Presupuesto 2009: Ya genera rotundo rechazo un nuevo aumento de tasas

Luego de que el Secretario de Economía y Hacienda de la Comuna, Mariano Pérez Rojas, le adelantara a 0223.com.ar que el intendente Pulti “está evaluando un nuevo aumento de tasas” para el próximo año, el rotundo rechazo de los vecinos de los distintos barrios de la ciudad no se hizo esperar.
Mientras que la mayoría de los contribuyentes reclamó la devolución de los tributos en obras y aseguró que “el Municipio recauda para aumentar los sueldos de los funcionarios”, otros ya comenzaron a organizarse para hacerle saber al Jefe Comunal su disconformidad ante este nuevo golpe a los bolsillos de los marplatenses.

A pocas horas de que el titular de la cartera de Hacienda de la Comuna deslizara en declaraciones a 0223.com.ar que “se está analizando un aumento de tasas” en el Presupuesto 2009, fomentistas de los diferentes barrios de Mar del Plata hicieron saber su descontento.

Cabe recordar que en el corriente año, el Jefe Comunal ya aplicó un incremento cercano al 30%.

En diálogo con este vespertino digital, la presidenta de la Sociedad de Fomento del barrio General San Martín, Paulina Coggi, sostuvo: “Veo muy mal que siempre seamos nosotros los que seguimos aportando para que la Municipalidad funcione, porque llevamos dinero para hacer determinadas obras pero no las hacen”.

“Siempre están listos para gestionar partidas para organizar la Davis o mejorar el Provincial, pero nunca para obras que realmente necesitamos los marplatenses”, mencionó, al tiempo que criticó que “la última vez que nos reunimos con (el Director de Vialidad y Alumbrado, Ingeniero José María) Conte nos dijo muy clarito que en el presupuesto no estaban contempladas las obras para los barrios; entonces, si un funcionario que el Intendente pone para que nos solucione problemas nos dice eso, qué nos queda esperar”.

En tanto, Julia Galazo, titular de la Asociación Vecinal de El Gaucho, no ocultó su enojo ante la información y disparó: “¿Qué quieren inventar? Si uno lo viera retribuido, todavía, pero nunca sabemos a dónde va a parar esa plata”.

“Tenemos un convenio vigente desde el año 2002, cuando el litro de gasoil valía $0,50, y sólo nos alcanza para cortar el pasto”, manifestó la vecinalista, quien tuvo duros conceptos para las autoridades municipales: “Aumentan las tasas para aumentarse los sueldos, porque cuando Mariano Pérez Rojas me dijo que pagan $23.500.000 de sueldos por mes y $ 400.000 a las sociedades de fomento que tenemos convenio para hacer el trabajo que tienen que hacer ellos, le dije que no tenían vergüenza”.

“No sé que quieren hacer estos muchachitos, parece que se les subió el poder a la cabeza”, sentenció Coggi.

Desde el barrio Belisario Roldán, su presidente Miguel Ángel Marino, coincidió con sus colegas fomentistas: “No es momento para una suba, pero a alguno le tienen que sacar plata y esos siempre somos nosotros”.

“No sería justo ni lo correcto, pero qué vamos a hacer si ellos hacen lo que quieren aunque no estemos de acuerdo”, lamentó.

En tanto, Rubén Domicoli del barrio Belgrano hizo hincapié en la importancia de “ser más equitativo”: “Hay que marcar una diferencia entre los que tienen grandes servicios y los que no, o tienen los mínimos”; e instó al Intendente Pulti a que “apele al sentido común y vea quiénes tienen que pagar más y quiénes menos”.

A su vez, Mirta Ibarra, titular de la Sociedad de Fomento de Los Tilos, ratificó que “nunca estuvimos de acuerdo con la subas en las tasas para sostener una situación que no está reflejada en función del objetivo puntual de la Municipalidad, que es su devolución en obras”.

En esa misma línea se manifestó Miguel Fernández, tesorero del barrio Nuevo Golf”, quien adelantó que ya se está trabajando con las sociedades de fomento de Cerrito Sur, Juramento, San Martín, Santa Celina, El Progreso y El Jardín, entre otros, para presentar una nota al Intendente en rechazo a este posible aumento”.

Similar oposición analizan presentar los habitantes del Barrio Feliz, según dijo su presidente Alberto Escudero.

“En este sector, en el que trabajamos a pulmón porque somos olvidados por el Municipio, pagamos los impuestos como un barrio residencial, pese a que no tenemos salita de salud, luminarias, cloacas y demás”, expresó el vecinalista, y continuó: “Aumentar las tasas es una cosa de locos, primero hay que arreglar la ciudad para que la gente quiera pagar los impuestos”.

No obstante, aceptó que si bien “en todos los barrios vamos a estar en desacuerdo con el aumento, el Intendente es el que lo decide y lo aprueba sin pedir una opinión al vecino”.

Comentá la nota