Presionan a Cleto para que vete a Redrado

Presionan a Cleto para que vete a Redrado
Para el radicalismo, la continuidad del presidente del BCRA es "insostenible". Le hicieron saber a Julio Cobos que debería pedir la destitución.
El conflicto del Banco Central puso a Julio Cobos en una verdadera encrucijada. Aunque todavía no ha revelado cuál será su voto en la comisión bicameral, el vicepresidente fue uno de los primeros dirigentes de la oposición en salir a respaldar al titular de la entidad bancaria, Martín Redrado. Sin embargo, desde la UCR le transmitieron en varias oportunidades que la situación del joven economista "es insostenible" y, por lo bajo, presionan para que vote por la remoción.

A pesar de que Cobos apuesta a que Redrado renuncie a su cargo para liberarse de un pronunciamiento que lo incomoda, por estas horas, el titular del Senado deshoja la margarita. Un dirigente del radicalismo aseguró a Critica de la Argentina que "ya se sabe que Redrado no va a seguir al frente del Central, por lo que no tiene sentido salir a bancarlo". Pero señaló: "También es cierto que si Cobos vota por la remoción, parte de su electorado podría sentir que no le está haciendo frente al Gobierno".

Mientras tanto, desde el kirchnerismo se frotan las manos. "Cleto está en una situación complicada. Cualquier decisión que tome será mal vista. Si dice que Redrado tiene que seguir en el cargo, será acusado de desestabilizador; pero si vota por la destitución, una parte de sus seguidores se le puede poner en contra", apuntó un funcionario del Poder Ejecutivo.

Al evaluar costos y beneficios, distintos dirigentes radicales salieron en las últimas semanas a despegarse del ex golden boy. "La situación de Redrado no va más", había manifestado el senador radical Gerardo Morales, en sintonía con las expresiones del diputado Ricardo Alfonsín, quien había expresado: "Si yo fuera Redrado, habría renunciado".

El titular del partido, Ernesto Sanz, también salió a despejar las dudas que recayeron sobre el radicalismo, a partir de la reunión que él y Morales mantuvieron con Redrado pocas horas después de que la Presidenta le pidiera la renuncia al joven economista. "No tuvimos, no tenemos ni tendremos nada que ver con Martín Redrado", había apuntado en una entrevista a este diario.

"A Cobos lo valoro como presidente del Senado y no como vicepresidente: lo que le pido es que garantice la institucionalidad y que, si le toca desempatar, desempate en nombre de la racionalidad", había planteado Sanz a la agencia Télam, frente a un eventual escenario en el que el vicepresidente tuviera que rememorar su histórico voto "no positivo".

Otro dirigente del radicalismo dio un paso más allá y señaló que el mendocino "debería votar por la remoción de Redrado". "La UCR presiona para que Cobos vote en contra de Redrado, porque si no iría en contra de lo que viene planteando el radicalismo", coincidió un ex radical K. Desde el entorno de Sanz prefirieron ser más cautelosos y reiteraron "que la situación de Redrado es irreversible y que hay que buscar una salida para descomprimir". Por su parte, allegados al titular del Senado negaron que Cobos haya recibido "recomendación" alguna por parte del radicalismo sobre su voto en la comisión bicameral.

"Lo que hay que hacer es lo que corresponde. Si existen las justificaciones para aconsejar que hay que remover a Redrado, hay que hacerlo; si no, no. No se pueden tomar decisiones en función de los posibles costos políticos", explicó Alfonsín.

"En la Argentina, por ley, los directivos del Banco Central sólo pueden ser removidos por una causa. Es decir, Redrado sólo puede ser removido con causa, y su negativa a utilizar reservas para el pago de deuda no es un motivo cuestionable. Sin embargo, eso no quiere decir que la situación de Redrado sea sostenible", se enredó el diputado radical Ricardo Gil Lavedra.

Comentá la nota