Presión de EE.UU. en Honduras: no reconocerían las elecciones

Un enviado de Obama dijo que Manuel Zelaya debe volver al poder.
Estados Unidos advirtió ayer que a la comunidad internacional "le será difícil" reconocer las elecciones presidenciales en Honduras si Manuel Zelaya no vuelve a ocupar la presidencia, de donde fue expulsado el 28 de junio. Así lo dijo el hombre de la administración de Barack Obama para América Latina, Thomas Shannon, quien dejo boyando la advertencia como una presión al gobierno de facto.

Shanon, que encabeza una misión de tres días que finaliza hoy, logró que ayer se reanudara el diálogo entre los delegados del presidente de facto Roberto Micheletti y los de Zelaya. En rueda de prensa, el funcionario insistió en que la mejor vía para superar la crisis de Honduras es una solución negociada por la mesa de diálogo y reclamó "voluntad política" de las partes.

El Congreso Nacional "destituyó" a Zelaya el 28 de junio, luego de que éste fuera expulsado a Costa Rica a punta de pistola y en pijama por un grupo de militares. Los parlamentarios convalidaron así el golpe de Estado y designaron como gobernante a Micheletti, entonces titular del Legislativo.

"Hemos aceptado que vayamos al Congreso, hemos aceptado que esta pretensión es un derecho que tiene el peticionario, en este caso don José Manuel Zelaya Rosales, en su pretensión de retornar a la presidencia de la República", dijo a los periodistas antes del encuentro la vocera de la comisión de Micheletti, Vilma Morales.

Por su parte, la primera vicepresidenta del Parlamento, Mary Flores, del gobernante Partido Liberal, declaró que "el Congreso estaría con toda la voluntad de acatar lo que decida el diálogo".

Micheletti proponía la semana pasada que fuese la Corte Suprema de Justicia (CSJ) la que decidiera sobre la reinstalación de Zelaya, algo a lo que éste se ha negado.

"La solución está en la mesa, no es cuestión de redacción, de propuestas, es cuestión de voluntad política", afirmó el secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental de EE.UU.

Cuando falta exactamente un mes para las presidenciales, Shannon insistió en que el tiempo se "acaba" para lograr un acuerdo. "Se está acabando el tiempo, sólo tenemos un mes (hasta las elecciones), así que desde el punto de vista de EE.UU. y la comunidad internacional, necesitamos un acuerdo lo más rápido posible",.

Mientras ayer una marcha de zelayistas volvió a ser reprimida por policías y militares, Shanon dijo: "Un acuerdo abre un espacio positivo para Honduras. Sin acuerdo, la situación será mucho más complicada y Honduras estará en una situación difícil, y desde nuestro punto de vista (...) la democracia hondureña depende del acuerdo en la mesa de diálogo".

Pero en medio del continuado debate sobre la restitución de Zelaya como condición para que la comunidad internacional acepte los resultados de los comicios, tal como se estipuló en los inicios de la crisis, no quiso definir claramente qué hará Washington en caso contrario. El funcionario sostuvo que son los propios hondureños los que tienen que decidir este punto que la comunidad internacional tendrá que respetar.

"La restitución ha sido una cuestión central no sólo para EE.UU. sino para toda la comunidad internacional y quedaron expresadas en las resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) cuando claramente indican que debería retornar al poder", recordó Shannon.

Ayer desde Washington el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó que no hay condiciones para las elecciones y que éstas no normalizarán la situación

Comentá la nota