Más presión para que se envíe al Congreso el decreto de las reservas

Más presión para que se envíe al Congreso el decreto de las reservas
Los principales bloques opositores insistirán ante el jefe de Diputados para que se trate en el recinto. Dicen que el Congreso está en funciones desde el llamado de la Presidenta, el martes, para que se trate la remoción del titular del Banco Central.
Los bloques de la oposición en Diputados descartaron autoconvocarse y decidieron insistir ante Eduardo Fellner, el titular de esa Cámara, para tratar en el recinto el decreto firmado por Cristina Kirchner para pagar deuda pública con 6.569 millones de dólares de reservas. Ante la negativa de la Presidenta y del propio Fellner a sesionar durante el receso parlamentario, presentarán un pedido de reconsideración con nuevos argumentos.

"La autoconvocatoria no existe más, ni siquiera vamos a usar esa palabra", contó uno de los diputados que asistió a la reunión de ayer por la tarde, en las oficinas de la Coalición Cívica. Como adelantó este diario, la iniciativa perdió fuerza ante las diferencias entre el conglomerado opositor, las dificultades para reunir a los diputados de vacaciones y la "ventaja" de que el llamado Fondo del Bicentenario se mantenga frenado en la Justicia. "¿Para qué nos vamos a apurar si el problema lo tienen ellos? Si quieren tratarlo en marzo, bueno, se desgastan más", evaluaron.

En este caso, a las habituales presencias de diputados de la UCR, el peronismo disidente, la Coalición Cívica y el PRO, se sumaron el socialismo y el GEN de Margarita Stolbizer. Esos dos bloques desalentaron la autoconvocatoria, que también generaba algunos reparos del PRO, por lo que terminó de diluirse incluso antes de que avanzaran las negociaciones con los 11 del centroizquierda, que habían condicionado su apoyo a un compromiso para investigar la deuda. "Nosotros siempre estuvimos en desacuerdo. Es un tema demasiado importante como para resolverlo con la mitad del Congreso adentro y la otra afuera", aseguró Stolbizer. Y si la oposición no logró asegurar el quórum en Diputados, más complicado aún estaba en el Senado, con una virtual paridad con el kirchnerismo y sin poder contar a Norma Morandini, la juecista que no asumió. Para rechazar el DNU, el arco anti K debe imponerse en las dos Cámaras.

La carta de reconsideración planteará entre sus fundamentos que el Congreso ya volvió a funcionar a partir de que Cristina pidió el pronunciamiento de la bicameral sobre la remoción de Martín Redrado y Fellner convocó para esta tarde a dos comisiones de la Cámara baja, para que confirmen a sus titulares y puedan integrar esa comisión. A su vez, Fellner respondió el martes en forma negativa al anterior pedido de sesión especial con una resolución, otro argumento que esgrimirán para pedir el tratamiento del DNU. "El cuerpo también valida o rechaza el decreto con una resolución. Si el titular del cuerpo puede emitir una, ¿nosotros por qué no?", aseguró la radical Silvana Giúdici.

El oficialismo, Fellner incluido, replicará sin moverse de su postura desde que se desató el conflicto. "La Presidenta es la única que puede llamar a extraordinarias, cualquier otra iniciativa es violatoria de la Constitución", insistió ayer Agustín Rossi, jefe del bloque kirchnerista. Esa discusión también influyó entre los opositores para descartar la autoconvocatoria, más allá de defender públicamente su validez. "¿Vamos a hacer el esfuerzo de juntar el número para que después esto también termine en la Justicia?", fue el razonamiento.

Los bloques de la oposición le entregarán el pedido de reconsideración a Fellner recién el martes, para "concentrarse" en la reunión de las comisiones de esta tarde. "Queremos hacer valer nuestro triunfo político, y ahí nos van a tener que escuchar", contó una diputada, en referencia a la marcha atrás de Cristina, y con la expectativa de lograr lo mismo con el DNU del Fondo del Bicentenario. El kirchnerismo adelantó que apurará el pronunciamiento de la bicameral para remover a Redrado "lo antes posible", y la Presidenta aseguró el pago de deuda con reservas se tratará en el Congreso en marzo. Si esa posición se mantiene, la disputa seguirá en la Justicia.

Comentá la nota