PRESUPUESTO. El Intendente reveló detalles inéditos de sus planes para el 2009 Al Hospital se entrará por Sarmiento y prevén municipalizar otro servicio

Serán unos 130 millones de pesos. Mucha inversión en Cultura, remodelación arquitectónica del Hospital con entrada por Sarmiento, agua potable antes que pavimento, peatonal y obra en el Hogar de Niñas. Dice que Servicios Urbanos debe tener "más progresividad".
Es decir, aumentará en algunas zonas. En poco tiempo se municipalizará otro servicio tercerizado: la limpieza. "Que por la avenida se entre a la guardia y que por esa misma entrada sea la atención". Es decir que se anularían los accesos por Rivadavia y por Alsina donde suele atascarse en tránsito en horas clave. "La gente va a estar más cómoda y con otra concepción arquitectónica", redondeó. Cuando vecinos del barrio Dorrego le pedían asfalto, él les decía "a vos te falta agua corriente, por eso tenés que luchar". Lo sigue sosteniendo ahora. "En los barrios, la mayor demanda de los vecinos es el pavimento, cuando no tienen agua potable".

ver más imágenes

Silvana Melo

smelo@elpopular.com.ar

El azar parece no favorecerlo a la hora de las definiciones: el Presupuesto de su primer año de gobierno fue una réplica del que había ejecutado su padre en 2007. Ahora, que tiene en sus manos modelar filosóficamente su gestión a través de la herramienta que desnuda todas las intenciones y la ideología de un gobierno, la sombra de la tormenta financiera inter-nacional le oscurece el horizonte. Sin embargo, José Eseverri parece dispuesto a exhibir, más allá de los discursos, su diversidad. El Presupuesto descubre cuánto hay para gastar -cree que unos 130 millones- y en qué se va a gastar. Y esas decisiones definen profundamente a un gobernante. El Intendente quiere extender por toda la ciudad el agua potable antes que el pavimento. Habla de una gran inversión en Cultura. De tasas con mayor progresividad. Y de algunas obras que "le cambien la cara a la ciudad". El acceso al Hospital por la avenida Sarmiento es novedoso. Además, busca seguir con su política de remunicipalizar lo que su padre tercerizó. Ahora le toca al servicio de limpieza.

Calcula que serán unos 130 millones de pesos. Es decir, se suman 23 al Presupuesto actual. Serán los meses que vienen, la evolución de la crisis, los aportes que lleguen o no desde Nación y Provincia, la desaceleración del consumo, la retracción en la cobrabilidad, entre otras variables externas e internas, los que marquen el destino de este cálculo.

Eseverri marcó que "este año tuvimos un aumento importante en la masa salarial" que se verá reflejado en el Presupuesto 2009. Las razones: "recomposición de los salarios y municipalización de algunos servicios, como las cooperativas de pavimentos que ahora son municipales, el trabajo que hacía la Fundación Hospital, la vigilancia". Pero esta corriente des-tercerizadora (que recorre el camino inverso de su padre) no pararía aquí: ya están analizando que el servicio de limpieza, ahora en manos de una cooperativa, vuelva a manos de personal comunal.

Cambios en el Hospital

"Hace meses que venimos llevando adelante un trabajo interesante muy en silencio", relató José Eseverri. "Todos los jueves tenemos una reunión de los arquitectos de la Municipalidad con los jefes de cada servicio. Se habla con todos, desde las telefonistas hasta los ambulancieros". Se trata "de ir armando un programa de reforma hospitalaria porque hay mucho que cambiar. La persona que entra por Alsina a la guardia del Hospital se encuentra con una pared. Y nadie va ahí de fiesta. Entonces hay que darle una recepción más cálida, más cómoda. Que no esté todo a la vista desde afuera. Mejorar también el acceso de las ambulancias, por ejemplo".

Para eso, la idea es "abrir un acceso sobre Sarmiento. Que por la avenida se entre a la guardia y que por esa misma entrada sea la atención". Es decir que se anularían los accesos por Rivadavia y por Alsina, donde suele atascarse en tránsito en horas clave. "La gente va a estar más cómoda y con otra concepción arquitectónica", redondeó.

Los ejes del Presupuesto que se está terminando de cerrar son "el Hospital, la peatonal, el proyecto en el Hogar de Niñas" como hitos novedosos a los que se suma el Polo Ambiental, "más allá de las obras de infraestructura para la ciudad".

El agua como centro

Son las obras que pocos intendentes se disponen a hacer porque no se ven. No son puentes ni pavimentos. Son redes bajo tierra que no se pueden mostrar en fotografías. El agua y las cloacas han sido primas postergadas en las gestiones de cemento a la vista y corte de cinta. Cuenta el mito que Eseverri (Helios) se enojó tan profundamente cuando perdió la elección en 1987 contra Juan Manuel García Blanco que se prometió hacer obras a la vista. Y no tanto de las que serpentean bajo la tierra.

Olavarría creció mínimamente en agua y cloacas en la última década. Eseverri (José) asumió el déficit del agua potable desde el principio y la situó en su horizonte como para no olvidarla. Cuando vecinos del barrio Dorrego le pedían asfalto, él les decía "a vos te falta agua corriente, por eso tenés que luchar". Lo sigue sosteniendo ahora. "En los barrios la mayor demanda de los vecinos es el pavimento, cuando no tienen agua potable". Por lo tanto está dispuesto a determinar prioridades. "Esa es una definición ideológica", dijo. "Queremos llevar conciencia. Si hacemos pavimento y después tenemos que llevar el agua, estamos en problemas".

Los tributos

Con 130 millones de presupuesto, Olavarría parece tener una carga impositiva mayor que la de Tandil -que presentó una cifra similar- sobre sus contribuyentes. Pero, aclaró José, "tenemos un subsidio indirecto vía Impuesto a la Piedra; vivir en Olavarría es mucho más barato que vivir en Tandil. Tenemos una tasa de Seguridad e Higiene del 0,3 por mil, cuando en la mayoría de los municipios está en el 0,5 por mil. Y no la vamos a tocar. Tampoco tocaremos la tasa vial". Pero cuando se habla de Servicios Urbanos, el Intendente admite que "debería tener una progresividad mayor que la actual". Eseverri considera que el mapa tributario de Olavarría ya es anacrónico. Cuando se determinaron las zonas, en las menos costosas no había nada o simplemente viviendas precarias. "Ahora la ciudad creció mucho y hay muy buenas casas en barrios donde se paga 8 pesos de Servicios Urbanos. Eso no puede ser". Se analiza, entonces, una actualización de las zonas y un aumento en algunas de ellas.

"Estamos siendo muy responsables con el manejo del tema del campo", comenzó, a la hora de hablar de la tasa vial. "Nos estamos empezando a reunir con productores para decirles qué es lo que queda en concepto de tasa vial". En principio "quiero reconocer que a pesar de las cuestiones políticas que ha habido este año, el campo nunca dejó de pagar" el tributo. Entonces "para mejorar el tema del mantenimiento, si no modificamos los números vamos a tener la tasa vial más baja de la Provincia. Los productores van a saber lo que se recauda y cuánto se puede invertir". Hoy son 4 millones de pesos más uno que llega de Provincia por la descentralización del Inmobiliario Rural. Ese dinero "no alcanza más que para mantenimiento. Entonces habrá que pensar que otro tipo de contribución por mejoras. En licitar las obras que sean necesarias y pagarlas entre todos".

Aclaró que "nosotros no tenemos una tasa que permite sostener el resto del municipio. La tasa vial va a los caminos". Pero hay que tener claro que "al día de hoy hemos recaudado 91 millones; la tasa vial es apenas 4.100.000".

Turbulencias

Las turbulencias financieras que bajan y miran desde las fronteras "cambiaron un poco la situación. Hoy no hay parámetros para manejarse", admitió José Eseverri. "El esquema es un Estado municipal que si hay problemas en lo privado el año que viene tiene que salir a hacer inversión en la obra pública".

Con su primer Presupuesto genuino, a pesar de todo, está dispuesto a "mostrar algunos cambios"; además del eje en el agua, "mayor inversión en Cultura, que va a ser una de las participaciones más fuertes y distintiva en la Provincia". La realidad "indica que vamos a tener una situación de recursos inestable y es una limitante. Pero sí este Presupuesto va a tener mucho más que ver con mi pensamiento".

Mientras tanto, se reúne con empresarios y con sindicalistas para palpar cómo le va a cada uno en la feria. Y cómo se pertrecha por si llega el huracán. "Veo bien a la industria, todavía. Mal al campo, y al comercio expectante". Pero "hay una sensación general de que el país está mucho mejor parado que en otras crisis". Olavarría depende de todos los vientos. "Si la gente decide ahorrar en ladrillos, a Olavarría le va a ir bárbaro. Pero si hay retracción privada, hay que esperar que los Estados salgan a hacer obra pública".

Comentá la nota