La prestación de Internet, un servicio obligatorio

El Gobierno estableció que el denominado "servicio universal", el concepto que hace referencia al acceso de todos los habitantes a un servicio mínimo de comunicación, incluirá la prestación de Internet
La Secretaría de Comunicaciones retomó hace dos años el plan que prevé la constitución de un fondo para extender la red de telecomunicaciones hacia áreas no cubiertas. El modelo contempla tanto el aporte mensual por parte de las empresas del sector (desde Telefónica y Telecom, hasta las cooperativas o firmas de telefonía por Internet), como la presentación de proyectos de obras de infraestructura. En el último año, la gran discusión que se generó en el mercado fue la intención de algunas compañías de hacer valer inversiones ya realizadas, incluyendo proyectos de discutido interés social, como la provisión de telefonía celular en rutas y zonas antes desconectadas.

Debido a eso, el Gobierno resolvió reglamentar los proyectos presentados por las compañías y publicó ayer el esquema en el Boletín Oficial en la Resolución 88. El sistema establece que, para las localidades de hasta 250 habitantes, el servicio básico es de telefonía local, larga distancia nacional e internacional y, de forma opcional, el acceso a Internet. Sin embargo, para poblaciones superiores a las 250 personas, la provisión de Internet es también una obligación. En todos los casos, la velocidad mínima de conexión deberá ser de 128 kilobits por segundo (kbps) y los precios deberán ser similares a los que se cobran en los cinco primeros centros urbanos del país.

Según la SeCom, hay 1.491 localidades sin servicio básico de telecomunicaciones, en las que se encuentran a su vez 1.496 establecimientos educativos. Los proyectos que serán evaluados a partir de este reglamento serán financiados con los fondos del servicio universal, que fue instituido por primera en 2000, a través del decreto 764, pero nunca se implementó.

Comentá la nota