Presupuesto, tarifaria, audiencias públicas y seguridad

El período de sesiones del cuerpo deliberativo santarroseño fue prorrogado hasta el 31 de diciembre. Los ediles locales trabajarán aun entre las fiestas y es muy posible que realicen alguna sesión extraordinaria en enero si queda algún tema pendiente. Los proyectos más importantes por tratar son el Presupuesto 2010 y la Ordenanza Tarifaria para el mismo período. El intendente Francisco Torroba ya pidió al cuerpo permiso para demorarse hasta el último día del mes en curso en la presentación de ambas iniciativas, pero todo parece indicar que esta semana o la otra las dos normas estarán siendo tratadas en comisión.
Ayer, LA ARENA reveló que, si los números de diciembre no distan de los que se sucedieron desde enero a noviembre, el presupuesto 2009 rondará los 130 millones de pesos. También anticipó que, según el propio intendente, los servicios sanitarios (agua potable y cloacas) sufrirán un incremento del 20 por ciento. Otra suba más para los alicaídos bolsillos de los santarroseños, pero mucho menor que la aplicada en la Tarifaria 2009, la cual superó el 100 por ciento.

"No sé de dónde sale el comentario (en alusión al artículo de este diario), pero hasta ahora no hemos visto ningún número, ni nada", aseguró Guillermo Di Liscia, presidente del Concejo Deliberante y viceintendente. "Siempre se hacen los estudios de costos y simulaciones para saber cómo cerrarán los números, y sé que estaban trabajando, pero no he visto nada", añadió.

El número dos del gobierno comunal reveló que, atento a los severos problemas financieros que afrontó la comuna, en lo que va de 2009 el Concejo sólo ejecutó el 40 ó 50 por ciento de su presupuesto, el cual ronda los 4,5 millones de pesos. ¿Qué pasa con el excedente? "Va destinado a rentas generales para el pago de los sueldos", explicó. La subejecución presupuestaria no sólo se dio en el Departamento Deliberativo sino también en todo el gobierno santarroseño, donde los sueldos del personal se vienen pagando regularmente, pero con retrasos en el caso de los funcionarios y los concejales.

Otras temáticas.

Pero no sólo la Tarifaria y el presupuesto forman el grupo de los proyectos de ordenanza que el Concejo quiere sancionar antes de fin de año: el oficialismo está apurado por sancionar una normativa que regule la aplicación de las audiencias públicas para transparentar los números de los servicios. El año pasado se realizaron las relacionadas con los servicios sanitarios, colectivos y taxis y recolección de residuos, entre otras, pero a modo de consultas públicas, puesto que la gestión del Frepam asumió en septiembre de 2008 y para fin de año tenía que elaborar la Tarifaria. Es decir, no hubo tiempo de trabajar en una normativa que regulara las audiencias.

Lo que se busca es una instancia de participación ciudadana en el proceso de toma de decisiones sobre ciertos temas de interés municipal. El objetivo es que toda persona que pueda verse afectada, o tenga un interés en esa cuestión, pueda expresar sus opiniones y propuestas. Con ese fin, se invita a los vecinos a exponer sus sugerencias, críticas y propuestas vinculadas al tema a tratar. Estos encuentros permiten confrontar en forma transparente y pública experiencias, conocimientos e informaciones sobre las cuestiones puestas en consulta.

Antes que termine el año, desde el Concejo quieren avanzar también en la conformación del Consejo de Seguridad. Di Liscia explicó que se trata de un mecanismo participativo en el que estarán representadas las comisiones vecinales y las instituciones vinculadas a la seguridad, cuales coordinarán acciones junto la intendencia.

Comentá la nota