El Presupuesto 2010 no aparece como una prioridad legislativa

Hay receso en los tres poderes. Desde la Legislatura ya adelantaron que el propio Gobernador descartó la convocatoria a sesiones para tratar este y otros temas.
A la ce­le­ri­dad ini­cial pa­ra ana­li­zar y apro­bar las le­yes que per­mi­ti­rán el en­deu­da­mien­to pro­vin­cial, le su­ce­dió la abu­lia y po­co in­te­rés del Po­der Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial pa­ra ana­li­zar otras nor­mas eco­nó­mi­cas que ne­ce­si­ta to­da bue­na ad­mi­nis­tra­ción. El Pre­su­pues­to 2010 ya no es una prio­ri­dad y los ar­gu­men­tos ofi­cia­les pa­ra pos­ter­gar su tra­ta­mien­to son si­mi­la­res a los que uti­li­za­ban los fun­cio­na­rios de la an­te­rior ges­tión. Pri­me­ro re­ne­go­ciar la deu­da con el Es­ta­do na­cio­nal y des­pués apro­bar el pre­su­pues­to pa­ra sa­ber, efec­ti­va­men­te, con qué can­ti­dad de di­ne­ro se con­ta­rá pa­ra el res­to del año.

"El Go­ber­na­dor nos di­jo que no va a ser ne­ce­sa­rio con­vo­car a ex­tra­or­di­na­rias en ene­ro", de­cla­ró el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos, Pe­dro Cas­sa­ni, cuan­do anun­ció que to­do el mes se­rá uti­li­za­do pa­ra la fe­ria le­gis­la­ti­va.

El le­gis­la­dor es­ti­mó que en fe­bre­ro po­drí­an re­gre­sar a la ac­ti­vi­dad, siem­pre "a dis­po­si­ción de las ne­ce­si­da­des del Po­der Eje­cu­ti­vo", por­que es atri­bu­ción del Go­ber­na­dor con­vo­car a se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias y fi­jar el te­ma­rio a tra­tar.

An­tes de asu­mir Ri­car­do Co­lom­bi lo­gró atar con­sen­so le­gis­la­ti­vo pa­ra las le­yes que le eran ne­ce­sa­rias pa­ra ir a Bue­nos Ai­res a re­pro­gra­mar la deu­da, en el mar­co de la fle­xi­bi­li­za­ción de las con­di­cio­nes que exi­gía el Pac­to de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal pa­ra au­to­ri­zar esos en­deu­da­mien­tos.

Otro fun­cio­na­rio que abo­nó la idea que el Po­der Eje­cu­ti­vo no tie­ne apu­ro pa­ra tra­tar la pre­vi­sión de gas­tos del pre­sen­te año fue el pre­si­den­te del Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia, Car­los Ru­bín, cuan­do res­pon­dió tres ve­ces se­gui­das con un la­có­ni­co "no ha­bla­mos del pre­su­pues­to", an­te las in­sis­ten­tes pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas que lo es­pe­ra­ron en el pa­si­llo de la Ca­sa de Go­bier­no, tras su en­tre­vis­ta per­so­nal con el Man­da­ta­rio pro­vin­cial.

Ca­be acla­rar que el Po­der Ju­di­cial ya ele­vó su pre­vi­sión de gas­tos a me­dia­dos de di­ciem­bre, con un ajus­ta­do mon­to de 288 mi­llo­nes de pe­sos, que só­lo ser­vi­rán pa­ra ga­ran­ti­zar el fun­cio­na­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo y en­ca­rar al­gu­nos pro­yec­tos de­mo­ra­dos en ejer­ci­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos an­te­rio­res.

Asi­mis­mo ca­be des­ta­car que el ac­tual Go­bier­no he­re­da pro­ble­mas fi­nan­cie­ros de­ri­va­dos del ac­cio­nar le­gis­la­ti­vo que obs­tru­yó la apro­ba­ción del Pro­gra­ma de Asis­ten­cia Fi­nan­cie­ra, lo que le sig­ni­fi­có a la pro­vin­cia un re­cor­te de fon­dos de unos 500 mi­llo­nes de pe­sos, que se des­cuen­tan pun­tual­men­te de las re­me­sas na­cio­na­les.

Es más, el pro­pio Go­ber­na­dor ar­gu­men­tó que en di­ciem­bre ese des­cuen­to y pro­ble­mas he­re­da­dos de la an­te­rior ges­tión im­pi­die­ron con­fec­cio­nar un cro­no­gra­ma de pa­gos de suel­dos y del me­dio agui­nal­do que re­cién co­men­za­rá a abo­nar­se des­de hoy. Ver pá­gi­na 4.

El Go­bier­no tam­bién afron­ta pro­ble­mas gre­mia­les y Ri­car­do Co­lom­bi re­cu­rrió al pe­di­do de pa­cien­cia di­ri­gi­do a la con­duc­ción de los sin­di­ca­tos que ya se pre­pa­ran pa­ra in­sis­tir con au­men­tos sa­la­ria­les, ya que se re­sis­ten a ser "la va­ria­ble de ajus­te" de los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros que tie­ne la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, de­ri­va­dos de lo que los ac­tua­les go­ber­nan­tes de­no­mi­nan "la fies­ta" de gas­tos que eje­cu­tó el go­bier­no de Ar­tu­ro Co­lom­bi, y, va­le re­cor­dar­lo, del ac­cio­nar le­gis­la­ti­vo men­cio­na­do más arri­ba que aho­ra le ge­ne­ra pro­ble­mas a la Pro­vin­cia y a los mu­ni­ci­pios que en di­ciem­bre só­lo con­ta­ron con 15 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra re­par­tir en­tre las 68 co­mu­nas, si se tie­ne en cuen­ta el mon­to gi­ra­do por el Go­bier­no na­cio­nal en con­cep­to de Co­par­ti­ci­pa­ción Fe­de­ral.

Comentá la nota