Presupuesto 2010: dudas sobre cómo se financiarán el gasto y el rojo provincial

Son los focos a los que apuntará la oposición, junto al uso discrecional de fondos.
Las dificultades para conseguir financiamiento, el rojo de las provincias y el uso discrecional de 30 mil millones de pesos por parte del Gobierno son los temas que más preocupan a la oposición a la hora de tratar el Presupuesto 2010, al que el kirchnerismo intentará darle media sanción el jueves, en Diputados, al cabo de una sesión "ómnibus" que comenzará pasado mañana.

El proyecto fue debatido las últimas dos semanas en la comisión de Presupuesto y Hacienda que preside el oficialista Gustavo Marconato, ante un desfile de funcionarios. Según los cálculos, entre los ingresos que tendrá el Estado y los gastos que deberá afrontar, le quedarán disponibles fondos por el equivalente al 2,29% del Producto Bruto Interno (PBI). Con estos fondos, habrá que hacer frente a los pagos de los vencimientos de deuda, tras lo cual sólo restarán 0,5% del PBI, que equivalen a 621 millones de pesos.

Hay un dato oculto que la oposición advierte como preocupante: el Gobierno descuenta que conseguirá financiamiento por 55.282 millones de pesos, colocando un bono. Pero, dicen, no hay garantías de que los fondos se consigan.

Además, al mirar los números desagregados, se observa que Economía cree que podrá refinanciar las deudas que tomó este año con organismos que son parte del propio estado, como ANSeS, AFIP, Banco Nación y Banco Central. Estos fondos, que el Gobierno ya usó y tendrá que devolver tarde o temprano, suman nada menos que $ 26.382 millones.

"Está claro que el año que viene habrá problemas de financiamiento", le aseguró a Clarín el peronista disidente y ex viceministro de Economía Jorge Sarghini. Dijo más: estimó que en lugar de superávit financiero habrá un rojo por unos 6.000 millones de dólares. "Este faltante se estima al considerar que el superávit primario será de apenas el 1,2% del PBI, y tiene en cuenta que el Gobierno planea seguir echando mano a los fondos intraestatales, como ANSeS, AFIP y Banco Nación", precisó.

Otro experto, el diputado electo por la Coalición Cívica Alfonso Prat Gay opinó que el Gobierno apenas conseguirá que le quede un 1% del PBI después de hacer frente a sus gastos corrientes. "Esto implica que en lugar de haber superávit financiero, como ellos dicen, habrá un déficit de por lo menos 15.000 millones de pesos", indicó el ex titular del Central.

Hay quienes son aún más pesimistas. Para Claudio Lozano, de Proyecto Sur, "el Presupuesto 2010 incluye una previsión de recursos que está por encima de la que se va alcanzar y un gasto por debajo de lo que es esperable". Y calculó que "el ejercicio de 2010 parece mucho más comprometido que el corriente, que terminará con un rojo de 2.367 millones de pesos". Aseguró que "la brecha a financiar puede ser entre 60.000 millones y 75.000 millones de pesos".

Pero desde el Gobierno insisten en que tendrá fondos suficientes para afrontar todos los gastos. Pero necesitará recaudar un 13% más que en 2009. Y dejó afuera la posibilidad de repartir más ingresos con las provincias, como por ejemplo con el impuesto al cheque.

"Si se coparticipa todo el impuesto al cheque, habría 12.000 millones de pesos para las provincias y no tendrían déficit", sostuvo Fernanda Reyes, de la Coalición Cívica. Pero ese camino está bloqueado, porque la Nación no parece dispuesta a resignar ni un centavo de la recaudación.

Comentá la nota