Presiones de Europa

Europa habló con una sola voz contra la dictadura hondureña. España, Italia, Alemia, Francia y la Comisión Europa llamaron ayer a consultas a sus embajadores en Honduras.
El primero en tomar la decisión fue el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y durante todo el día su canciller, Miguel Angel Moratinos, se esforzó en convencer a sus compañeros del bloque. "Es una señal muy clara de la posición europea y de la comunidad internacional", aseguró, satisfecho, el canciller español. Unas horas antes, Bruselas había decidido suspender las negociaciones que mantenía con Centroamérica para firmar un Tratado de Libre Comercio. Al mismo tiempo, el gobierno norteamericano anunció que el lunes próximo decidirá si mantiene la ayuda militar al pequeño país centroamericano. Desde los años 80, los militares de los dos países mantienen una estrecha relación.

Comentá la nota