Presiona el Gobierno a la UIA para que no se sume al acto del campo

El jefe de la entidad, Héctor Méndez, negó la conformación de un frente opositor. El fastidio de algunos de los industriales más progresistas también influyó en el giro
Atemorizada por las consecuencias que traerá aparejada la foto que se sacó con la dirigencia del campo en la Conferencia Industrial y presionada por los sectores más progresistas, la cúpula de la UIA se distanció ayer de la lectura que la mostraron unida al agro y en contra del Gobierno.

El matrimonio Kirchner se molestó mucho con la situación y ya comenzó a presionar a los directivos de la UIA para evitar que concurran al acto que el campo está preparando para el jueves 10 en el Rosedal. Sin embargo, y pese al compromiso de participación que según la Sociedad Rural le manifestó Méndez, los industriales no tenían previsto asistir. "Una cosa es apoyar al campo y lograr consenso entre todas las entidades y otra es participar de un acto político en contra del Gobierno", aclaró un dirigente.

"Es un disparate ir en contra del Gobierno. No hay ningún frente empresario opositor", aseguró ayer el titular de la central empresaria, Héctor Méndez, antes de viajar a Israel, donde se reunirá con industriales y parlamentarios. Así, el industrial del sector del plástico intentó bajarle el tono a las versiones originadas en la fuerte presencia de la oposición en la convención fabril realizada en Pilar.

Si bien los industriales invitaron al Gobierno a participar, nadie se hizo presente y, en cambio, sí aprovecharon la tribuna empresaria el ex presidente Eduardo Duhalde y varios diputados electos no oficialistas. Se sumaron a la foto los dirigentes del campo, con la excepción del presidente de CRA, Mario Llambías, y eso generó el escenario propicio para cuestionar las políticas oficiales.

Algunos dirigentes de la UIA se sintieron más cómodos que otros con esta situación y hasta compartieron la mesa con Duhalde y el campo. Quienes se molestaron advirtieron que todavía quedan dos años de gestión kirchnerista y que el actual gobierno fue el que más apoyó a la industria en las últimas décadas. También se preocuparon por aclarar que existen muchas diferencias entre ellos y algunos dirigentes del agro, como el jefe de SRA, Hugo Biolcati, como para conformar una alianza.

El santafesino Guillermo Moretti fue tajante al manifestar su posición: "No estamos en un arco opositor a este Gobierno. Nunca tuve un punto de contacto con Biolcati porque mientras yo militaba en el campo nacional y popular y desaparecían compañeros nuestros, él estaba ayudando a Martínez de Hoz". En diálogo con El Cronista, Moretti aseguró que tiene "excelentes relaciones con la gente del campo", pero separa "algunos personajes".

Respecto de las diferencias internas en la entidad fabril, el empresario aseguró que "la UIA no es una unificación de pensamiento" y que "no se puede dejar de decir que este gobierno apoyó mucho a la industria".

No obstante, Méndez insistió con que "la situación política está complicada" y que si bien son responsables tanto el Gobierno como la oposición, "la mayor responsabilidad pasa por la conducción". Y añadió: "Si la cabeza derrama amor y paz, seguramente podrá negociar amor y paz. Yo no hago piquetes ni corto las calles, ni le impido circular a la gente". Sobre el escenario económico, el presidente de la UIA consideró que es "más controlable", pero "la política está más desordenada, no ofrece garantías". De todos modos, reconoció que "sigue habiendo algunas actitudes del Gobierno que son buenas y hay que rescatar", como la "firme defensa de la industria".

Comentá la nota