Presupuesto 2010 más ortodoxo: dólar quieto, gasto controlado y baja inflación

 Presupuesto 2010 más ortodoxo: dólar quieto, gasto controlado y baja inflación
Boudou presentó en el Congreso un proyecto que estima un aumento del gasto del 12,4%, un tipo de cambio estable y un costo de vida del 6,1%. Dudan de los números de 2009
Entre risas, un economista lo definió como un ejercicio "ortodoxo". Otro remarcó que para cerrar 2009 con el superávit previsto, los ingresos deberían duplicar su ritmo de crecimiento interanual en los meses que faltan. Este tipo de inconsistencias proliferaron ayer, luego de que el ministro de Economía, Amado Boudou, presentara en la cámara de Diputados el proyecto de Ley de Presupuesto 2010, que el Congreso empezará a analizar la semana próxima.

Tal como se adelantó, el proyecto, al que Boudou definió como "muy responsable, muy equilibrado y llevado a cabo con mucha seriedad", estima para 2010 un crecimiento del 2,5%, una inflación del 6,1% y el dólar merodeando los $ 3,95. También prevé un incremento en las exportaciones (12,8%) y en las importaciones (16,8%) que obedecerán al mejor contexto internacional, según el ministro. Y, paralelamente los derechos de exportación aumentarían casi 35%, hasta los $ 43.116 millones, lo que prácticamente destierra toda previsión de baja de retenciones.

Una de las cuestiones que más llamó la atención fue que el Ejecutivo pronostica una expansión del gasto público de 12,4%, cuando crece al 31% anual en la actualidad. Eso, con un aumento en la masa salarial estimado en el 14,4% y con transferencias a los sectores público y privado en un nivel similar. El gasto en personal y prestaciones jubilatorias, que gozan de este año con ajustes semestrales, implican un crecimiento mínimo del gasto primario del 8%, lo que deja escaso margen para incrementar la inversión en obra pública y los subsidios y esto, en última instancia, debería redundar en aumentos tarifarios.

Así y todo, el Gobierno espera un menor superávit primario, del 2,17% del PBI.

Esto, poco creíble para algunos economistas, podría convertirse en toda una señal de contención de erogaciones para los inversores, porque el Gobierno puede reasignar partidas sin pasar por el Congreso, pero no aumentar el nivel de gasto.

Por otro lado, las exportaciones (u$s 65.173 millones) estarían subestimadas "si se normaliza la cosecha", afirmó Marina Dal Poggetto, economista del estudio Bein.

El arrastre

Según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), no sólo las metas previstas para 2010 son de difícil cumplimiento. También lo es lo estipulado para lo que queda del año. El Gobierno estima ingresos para 2009 $ 254.391 millones. Para que ello ocurra, la recaudación, que viene creciendo al 11 por ciento interanual, debería incrementarse un 22% interanual en los meses que quedan para finalizar el período. "Los ingresos debieran duplicar su tasa de crecimiento en lo que resta del año, algo que a juzgar por el comportamiento de las principales variables económicas, no parece factible que se cumpla", aventura el Iaraf.

En tanto, el diputado de Proyecto Sur y economista de la CTA, Claudio Lozano, dijo que Boudou "dibujó" el resultado primario favorable "con los nuevos recursos de la ANSeS (un flujo de $ 13.000 millones, otrora administrados por las AFJP) y por el uso de los recursos que la ANSeS gana por sus inversiones ($ 7.000 millones)". Con esos $ 20.000 millones,según Lozano, el Gobierno logra compensar la caída de ingresos producto de la magra recaudación.

Ninguna de estas críticas frenó a Boudou en su intento de mostrar números más amigables que seduzcan a los inversores y ayuden a la Argentina a colocar deuda. "No queremos ser desmesuradamente optimistas, ya que algunos hablan de la famosa W (es decir, una nueva recesión en el mundo). Pero también está claro que los países desarrollados han tomado decisiones que llevaron a una intervención masiva en los mercados y mejoraron el panorama de 2009", dijo. También admitió que "la Argentina recibió coletazos" por la crisis, pero, a diferencia del grueso de las consultoras privadas, estimó que este año el país esquivará la recesión y crecerá 0,5 por ciento.

Comentá la nota