Más presión para modificar otra vez el contrato de Petroquímica

Confusos: cuando se trata de los conflictos petroleros, nunca las cosas son lineales. A veces, cuando protestan los sindicatos, en realidad defienden intereses de las empresas. Ahora estalló un conflicto con algunos gremios, pero apareció un fuerte reclamo por la extensión del contrato de PCR.

A través del presidente de SERPA (Servicios Petroleros Pampeanos), Héctor García, la firma Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR) realizó una fuerte presión sobre el Gobierno de La Pampa. En el último conflicto con PCR, en el que pararon los trabajadores del Sindicato de Petroleros Privados de La Pampa y Bahía Blanca y la UOCRA, García dijo que si el Gobierno pampeano no extiende el contrato a PCR a principios de 2010 puede haber "cien despidos".

El jueves pasado, después de una ardua negociación se logró un principio de acuerdo entre las partes. Ahora la firma del acuerdo se realizará en la Subsecretaría de Trabajo de La Pampa, a cargo de Marcelo Pedehontaá, mañana, martes. Fue por la conciliación obligatoria que dictó la Subsecretaría, pero los gremios y las empresas pampeanas prestadoras de las petroleras estaban cerca de un acuerdo.

Precisamente fue SERPA la empresa que despidió a once trabajadores. Fue a raíz de que PCR le hizo caer algunos contratos. Pero para salir del conflicto, PCR contrató otra vez a SERPA, que reincorporó a los trabajadores.

Pero entre las idas y vueltas asomó la presión de PCR sobre el Gobierno de La Pampa. Héctor García (propietario de SERPA junto al ex funcionario vernista Oscar Santiago Guibelalde) pidió al gobernador Oscar Jorge y al Gobierno pampeano que "debe garantizar seguridad contractual y jurídica para que PCR pueda invertir y así evitar que haya un conflicto más profundo".

El conflicto por los trabajadores despedidos se inició la semana pasada. El Sindicato de Petroleros Privados de La Pampa y Bahía Blanca, UOCRA y la cámara de pequeñas empresas pampeanas se reunieron el miércoles por la noche. Un día después entró a tallar la empresa PCR. Allí se logró bajar el nivel del conflicto con el compromiso de que los operarios vuelvan a trabajar. De esta manera SERPA volvió a trabajar normalmente.

En el medio del conflicto Héctor García (propietario de SERPA) advirtió -en declaraciones al sitio Buena Data- que "dejamos sin efecto los telegramas de despido a partir de que PCR se compromete a continuar dándonos trabajo. Por ahora hay un principio de acuerdo que se va a firmar próximamente, pero ya está la palabra. Nosotros vamos a seguir acompañando a PCR. Pero creo que es necesario que el Gobierno Provincial actúe rápidamente para garantizar la seguridad contractual y jurídica, de modo que PCR pueda realizar las inversiones necesarias para que haya estabilidad laboral. Si el Gobierno pampeano no toma estas importantes decisiones políticas, en los primeros meses de 2010 no vamos a tener once despidos sino más de cien", dijo.

García expresó que tenía diferencias con un contrato con PCR, pero apuntó al gerente César Vanni.

Más años

PCR reclama la extensión del contrato. A principios del año 2008 la firma que tiene la explotación del área Medanito solicitó una modificación del contrato ya que pagaba una regalía atada al precio internacional del petróleo, mientras que debía vender el petróleo con un tope de 42 dólares al mercado interno.

Finalmente la regalía se fijó en el 34%, pero no se extendió el contrato, que concluye en 2016.

Ahora PCR pide que el contrato se extienda diez años para ratificar un plan de inversión más agresivo.

Comentá la nota