Más presión opositora por el control de los DNU

Piden que funcione ya la Bicameral que supervisará la firma de decretos de excepción
Ya superada la discusión por las comisiones en la Cámara de Diputados y en plena disputa en el Senado (ver nota aparte), los referentes de la oposición avanzaron en su ofensiva por la bicameral de control de los decretos de necesidad y urgencia: reclamaron su puesta en funcionamiento de manera urgente y la mayoría de sus integrantes, e incluso anunciaron que no descartan ir a la Justicia si no se cumplen sus exigencias.

La comisión bicameral de Trámite Legislativo, con competencia para expedirse sobre la validez o invalidez de los decretos del Ejecutivo, se compone de ocho miembros por cada cuerpo. En la Cámara baja, la oposición intentó incluirla en el acuerdo que impuso en la preparatoria para no demorar su puesta en marcha ante el riesgo de eventuales DNU de Cristina Kirchner, como el que dispone utilizar reservas del Banco Central para garantizar pagos de la deuda pública del año próximo.

Sin embargo, el oficialismo se negó con el argumento de que no formaba parte de las negociaciones y que su conformación también dependía del Senado. La insistencia del arco anti K se fundamentó en que se trata de una comisión permanente y por eso debe constituirse ya mismo y no en marzo, cuando se reanude la actividad. Y también en la sospecha de que puede aumentar la frecuencia de los decretos a partir de la pérdida de hegemonía parlamentaria del kirchnerismo.

Diputados de la UCR, el peronismo Federal, la Coalición Cívica y el PRO presentaron ayer una nota ante Eduardo Fellner -presidente de la Cámara baja- para exigir su puesta en marcha y que, de los ocho miembros correspondientes a ese cuerpo, cinco sean de la oposición. "Señor presidente, es usted el responsable legal de integrar esa comisión conforme a los dos requisitos que fija la ley: propuesta de los bloques y proporcionalidad parlamentaria", fundamentaron en la nota, y adjuntaron sus cinco nombres para conformarla: los radicales Rubén Lanceta y Juan Tunessi, el peronista disidente Enrique Thomas, Elisa Carrió por la Coalición Cívica y Federico Pinedo, por el PRO.

En cambio, desde el kirchnerismo sostienen que les corresponden cuatro integrantes por cada Cámara, por lo que la bicameral quedaría "empatada" en ocho integrantes de cada lado y eventualmente definiría el presidente de la comisión, cuya designación será un dilema si no hay acuerdo previo porque se resolverá por votación de sus miembros. "En el período anterior teníamos cinco integrantes por Cámara y ahora nos corresponden cuatro", argumentó la diputada oficialista Patricia Fadel.

"El presidente de la Cámara tiene la obligación constitucional y legal de constituirla", aseguró el radical Ricardo Gil Lavedra.

"No es una facultad discrecional sino una obligación constitucional", coincidió Juan Carlos Vega, de la Coalición Cívica, y advirtió que con otros diputados opositores no descartan presentar una denuncia judicial por incumplimiento de los deberes de funcionario público si Fellner no constituye la bicameral o si lo hace con cuatro miembros para el oficialismo. Otros sectores de la oposición, sin embargo, relativizaron la denuncia sobre este último punto, porque "es una cuestión de interpretación de la composición de la Cámara".

Comentá la nota