Los presos no aparecen y no se ven operativos cerrojos.

Los presos no aparecen y no se ven operativos cerrojos.
Mucha policía en las calles y numerosos allanamientos en domicilios de toda la ciudad. Aún con toda la fuerza policial movilizada, los cinco internos de la Alcaidía seguían prófugos. En las rutas, los controles son escasos.
La Policía no había logrado hasta ayer recapturar a alguno de los cinco presos que el miércoles por la tarde se escaparon de la Alcaidía policial de Santa Rosa mientras jugaban un partido de fútbol. El primer cimbronazo ya se produjo. La Jefatura apartó a los policías que estaban -o debían estar- en las garitas ubicadas en la parte superior del muro perimetral del penal. Según las primeras versiones, los efectivos no se encontraban en su lugar de trabajo. Por ello, la fuga recién se descubrió cuando los internos volvieron a sus celdas.

Nuevos detalles sobre la evasión masiva ocurrida el miércoles se van conociendo de a cuenta gotas con el paso de las horas. Por caso, que los responsables de la Alcaidía se percataron de la ausencia de cinco reclusos cuando estos terminaron de jugar el partido de fútbol y volvían a sus celdas. "Los cuentan cuando salen al patio y los vuelven a contar cuando entran", explicó una autoridad policial. "Ahí fue cuando se dieron cuenta que faltaban cinco", acotó.

Para ese entonces, ya había pasado un tiempo prudencial que los evadidos aprovecharon para tomar distancia del penal.

La cancha de fútbol está alojada en una estructura metálica similar a la que se utiliza en los tinglados. Sólo que su paredes laterales y el techo están "enjaulados" con una malla de metal. "Ellos descosieron esos alambres y por ahí salieron de la cancha de fútbol". Lo que nadie puede explicar, hasta ahora, es cómo hicieron para sortear el obstáculo mayor: el muro de cinco metros que limita la Alcaidía.

Lo que si es casi seguro -o por lo momentos ayer era el convencimiento de las autoridades policiales- es que las dos personas que debían estar en las garitas ubicadas en cada esquinero del penal no se encontraban en su puesto de observación. "Si hubieran estado, tendrían que haber visto que los presos se estaban escapando", dijo la fuente consultada.

Allanamientos.

En la víspera, los allanamientos de domicilios y procedimientos policiales fueron numerosos y en viviendas de distintos lugares de la ciudad. Se focalizaron en casas de familiares de los evadidos, conocidos o personas que pudieran tener alguna relación con ellos.

En la edición de la víspera se hizo constar que el domicilio de la fotografía pertenecía a familiares de uno de ellos. La familia que vive allí se comunicó con esta redacción para aclarar que no tienen ninguna relación de parentesco con ninguno de los evadidos.

En las rutas no se percibió tanto celo como en la capital provincial. En los puestos camineros de localidades como Realicó y Eduardo Castex, la vigilancia no difería de un día común, con momentos en que los efectivos controlaban los vehículos, alternados con períodos en que los coches circulaban por allí sin ser detenidos.

Una persona que pasó por el cruce de la ruta provincial 14 con la nacional 35 reportó la misma situación. "Había policía al costado de la ruta, pero nadie nos paró", comentó el viajero.

Baudaux pone en la mira a los controles

¿Se tomaron los recaudos en la Alcaidía al momento de salir los internos a jugar al fútbol? Esta es la pregunta que tratan de responder los responsables de la Unidad Regional I a cargo de la instancia administrativa de la fuga, la segunda en tres meses.

El jefe de Policía, comisario general (retirado) Ricardo Baudaux, fue consultado ayer por Radio Noticias para que diera detalles de la fuga de los cinco internos, hecho ocurrido el miércoles por la tarde cuando jugaban al fútbol en la Alcaidía santarroseña. "No sé si faltaron controles, la primera evaluación que uno hace es si los servicios que corresponden se cumplieron tal como están dispuestos cuando las personas alojadas en la Alcaidía salen a ese espacio abierto".

"Los servicios dispuestos estaban, no sólo por lo que me dijo el responsable de la Alcaidía, sino por lo que vi cuando me constituí en el lugar, y el análisis pasa por ver cómo se cumplieron en forma individual, cómo se asumieron individualmente las responsabilidades de los que debían estar a cargo de las consignas de cada una de las garitas".

Previo a la fuga, había 21 internos jugando al fútbol y dos policías vigilándolos (en garitas). "Se supone que se han ido (los internos) de a uno; indudablemente que es una cuestión a averiguar", dijo Baudaux.

"Salieron 21 internos al campo de juego y con respecto a los tiempos de la ausencia de los detenidos seguramente que no fue inmediata y esta es la responsabilidad individual a la que me estoy refiriendo. Lo primera evaluación que uno hace es si se tomaron los recaudos al momento de salir los internos".

-Pero es el segundo caso de fuga en tres meses y con un mismo interno ("El chileno") como protagonista, ahora acompañado por otros cuatro internos. ¿No se activaron los mecanismos para evitar una nueva fuga?

-El reaseguro es disponer que el personal policial esté en los lugares adecuados, eso se dispuso, el otro aspecto es ver cómo cumplieron cada uno de ellos su función.

-¿Y qué puede ocurrir de ahora en más, porque algún cambio de personal seguramente se hará en la Alcaidía?

-Seguramente que se hará un reordenamiento sobre la situación de la salida de los internos, avanzar en las dos causas (judicial y administrativa) y disponer con respecto a la situación de revista de cada uno de los que tenían la responsabilidad inmediata.

-Comisario Baudaux, a esta hora de la mañana (de ayer), ¿qué novedades hay en cuanto a la búsqueda de los fugados?

-Se está trabajando, todavía no los recapturamos. Hubo varios registros, la movilidad es de toda la policía de la provincia, también los puestos camineros.

-¿El responsable de la Alcaidía es el mismo que estaba cuando "El chileno" se fugó la primera vez?

-No.

-¿Y qué va a pasar con el actual responsable?

-Es motivo de análisis administrativo. En este primer momento lo estamos preparando y sobre quienes cubrían las consignas.

-¿Cuántos efectivos podrían ser sumariados (además de los dos que vigilaban a los internos)?

-Es difícil decirlo, de hecho la investigación no la hace la Alcaidía, la hace la Unidad Regional. Y en cuanto a la revisión de las conductas, será de todos.

Comentá la nota