en calle 25 entre 16 y 18) decoró el cielo raso, que completó con retratos al óleo de San Martín, Moreno, Rivadavia y Adolfo Alsina, pintados en tela y pegados sobre el artesonado del techo. Oleografías de notable parecido y obra verdaderamente de arte el decorado del salón. Pintor de gran mérito artístico, Luis Colombo, con su socio Silvestre Giannini, había decorado en 1898 el magnífico cielo raso del salón de la sociedad italiana Fratellanza Operaia (calle 25 entre 20 y 22), y en 1901 había pintado de color rosa la fachada y torre del Cabildo”, se cita desde el Diario El Orden, del 19 de octubre de 1898, año V, Nº 1202; Diario La Ley, 8 y 17 de marzo de 1901, Año III, Nº 820 y 828.

“Las obras de embellecimiento –piso y cielo raso del salón– fueron inauguradas el 11 de noviembre de 1902 con un gran baile iluminado por ochenta y seis luces eléctricas, con orquesta y menú traídos de Buenos Aires”, se completa.

Además, se explica que en la época de demoliciones y reformas arquitectónicas en la ciudad, el Cabildo no estuvo al margen. El intendente Florencio Ballesteros, el 20 de octubre de 1909, decretó que se proceda “a la demolición de la recova, torre y galerías de la casa municipal”. Y se llame “a licitación para la construcción de las siguientes obras: una escalera de mármol. Revoque imitación piedra”, entre otras. La torre fue demolida. El reloj fue depositado en un cajón a la espera de un incierto destino y luego le siguió la recova.

El 12 de mayo de 1910 concluyeron los trabajos de la fachada con el despojo de sus andamios. Entonces se pasó a las obras interiores, que incluyeron nuevas dependencias, como también poner las construcciones existentes en iguales condiciones que las nuevas, con la colocación de una escalera de mármol, construcción de cuatro piezas en la parte interior, cambio de todos los pisos, cielos rasos, puertas y ventanas de la parte vieja del edificio, decoración de la caja de la escalera con ventanales y vitraux alegóricos en los costados y en el techo, construcción de tres piezas y un pasillo en la parte alta, construcción de lavatorios y dependencias, construcción de dos galerías laterales de cuatro metros y medio de ancho, y de la misma forma de la galería principal, cambio de techo de toda el ala derecha del edificio en el interior del mismo, construcción de una terraza por sobre la misma ala derecha y galería principal, colocación de mosaico en todo el patio del edificio, revoques, carpintería, herrería, pinturas y otros.

En la noche del 22 de mayo de 1910, como parte de los festejos con que la ciudad celebró el Centenario de la Revolución de Mayo, a las 20 horas, quedó oficialmente inaugurada la casa municipal.

“Sostenemos y enmarcamos el presente Proyecto de Ley, en la necesidad de reconocimiento histórico del edificio motivo de estas líneas, declarándolo Bien de Interés Histórico Provincial definitivamente incorporado al Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires en los términos de la Ley 10.419 (texto según Ley 12.739) por lo que solicito el acompañamiento de los Señores Senadores con su voto favorable”, culmina el proyecto.

Entre los fundamentos se pueden leer textos del libro, editado en el año 2006, “El Cabildo”, Primer Edificio Municipal de Mercedes, cuyo autor es el profesor Ricardo Tabossi.

Comentá la nota