Presupuesto: Pacini asegura que es “ecuánime, plausible y rescatable”

El concejal oficialista defiende el proyecto de la herramienta fiscal e impositiva 2009. Destacó que en su elaboración no se han cometido exageraciones y que, entre otras cosas, impera la necesidad de darle curso favorable antes de fin de año, para no perjudicar a los empleados comunales. También opinan Horacio Padula, Juan José Giamé y Sergio Bocaner
DE LA REDACCION. Mañana comienza diciembre y con él se inicia el debate por la ordenanza que regulará la actividad económica del Municipio durante el año próximo. El proyecto de presupuesto elevado por el Departamento Ejecutivo desde hace varios días es materia de análisis en las distintas bancadas del Concejo Deliberante y en el transcurso de este mes se pondrá a consideración de los concejales para su aprobación o rechazo.

Naturalmente, hay distintas posiciones al respecto y ya se puede prever cómo votaría cada fracción, aunque también el proyecto original pude ser objeto de alguna modificación.

A continuación, la opinión del presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuentas, Omar Pacini (Integración Cívica Pergaminense), que defiende el proyecto del Ejecutivo. Y en estas mismas páginas, las visiones de otros ediles: Horacio Padula, Juan José Giamé y Sergio Bocanera, presidentes respectivamente de los bloques Frente para la Victoria, Partido Justicialista y Unión Cívica Radical.

Omar Pacini

El concejal Omar Pacini asegura que el proyecto de presupuesto debe aprobarse.

“El presupuesto –dijo- es un mecanismo por el cual se sustentan las pautas de todos los programas y de todas las actividades del próximo año para la Municipalidad. El proyecto que estamos presentando a consideración está manejado con una ecuanimidad plausible y rescatable, desde el punto de vista que no se han cometido exageraciones. Estamos habando de un ajuste que redondea un 30 por ciento con un crecimiento de los costos –más allá de las cifras garabateadas y mentidas por el Indec- de alrededor del 35 por ciento. Hay algunos rubros, como medicamentos, que los aumentos son geométricos; el gas-oil también ha aumentado considerablemente, y son insumos que influyen en el funcionamiento del Municipio. Por eso se hace imprescindible el razonamiento de la aprobación de este proyecto, y además hay un dato que es importante subrayar: estamos previendo un 9 por ciento de ese presupuesto para la obra pública y teniendo en cuenta las características cuantitativas del presupuesto es una cifra que, sinceramente, no alcanza para grandes obras, pero sí alcanza para cubrir las expectativas de los elementos mínimos. Estamos hablando de un porcentaje que es uno de los mayores de los últimos ejercicios, muy parecido a lo que se afectó el año que hicimos el viaducto Rocha- Vélez Sársfield, aunque, obviamente, las condiciones han cambiado”.

- ¿Qué otro elemento de peso existe por el cual usted sostiene que hay que aprobar el presupuesto?

- Espero que esto no se entienda como un golpe bajo, sino como un dato de la realidad: si no lo aprobamos para mediados de diciembre para que sea tratado por Mayores Contribuyentes antes de fin de año, dejaremos totalmente descolocado al personal municipal, porque la suma remunerativa se cae. Y si no tenemos una herramienta a mano, que es el presupuesto, para respetar lo que se firmó en la Secretaría de Trabajo, nos estaríamos ubicando en una situación harto difícil de la que tendrán que responsabilizarse quienes no quieran apoyar el proyecto, ante los 1.200 empleados municipales y sus familias. Esto no es un ataque, sino que pretendo esclarecer uno de los motivos por los cuales hay que aprobar el presupuesto. Acá no hay exageraciones, sino que hay que tener en cuenta que estamos en un período previo a un año que va a ser de profunda crisis, y negar eso sería una actitud necia. Por eso invito al resto de los concejales a que tengamos en cuenta estas cuestiones y que debemos trabajar todos juntos, porque si practicamos la política del antagonismo que tanto daño nos ha hecho a los argentinos, esteremos mal.

- ¿Algunas cuestiones planteadas en el proyecto pueden ser perfectibles si algún concejal propone modificaciones?

- Estamos totalmente abiertos, además sabemos que si se hace necesario y es menester hacerlo a posteriori, también se puede hacer. Tuvimos una reunión con el secretario de Hacienda la semana pasada, de la que participaron varios concejales y los representantes de todos los gremios, y seguiremos en reuniones con otros funcionarios y además entre los miembros de la Comisión de Presupuesto y Cuentas la que está integrada por ediles de cinco fracciones distintas. Luego de todo ello, habremos cerrado el espectro de consultas y análisis y cada cual hará lo que le parezca más conveniente.

- ¿La política suele meter la cola en estas cuestiones o cree que las diferencias son sólo visiones distintas?

- Negar que la política mete la cola sería mentirle a la gente y a mí mismo. Hay algunos políticos que ejercen a perpetuidad el arte de la confrontación, que es dañina. Si en el fondo entendemos que el criterio que ha levantado a las naciones de sus grandes crisis ha sido cuando se han puesto de acuerdo las oposiciones, podremos pensar en mejorar. En la Argentina no existen matices, porque siempre hay antagonismo o adhesiones. Y si el que adhiere es uno que está políticamente en la vereda de enfrente, es señalado como que formó parte de algún arreglo. A veces hay actos de grandeza que demuestran que la política se puede hacer, aunque sea desde ciudades pequeñas como la nuestra, con un nivel de calidad, seriedad y responsabilidad que trascienden mucho más allá del mero hecho de la discusión. Se trata de la aplicación del sentido común, que es el menos común de los sentidos.

¿El monto total del presupuesto es acorde a lo que necesita Pergamino?

- Es un presupuesto austero. Hay municipios que tienen recursos mucho más generosos, pero tampoco nosotros podemos agredir al vecino con un ajuste que supere el término medio. Dentro de la razonabilidad, estamos equilibrados. También hay que considerar y eso está en el plano de la discusión, los sueldos de los empleados, algo que estamos muy cerca de satisfacer. Los gremios hacen una demanda que nos parece razonable, y esperamos que sea lo suficientemente justa teniendo en cuenta lo que se viene en materia de crisis para el año próximo. Hay que tener en cuenta que estamos afectando más del 48 por ciento del presupuesto total a la masa salarial.

- ¿Cómo prevén que serán los fondos coparticipables, porque si se reduce el consumo, habrá menos ingresos por esa vía?

- La Secretaría de Hacienda ha hecho de manera muy moderada la proyección de ingresos coparticipables. Uno no es especialista en la materia, sólo preside una comisión en el Concejo, pero por lo que me ha comentado Walter Parra (secretario de Hacienda) y el propio intendente, la previsión de ingresos se ha calculado dentro de un marco de razonabilidad. Obviamente que habrá quien se oponga por la oposición misma, pero eso ya es otro tema.

Horacio Padula criticó el proyecto y destacó que hay una distorsión que debe ser pagada por el vecino

El concejal Horacio Padula, presidente del bloque Frente para la Victoria, hizo un pormenorizado análisis del proyecto de presupuesto, con objeciones importantes que anticipan la posición de esa fracción opositora de cara a la votación de la herramienta.

En primer término hizo hincapié en los rubros en los cuales se prevé gastar los 87.173.020 pesos (monto total del presupuesto elevado por el Ejecutivo): 1) Personal 47,79%; 2) Gastos Operativos (Bienes de Consumo más Servicios no Personales), 27,91%; 3) Bienes de Uso (Construcciones más Maquinarias y Equipos más Otras), 12,39%; 4) Transferencias, 7,68% y por último 5) Activos Financieros y Servicios de la Deuda, 4,24%.

Seguidamente Padula detalló cada uno de los ítems con sus correspondientes opiniones. Gastos en Personal: “Se proyecta gastar por este concepto en el año 2009 41.659.204,15 pesos esto es 11.800.709,39 pesos (39,52%) más que lo previsto para el año 2008. Esta situación sugeriría a primera vista que llegó el momento de hacer justicia con los postergados agentes municipales en orden al nivel de sus remuneraciones. Error, porque no ocurre tal cosa. Según se explica desde las dependencias técnicas, los aumentos otorgados en el año 2008 resultaron excesiva cobertura para el deterioro producido en la capacidad adquisitiva salarial por incidencia inflacionaria. Tal situación más los costos vinculados con la incorporación al básico de adicionales no remunerativos hacen que en definitiva los agentes municipales durante todo el año 2009 seguirán cobrando de bolsillo lo mismo que cobran en la actualidad. O lo que es muy parecido, si un aumento se otorgara para ser aplicado desde enero el mismo sería de poco más que del 5%. ‘Ñoquis’, ‘asesores’ y ‘becados’ en general, no son gratis. Los pagan los contribuyentes y los sufren los agentes municipales.

Gastos Operativos : Resultan con una presupuestación de 24.332.591,95 pesos, lo que implica un incremento de 6.556.189,07 pesos (36,88%) respecto de 2008.

Bienes de Uso: La previsión presupuestaria resulta en orden a construcciones y maquinarias y equipos de 8.705.000 pesos y 1.296.756,90 pesos respectivamente.

Transferencias: Se presupuestan 6.693.208 pesos, lo que supone un aumento respecto de 2008 de 2.777.182 pesos, equivalente al 70,92%. Tratándose de subsidios o subvenciones que se otorgan a personas o entidades del sector privado para financiar gastos corrientes un aumento de esta naturaleza, resulta casi obsceno en un año electoral. Es el caso por ejemplo del presupuesto destinado a la Atención Primaria de la Salud que resulta solventado casi en su totalidad por el aporte que realiza la Provincia y que está incluido como recurso ordinario en el concepto Coparticipación en Impuestos Nacionales y Provinciales- Ley 10.559, y del cual se destina el 34,36% a subsidios y/o subvenciones. Como si no existieran severos problemas en el área de salud, por caso mortalidad infantil, que justificarían plenamente el incremento de las asignaciones específicamente vinculadas con los gastos operativos del sector. Las transferencias (subsidios y/o subvenciones) presupuestadas en este sector ascienden a 1.620.000 pesos, mientras que en 2008 el monto asignado fue de 500.000 pesos. Incremento de 1.120.000 pesos equivalente al 224 %. Esta es la obscenidad que anteriormente señalábamos”.

Comparación con 2008

Al referirse luego a cómo se distribuye el incremento en relación al presupuesto 2008, Padula señaló que “de la comparación de los presupuestos resulta un incremento de 24.158.520 pesos (38,34%). De ese monto total el 87,48 % se aplica a rubros vinculados con el concepto de “Gastos” (Gastos en Personal, Bienes de Consumo, Servicios no Personales y Transferencias) y el resto esto es solamente el 12,52% puede identificarse con conceptos de inversión”.

Padula también destacó cómo se financia el incremento del gasto, es decir cuál es el origen de los recursos. “Los recursos que se proyecta percibir y que resultan afectados al financiamiento del incremento del gasto corresponden en el 40,5 % a coparticipaciones en impuestos nacionales y provinciales y otros tributos y en el 59,5 % se trata de ingresos de jurisdicción municipal (tasas más derechos más multas). Es decir que los vecinos de Pergamino aportarán en 2009 y en forma directa 52.135.100 pesos, esto es 14.369.600 pesos más que en 2008. Esto se encuentra justificado por el aumento de tasas que mas allá de la importancia que reviste en el presente ejercicio resulta de fenomenal significación en cuanto se evalúa en función de la acumulación de los últimos años. La Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene se proyecta con un incremento del 50 % en alícuotas, importes fijos y mínimos. El comercio pasaría a pagar del 3 al 4,5 por mil y la Industria del 2 al 3 por mil sobre sus ingresos brutos y además la eliminación de la exención prevista para las actividades profesionales. El resto de las tasas se aumentan entre el 30 y 40 %.

Otras consideraciones

En otro orden, Padula destacó que “el intendente manifestaba días atrás y en la intención de justificar el aumento de tasas proyectado que va a permitir la recaudación de 8 a 10 millones de pesos destinados a la obra pública. En realidad son más de 14 millones de pesos y a obras públicas se destinan solamente 8.700.000 pesos. Lamentablemente y a pesar de la advertencia que desde hace tiempo venimos realizando, recién se da cuenta el intendente que a partir del fuerte sobredimensionamiento del gasto la inversión será posible únicamente a partir de la generación de recursos adicionales. Entiéndase entre otros, aumento de tasas. Esto es, el vecino pagando la distorsión señalada. Algunos datos dispersos: En conducción superior (que depende del intendente) el incremento del presupuesto respecto de 2008 es del 59,38 %. En Publicidad y Propaganda el aumento es del 66,6 %. En Pasajes y Viáticos del 66,6 %. En el otro extremo, dentro de la Secretaría de Acción Social-Atención Primaria de la Salud, focalizando en “Gastos Operativos” (esto es excluyendo transferencias y construcciones) direccionados a las prestaciones de salud a los sectores más humildes de la población el incremento comparativo es del 18,26 %”.

Tras hacer este detalle, Padula dijo: “Comparemos. En realidad huelgan los comentarios. Que cada uno saque sus propias conclusiones”.

Giamé: “Debemos adaptarnos a la crisis que está llegando”

Respecto del presupuesto 2009, que se viene analizando en el Concejo Deliberante, el presidente del bloque del Partido Justicialista, Juan José Giamé, expresó la visión que tiene su bancada respecto de esta herramienta fundamental para gobernar.

Dijo Giamé: “Venimos trabajando en la ordenanza que contiene el presupuesto para el año que viene, por más de 87 millones de pesos, tanto en la Comisión de Presupuesto del cuerpo y en el bloque, analizando aspectos que hacen a las pretensiones que tenemos respecto de esta herramienta fundamental del Municipio.

“Es evidente que estamos ante un escenario completamente distinto al que venimos teniendo, la crisis internacional que va golpeando a todos los países está llegando a la Argentina, hemos tenido ya algunos despidos en el país y, también, en Pergamino. De modo que debemos cambiar la mirada sobre el presupuesto y adecuarlo a los tiempos que vamos a atravesar.

“Tenemos que cambiar rápidamente la mirada respecto a cómo aplicar el gasto en función de la nueva realidad que nos plantea la crisis. Hay que modificar el peso de las áreas, teniendo en cuenta que habrá otras necesidades y contar con un menú de medidas anticrisis. Porque aunque estas son decisiones del Departamento Ejecutivo, debemos condicionar el presupuesto para que pueda ser aplicado con esta orientación.

“Todas las propuestas que venimos planeando tienen que ver con que el presupuesto esté adecuado a esta situación de crisis, haciendo epicentro en áreas como producción, acción social, pequeña obra pública. Todo lo que tenga que ver con ayudar a que Pergamino atraviese este difícil contexto con el menor sufrimiento posible para los vecinos, sobre todo, obviamente, pensando en los sectores más vulnerables.

“También vamos a proponer modificaciones en lo que hace a las delegaciones rurales, un ámbito muy caro al justicialismo y al que debemos apoyar con más fuerza, con fondos que permitan que estas localidades tengan una mejor calidad de vida.

“Un párrafo aparte merece la situación de los agentes municipales, teniendo en cuenta que debemos hacer alguna previsión para poder incrementar los salarios. Porque el poder adquisitivo de la familia municipal no podemos permitir que se pierda en el marco de esta crisis. Para nosotros, los peronistas, la cuestión salarial es muy importante, no es simplemente un ítem más, sino la representación real de lo que una familia tendrá para vivir. Hay que pensar el salario con la carnadura real que tiene y no podemos permitir que se atrasen los sueldos en un momento tan difícil.

“De todas maneras estamos poniendo la lupa en los aumentos de tasas, tenemos que ver el impacto que tendrán en los distintos sectores estos incrementos propuestos. En este sentido, no vamos a aceptar aquello que tenga un impacto negativo en sectores de menores recursos. Estamos mirando, en este sentido, con mucha atención el incremento de algunas partidas de gastos que, en realidad, bien pueden ser recortadas, habida cuenta la situación que debemos enfrentar. En este sentido, hay que tomar conciencia del momento que vivimos y el que se viene que será, sensiblemente, más difícil.

“Pero insisto, para este presupuesto hay que cambiar totalmente la mirada respecto a como veníamos trabajando hasta este año, debemos asumir la crisis con todas las consecuencias que tendrá y el presupuesto municipal no puede, bajo ningún concepto, estar fuera de esta realidad que nos toca vivir, lamentablemente. Por el contrario, debemos adaptar esta herramienta a los tiempos que vienen y apoyar a nuestras empresas y trabajadores”.

Bocanera: “El aumento no es proporcional a la inversión en obras”

El presupuesto municipal proyectado para el próximo año asciende a 87.173.020 pesos, es decir un 38,34 por ciento más que 2008. “Y pese a este incremento no se visualizan los mismos porcentajes en obras para la ciudad”, evaluó el presidente del bloque de concejales de la Unión Cívica Radical (UCR), Sergio Bocanera.

La elevación del presupuesto de gastos de la Municipalidad no sólo revela cómo el Departamento Ejecutivo prevé invertir el dinero de los contribuyentes sino que además anticipa cómo será el plan de gestión de 2009. “Como se trata de la herramienta fundamental de una administración -agregó- es obligación de todos direccionarla hacia la inversión, con transparencia en el gasto, con el fin de que los ciudadanos puedan ver reflejadas sus expectativas de crecimiento y bienestar común”.

El gobierno comunal dispondrá de 24.158.520 pesos más que el año en curso. “La cifra surge de un aumento generalizado de tasas del orden del 30 por ciento, con algunos incrementos mayores en la de alumbrado que fluctúa entre un 38 y 46 por ciento, según las zonas”, destacó el edil.

Además añadió que “habrá un significativo aumento de la coparticipación provincial del 38 por ciento, lo que representa 9.000.000 más que este año”.

“Cuando los pergaminenses, los verdaderos contribuyentes, advierten una progresión de esta índole en el monto presupuestado por la Comuna, seguramente imaginarán que los 24 millones de aumento de recursos serán destinados a inversiones en obras para mejorar la calidad de vida o a paliar las problemáticas más importantes. Pero en realidad no es tan así, porque precisamente la ampliación de lo presupuestado no es proporcional a la inversión en obras”, insistió Sergio Bocanera.

Aspectos salientes

El concejal radical analizó que “si comparamos las cifras presupuestadas en el rubro construcciones obtenemos un crecimiento de sólo 1.788.300 pesos. Para ser más claro: contamos con un incremento de 24 millones e invertimos apenas 1,7 millones más que en 2008, lo que representa el 7,40 por ciento de lo percibido en concepto de mejora”.

“Pero lo verdaderamente llamativo y preocupante es que en contraposición los gastos estructurales suben en porcentajes abultados”, dijo Bocanera, al tiempo que se encargó de resaltar algunos aspectos puntuales. “En Transferencias para Gastos, partidas destinadas a subsidios, en el área de Conducción Superior o sea intendente municipal, crece el 43,87 por ciento; en Publicidad y Propaganda, la partida global aumenta 66,55 por ciento y en Pasajes y Viáticos se extiende a un 66,60 por ciento”.

El concejal de la UCR también subrayó que “si hay algo que agregar al análisis para comparar la decisión en el gasto son las partidas con montos irrisorios propuestas a áreas con incumbencia en temas muy sensibles como por ejemplo la nocturnidad, donde se prevé un monto de 3.220 pesos para Control e Inspección de Nocturnidad o el rubro Construcciones en los pueblos de 377.000 pesos para las doce localidades”.

“Como indican los especialistas financieros y los consultores económicos, el 2009 se vislumbra con serias dificultades en materia económica y resulta imperdonable que se utilicen los fondos públicos sin un sentido de austeridad absoluta”, definió el concejal Sergio Bocanera.

Comentá la nota