El presupuesto del próximo año será de $2.595 millones

Este año en La Pampa, la percepción de los recursos fiscales nacionales marcha sobre rieles casi sin importar la crisis global. En 10 meses la suba de partidas por transferencias alcanzó el 27,19 por ciento.
Por el incremento de las transferencias (IVA y Ganancias por la inflación) el gobierno pampeano sigue recibiendo oxígeno. Los recursos coparticipados continúan firmes, dejando al Presupuesto provincial subvaluado en casi un 30 por ciento. Para tener idea de la magnitud del superávit de la recaudación coparticipada puede decirse que en 306 días, la provincia superó la barrera de los 1.000 millones por transferencias, con un superávit de recaudación multimillonario.

Su destino, al igual que los ahorros que se detentan, continúa siendo un misterio que se guarda sobre mil llaves. Allegados al gobernador dicen que servirán para paliar las peticiones gremiales si no cesan los reclamos y terminar toda la obra pública heredada de la gestión anterior. El objetivo primordial del Gobierno es empezar el 2009 con una impronta propia. Se destinarán recursos propios para obras de la actual conducción (unos 250 millones), aumento del flujo de remesas para las comunas (60 millones) y el resto del superávit para el reacomodamiento del salario de los agentes públicos y financiamiento a distintos sectores de la producción.

Proyecto.

El gobernador Oscar Mario Jorge estaría enviando hoy a diputados el Proyecto de Presupuesto 2009 por una suma cercana a los 2.595.389.000 pesos, es decir algo así como un 19,1% más que en 2008. A la par ingresará el proyecto de ley de modificación de la Ley de Coparticipación Municipal por la cual se aumentará en 5 puntos el dinero enviado a las 78 comunas y comisiones de fomento. Se pasará del 18 al 23% la masa coparticipable y a menor población, habrá un coeficiente de distribución mayor, aunque los recursos propios y el devengamiento de los tributos provinciales (inmobiliario y vehículos) son los que más recibirán.

En total, el incremento significará unos 57 millones de pesos más al año para los municipios, con lo cual pasarán de 148,15 millones en 2008, una masa total de 233,5 para el año próximo. El Proyecto dispone que los municipios en su conjunto reciban, de lo recaudado por los conceptos coparticipables, el 21 por ciento. Los recursos provienen de los impuestos provinciales; el 51% de lo que recibe La Pampa del régimen de coparticipación federal (unos 1200 millones de pesos); de los aportes no reintegrables del Tesoro Nacional de libre disponibilidad (unos 8 millones).

¿Qué nos depara el 2009?

La evolución de las transferencias nacionales hacia La Pampa (coparticipación de impuestos y asignaciones específicas) a pesar de la crisis de los mercados financieros y la inflación siguen en franca expansión, aunque se prevé que en 2009 la recesión, que ya se puede apreciar en el nivel de actividad de la provincia, desacelerará en menor medida la economía nacional que la provincial. Teniendo en cuenta que la AFIP en el ámbito nacional continúa superando mes a mes su superávit fiscal primario y que la DGR provincial va por igual camino, las perspectivas, si bien no serán tan favorables el próximo año desde el punto de vista fiscal, indican que los ahorros servirían para suplir aquella carencia.

La estrategia del gobernador Jorge parece inteligente. Sabe que lo que más se valora de una gestión son los dos últimos años y es ahí recién cuando se espera que empezará a desempolvar los ahorros bien guardados que la provincia detenta. Como podrá apreciarse en el cuadro que se anexa, la recaudación por impuestos recibida en 10 meses alcanzó 1.040.801,8 pesos, un 27,19% más que lo recibido en igual período del presupuesto anterior. En el período enero–octubre de 2007 habían ingresado 813.293,1 pesos con lo cual se infiere que se llegará a fin de año con un superávit de recaudación del orden de los 250 millones (en La Pampa se espera un superávit de 40 millones más).

La obra pública aún no pagada proveniente de la gestión anterior estaría asegurada, al igual que el incremento salarial a los empleados públicos por sobre las pautas inflacionarias cuando se reacomode el diálogo con los gremios. El superávit fiscal primario del país, con crisis financiera, sigue alto más allá de que ello no asegure crecimiento ni altos niveles de ocupación. Sólo resta saber cuál será el impacto de la crisis global en la economía diaria de los pampeanos.

Recursos para soportar la crisis hay, por tanto es sumamente difícil que el Gobierno “dilapide” fondos en mejoras salariales o nueva obra pública en lo que resta del año calendario. Todos apuntan al 2009, año político por excelencia. Ahí se verá qué hace el Ejecutivo con los recursos con los que cuenta. Es segura la ayuda a los sectores productivos, paritarias, obra pública y financiamiento de la Ley de Educación. JUAN JOSE REYES

Comentá la nota