Un presupuesto municipal ajeno a la crisis

Sin subir impuestos, Giacomino prevé ingresos por $ 2.115 millones. Eso es casi un 50% más que lo que se estima para este año.
El presupuesto 2010 de la Municipalidad de Córdoba derrocha optimismo. El gobierno del intendente Daniel Giacomino prevé ingresos por 2.115 millones de pesos para el año que viene, una cifra que supera casi en un 50 por ciento los recursos reales de poco más de 1.400 millones que el municipio espera para este año.

El proyecto ingresó al Concejo Deliberante el viernes pasado y ayer fue girado a todos los bloques de concejales. La cifra global del cálculo sorprende, sobre todo porque el municipio no prevé ningún aumento de impuestos. En la fundamentación del cálculo, Giacomino recalca que la proyección supone "eficacia recaudadora en correlato con una administración eficiente de los recursos y la optimización en la asignación del gasto, con el objetivo de posibilitar la concreción de proyectos de infraestructura de obra y servicios públicos básicos".

El cálculo prevé ingresos corrientes (recaudación propia y coparticipación) por 1.729,2 millones de pesos y recursos de afectación específica por 386,5 millones, en su mayoría provenientes del Gobierno nacional y destinados a obras de infraestructura: viviendas, proyectos del plan integral de cloacas y obras viales. Sólo este último rubro supone una inversión prometida por la Nación de 126 millones de pesos. No se prevé el uso del crédito.

El presupuesto asigna al rubro personal una partida equivalente al 55 por ciento de los ingresos corrientes. Según lo informado por el propio intendente, eso supone un cálculo inflacionario del 10 por ciento sobre el rubro de los salarios respecto al gasto de 2009. No obstante, se trata de cifras muy relativas, ya que el Ejecutivo y los municipales siguen discutiendo un aumento todavía indefinido.

Para 2010 se prevé un abrupto incremento del gasto en servicios, hasta llegar a un cuarto de los recursos corrientes. Ese rubro supone el pago a Crese.

El rubro transferencias, que en el presupuesto municipal equivale a subsidios al sistema de transporte urbano crece a 110 millones de pesos, una cifra que parece blanquear de antemano lo que será el gasto de este año en el sostenimiento de Tamse y los subsidios a Coniferal y Ciudad de Córdoba.

Al presupuesto participativo se le asignan 25 millones de pesos y se prevé la continuidad del Plan Vale lo Nuestro para el primer trimestre de 2010.

El optimismo respecto al nivel de ingresos proviene de la decisión provincial de aumentar el Impuesto Inmobiliario Urbano, que se coparticipa. El municipio espera unos 36 millones adicionales en ese concepto. Igualmente, presupuestó 48 millones en concepto de Fondo Federal Solidario, conocido como "fondo sojero".

El presupuesto 2010 también evidencia confianza política en una reactivación económica que provea más ingresos propios en el rubro Comercio e Industria, que por sí solo representa casi la mitad de lo que Giacomino espera en concepto de recursos propios.

Pese a que también se espera un fuerte incremento de los ingresos del Inmobiliario por la incorporación de construcciones no declaradas y el "blanqueo" de loteos que hoy no tributan, la participación de ese ingreso seguirá relegada: en el presupuesto, apenas equivale a la mitad de lo que representa Comercio e Industria.

La realidad ideal descripta en el proyecto de presupuesto supone equilibrio financiero, un resultado que el municipio no registra desde hace cuatro años.

Rubén Daniele. Secretario general del Suoem

"Hasta ahora, la Municipalidad no hizo otra cosa que ganar tiempo en la Secretaría de Trabajo. Tratan de dilatar, anuncian por los medios cosas que no oficializan, de modo de que pasen los días. Nosotros acatamos la conciliación obligatoria y la vamos a seguir respetando. Los que no lo hacen son ellos, cuando envían tres proyectos de ordenanza que en su totalidad afectan cuestiones que estamos discutiendo", indicó el dirigente gremial.

Comentá la nota