Presupuesto: el macrismo, cerca de un acuerdo con el bloque de Carrió

Bajaría impuestos y aceptaría el proyecto de la Coalición Cívica de gravar el juego.
El macrismo y la Coalición Cívica estaban anoche cerca de alcanzar un acuerdo para que la Legislatura pueda sancionar hoy el Presupuesto de la Ciudad. La posibilidad surgió cuando todo hacía pensar que el Ejecutivo iba a tener que empezar 2009 sin las leyes de recursos y gastos aprobados. La llave fue que PRO aceptó anular subas de impuestos e incluir un nuevo gravamen al juego.

Hasta la semana pasada, en el macrismo confiaban en alcanzar un acuerdo con el kirchnerismo. Pero una vez que Mauricio Macri rechazó firmar el nuevo convenio por el juego en la Ciudad que venía negociando con la Nación, el diálogo se cortó (el acuerdo favorecía a Cristóbal López, principal explotador del juego y cercano a Kirchner). En el kirchnerismo, en cambio, sostuvieron que ellos siempre le dijeron a Macri que no apoyarían un Presupuesto con aumentos de impuestos.

Es que el Ejecutivo había planteado subirles las alícuotas a bancos, hipermercados y otras actividades, cobrarle el 1% a la industria y ampliar el impuesto al sello a los contratos entre privados. Antes de estas últimas negociaciones ya había tenido que retirar su propuesta de cobrarle también el 0,6% al consumo con tarjetas de crédito.

Pero el macrismo no quería bajar más sus pretensiones, con una doble explicación: que es el mismo esquema fiscal que se usa en otras provincias, y que necesita los recursos para garantizar obras públicas y asistencia social.

El bloque macrista tiene 26 legisladores, pero necesita 31 votos para sancionar las leyes. Si bajaban algunas subas de impuestos podían sumar el voto de Marcelo Meis (el lopezmurphysta que recientemente se alejó de PRO) y los de los tres legisladores cercanos a Jorge Telerman. Pero ni siquiera así le iba a alcanzar.

De allí la necesidad de acordar con la Coalición, que tiene seis legisladores. El rechazo al convenio del juego, al que siempre se opuso Carrió, fue un escollo menos y acercó a las partes. Durante el fin de semana hubo conversaciones, y el propio Macri reconoció ayer que la vicejefa Gabriela Michetti, había intentado hablar con Elisa Carrió, con quien tiene una buena relación. Ayer, tras la reunión de gabinete, Macri redobló la apuesta: "Necesitamos el apoyo de la Coalición Cívica, les pedimos una actitud responsable. Estamos abiertos al diálogo, pero la Ciudad necesita tener recursos. No puedo creer que la Coalición esté defendiendo los intereses de los bancos", afirmó en referencia a que el bloque de Carrió tampoco parecía aceptar la suba de Ingresos Brutos que pagan los bancos y las financieras.

A la tarde, Carrió contestó: "No vamos a dejar a la Ciudad sin Presupuesto, pero la condición que le ponemos al macrismo es que no haya ningún aumento de impuestos a los ciudadanos. Los únicos impuestos que vamos a apoyar son a la actividad financiera y al juego".

Mientras tanto, Diego Santilli y Alvaro González, de PRO, y Enrique Olivera y Sergio Abrevaya, de la CC, ya estaban en conversaciones. La Coalición propuso no tocar ningún tributo salvo el de los bancos, y crear el impuesto al sello a las transferencias de futbolistas. Como al no tener esas subas la Ciudad dejaría de recaudar unos 1.000 millones, ese dinero se podría obtener con otras medidas que no afecten directamente el bolsillo de la gente (ver Polos...). Además, cobrarle el 8% de Ingresos Brutos al juego.

En el macrismo lo aceptaron, pero insistían con dejar el 1% de Ingresos Brutos a la industria (aunque protegiendo a las pymes), subir la carga para los hipermercados y ampliar Sellos pero dejando afuera a los contratos que involucren a personas físicas. Anoche, fuentes de ambos bloques confirmaron que el acuerdo estaba cerca, aunque había que cerrar esos temas y otros detalles técnicos.

A poco de comenzar un nuevo año electoral, con la oposición reagrupándose un consenso entre los bloques que responden a Macri y Carrió no sería un dato menor. Por eso, en el kirchnerismo salieron a despegarse. El presidente de la bancada, Diego Kravetz, aseguró: "Tal como pasó con el aumento del ABL el año pasado, otra vez un acuerdo entre Macri y Carrió termina en un impuestazo. Sino, que expliquen como una suba para los bancos no afectará a los créditos y las tasas de interés, por ejemplo".

Comentá la nota