La presión de los productores en el recinto del HCD trajo beneficios para todos

La presión de los productores en el recinto del HCD trajo beneficios para todos

Las tasas tenían en general un aumento del 40% en la Ordenanza original; pero la vial fue la más favorecida: no se aumentarán las primeras 2 cuotas del 2018 y la base imponible para el resto del año será en base a litros de gasoil por hectárea.

También quedaron firmes las moratorias y los descuentos, que en la original se quitaban. Las tasas urbanas sufrirán menos aumentos que los previstos en la envida por el ejecutivo, del 40 por ciento a partir de enero se bajó a no aumentar en la primera del 2018, un 20% a partir de la segunda y un 15 % acumulativo a partir de la tercera. Y quedó suspendida por todo el año próximo la tasa de monitoreo rural.

Difícil contar todo lo que sucedió ayer en el recinto del Concejo Deliberante, durante el tratamiento de las Ordenanzas Fiscal e Impositiva. Como anunció este matutino en su título de ayer, había convocatoria a los vecinos para ejercer presión con la presencia en el recinto y así lograr que los concejales oficialistas, que suman 9 y tienen mayoría automática, no abusaran de ese poder y revieran el aumento del 40% en todas las tasas que preveía el Ejecutivo para 2018.

Se vivió en el recinto una situación similar a la ocurrida en los ´90 con el tratamiento de la obra de cloacas para Villa Diamante o ya entrados los 2000 con el tratamiento de la tasa universitaria para arancelar el CRUB y asegurar su funcionamiento. La gente estaba en el recinto, muchos desconocedores del reglamento del cuerpo, la mayoría productores agropecuarios enojados con la inundación, el mal estado de los caminos y el aumento que se viene, un combo explosivo.

El bloque de Cambiemos pidió la palabra y se explayó a través de Susana Patti, José Gabriel Erreca, Laura Ducasse y Gustavo García. Todos cuestionando los aumentos por el mal servicio que dijeron ha prestado el municipio en 2017 en la materia. Marcelo Salamanco, del boque Primero Bolívar, estuvo en concordancia con los dichos de sus pares de Cambiemos y del otro lado no se escuchó palabra.

Ya en ese momento algunas personas del público habían gritado hacia los concejales oficialistas, y cuando pidió la palabra Marcos Beorlegui para argumentar, crecieron los comentarios del fondo e intervino el presidente Luis Mariano, incluso hablando con el público, algo que no debe hacer según el reglamento. Algunas personas se acercaron a las concejales del FPV-PJ que están en la segunda fila (Débora Albano, Liliana Ledesma y Andrea Prieto) con quienes cruzaron algunas palabras.

Allí Mariano debió parar la sesión, suspenderla o pasar a un cuarto intermedio. La demora en esa medida hizo que algunos del público se envalentonaran en la discusión y recriminaran por el mal estado de los caminos, por sobre todas las cosas. Las aguas parecieron calmarse cuando finalmente se aprobó el cuarto intermedio; pero a la salida del recinto hacia los bloques Marcos Beorlegui tuvo un entredicho con un productor y por poco no se fueron a las manos.

La calma volvió no sólo por el cuarto intermedio sino por su duración: fueron casi tres horas en las que la gente aplaudió para que volvieran a sesionar, mientras los presidentes de bloque consensuaban reformas a los porcentajes de aumento como había pedido Gustavo García previo al cuarto intermedio.

Poco antes de las 23 horas, con el clima algo más calmo, pero no del todo, regresaron los concejales al recinto, el presidente Mariano leyó las reformas acordadas por los presidentes de bloque e hizo votar en consecuencia, después se votó por los puntos que no hubo acuerdo (allí se impusieron los 9 votos del oficialismo; aunque hubo reformas con porcentajes inferiores a la Ordenanza original) y por último se votó por el resto del articulado, que recibió unanimidad, ya que no generaba controversias.

Antes de que el presidente Mariano convocara a Emilia Palomino para arriar la bandera, Graciela Di Pompo pidió la palabra para decir que se sintió “maltratada y destratada”, y como respuesta recibió silbidos de parte del público presente, que ya a esa altura era un número muy pequeño comparado con el que hubo cuando la olla estaba a punto de ebullición.

Las Ordenanzas Fiscal e Impositiva 2018 fueron aprobadas de acuerdo a lo descripto líneas arriba. El 4 de diciembre será la asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes en la que se rubricará lo de anoche. Y a continuación se tratará el Presupuesto 2018 en la undécima sesión del 2017, posiblemente la última con esta composición del Concejo Deliberante.

Coment� la nota