Los prestadores turísticos ante nuevas inversiones después de la inundación

Luego de los picos registrados durante la creciente, los niveles en el río Gualeguaychú bajaron y dejaron expuestos muchos problemas para las personas que trabajan del turismo. Grandes destrozos dejó el agua en toda la rivera, principalmente en las parquizaciones.
Las zonas más afectadas fueron las del Camino de la Costa, el Boulevard de Regatas y el Camino de la Península, en San Juan al este. Una gran cantidad de prestadores turísticos sufrieron los avatares del agua cuando ingresó a las instalaciones de sus respectivos complejos habitacionales.

El propietario de Cabañas "Las Molinas", Florencio Díaz, tiene su negocio sobre el Camino de la Península. El agua descendió pero dejó los rastros de su larga permanencia en el predio. "Tengo la mitad del complejo con un barro espeso, mucho olor y mosquitos", comentó el hombre.

Díaz contó que la inundación acabó con su tan cuidado parque y agradeció que el agua no llegó a ingresar en las cabañas, de lo contrario el desastre hubiera sido peor y mayor la inversión para dejar en condiciones su complejo.

Detalló que deberá arreglar y volver a pintar la pileta, además de poner en condiciones el parque, gastos que estimó que rondarán los seis mil pesos. Además se lamentó que durante el mes de diciembre no se pudo trabajar. Recién por estos días pudo ingresar y observar el panorama post-inundación

Otro prestador, en este caso Pedro Casenave de Cabañas "Weekend", situado en el Boulevard de Regatas, recordó y comparó lo sucedido con lo ocurrido en el 2007. "El agua se mantuvo durante 10 días estacionada y eso produjo serios daños en las cañerías, instalación eléctrica y parquización", comentó, y sobre esto último es en lo que más se lamentó porque "lo que se ofrece entra por los ojos" y un buen parque juega un rol importante en este rubro.

Casenave contó que durante el 2009 realizó una inversión de casi 100 mil pesos en la construcción de cuatro boungalows pero ahora deberá reinvertir poco más de 10 mil para reparar carteles, electricidad, cambiar cables subterráneos y maderas hincadas por el agua.

A pesar de lo ocurrido se mostró optimista por el futuro y cree que habrá una temporada mejora que la pasada. "Tenemos una buena cartera de cliente, somos viejos en la zona y eso permite que tengamos un 15 por ciento de reservas para enero", dijo y aclaró que "lo fuerte comienza después del 20 de diciembre".

El comerciante rogó para que las autoridades provinciales realicen una buena publicidad de la ciudad y que no se brinde una imagen distorsionada de la realidad.

Otro de los que se lamentó una vez que bajó el agua es el encargado del complejo "Puerto Sosiego", ubicado sobre el Camino de la Costa. Juan Echepare brindó un detalle de lo que ocurre actualmente donde él trabaja y lo que pasa con sus vecinos.

Como todos sus colegas, el sector más perjudicado fue el parque que quedó arruinado. "Mucho olor, barro y mosquitos, eso dejó la inundación, ahora hay que hacer una limpieza profunda con cloro, detergente e hidrolavadora", indicó el empleado.

Dentro de los boungalows y departamentos que se ofrece al turismo, el agua dejó las paredes manchadas e hinchó puertas y aberturas en su estadía. Echepare estimó en 20 mil pesos dejar en condiciones el complejo, que debe ser antes del 20 de diciembre porque ya se tienen reservas para dicha fecha.

"Tenemos que comprar césped porque el agua estancada lo pudrió, al igual que a las plantas. La mayor inversión deberá ser en el parque, en pintura, madera y la mano de obra", destacó el hombre.

Jorge Telechea, propietario del complejo "Aires de Río", ubicado sobre el Camino de la Península, aclaró que el agua bajó y su predio ya se encuentra en condiciones. "Se limpió el parque, las piletas, el quincho", manifestó, pero se lamentó en los fines de semana perdidos durante diciembre, los cuales estuvieron reservados y debieron ser dados de baja por las condiciones en las que estaba el camino.

El comerciante dijo que con la altura actual del río ya puede trabajar y ya cuenta con reservas por lo que se encuentran trabajando para dejar en condiciones el parque que estuvo inundado en 20 centímetros.

El encargado de las Cabañas El Parque, Santiago Müller, contó acerca de la situación que se vive en el complejo ubicado sobre el Camino de la Costa. informó que el agua no llegó a ingresar a las seis cabañas que hay en el lugar y por ello no es mucha la inversión que se debe realizar, pero aún continúan con expectativa de lo que pueda a ocurrir con el río y por ese motivo no han comenzado con ningún tipo de trabajo dentro del predio.

"Nos faltó un centímetro para que el agua ingresara en las cabañas, pero igualmente dejó destrozos en el parque debido al tiempo que estuvo inundado, se cayeron árboles y no quedaron plantas. El agua bajó y dejó mucho olor a podrido y hay muchos mosquitos", detalló el hombre.

Comentá la nota