Presionan a Scioli para contener el estallido social

El conflicto con los trabajadores de Kraft Foods, que obligó al Gobierno bonaerense a tomar cartas en el asunto y desvincularse de los violentos episodios de la semana pasada, generó la preocupación de la cúpula sciolista.

Es que ven un estallido social en ascenso, que comenzaría en puntos neurálgicos del Conurbano bonaerense. Funcionarios provinciales conversan con los intendentes para conocer la realidad de sus distritos y los últimos movimientos de las agrupaciones piqueteras.

Desde Nación resolvieron que el gobernador "se haga cargo" de la situación y organice un plan de acción para contener a los diferentes sectores de izquierda.

El pedido fue realizado públicamente por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien quiere que Scioli presente un programa de medidas para evitar un estallido social antes de diciembre.

Ya lo había advertido a La Tecla hace poco menos de un mes atrás Juan Carlos Alderete, titular de la Corriente Clasista Combativa, quien dijo: "Si los gobernantes no atienden rápidamente esta problemática (por la pobreza), esto va a explotar".

"Estamos como en el ’99 o 2000, pero dentro de tres meses podemos llegar al pico del 2001 si todo continúa así en el Conurbano", continuó.

"En el último año, en los barrios, se ha agravado la situación. El registro que tenemos es que está faltando alimento y ya no se da abasto", graficó el dirigente social sobre la situación en el Gran Buenos Aires.

En tanto, el padre Luis Farinello también se había manifestado en el mismo sentido al indicar que "la cosa está difícil, pero aún no hemos llegado al 2001 o 2002, pero hay un párate en el país".

Comentá la nota