El presidente de la Rural pidió una política nacional para el sector

El presidente de la Asociación Rural de Chivilcoy, Martín Fernández Cagnone, abrió la rueda de oradores en la apertura de la muestra, oportunidad en que cuestionó la falta de una política nacional para el sector agropecuario, y enumeró las consecuencias que las últimas medidas han tenido para el campo.
Fernández Cagnone señaló que "parece mentira que esta sea la segunda Exposición en la que hablamos del conflicto del campo con el Gobierno. Suena ilógico, pero lamentablemente es la realidad que nos toca vivir, una realidad signada por todas las trabas, el desconocimiento y la gran indiferencia a los problemas del sector por parte del Gobierno, como son las gravísimas consecuencias de la mayor sequía de los últimos 60 años, que consumió el capital de trabajo de los productores; las intervenciones al mercado de trigo, que nos llevaron a la menor superficie sembrada en los últimos 100 años; al mercado de la carne, que nos llevó a una reducción dramática de los stock; y al mercado de la leche, que produce el cierre de dos tambos por día".

Asimismo resaltó que "como corolario de lo expuesto vemos cómo se destruyeron proyectos, inversiones y los sueños de miles de productores del país; y lo peor es la pérdida de confianza en el sistema, un sistema basado en el ‘haz lo que yo digo, pero no lo que o hago".

"Como dijo nuestra Presidente, que una política puede tener buenas intenciones, pero si los resultados no son buenos, la política no ha sido la correcta. Ahora hay que preguntarse cómo se puede pensar en una política incorrecta, cuando en nuestro caso no existe una política agropecuaria en serio".

Afirmó que "es por ésto que el campo reaccionó, sabiendo que estas acciones perjudicarían al sector, y por ende a todo el país; y el tiempo nos ha dado la razón, la agroindustria en crisis, la industria de la maquinaria parada, el transporte sin actividad, y lo peor es que en la Argentina, con una capacidad para producir alimentos para 400 millones de personas, tengamos un 27 por ciento de la población con hambre, donde mueren ocho niños por día".

Dijo que "todo esto sucede cuando el campo aportó 30.000 millones de dólares sólo en concepto de retenciones en estos últimos siete años" y remarcó: "Pienso que es hora de rever la famosa distribución del ingreso".

Asimismo preguntó si "será una utopía pensar que un día el sector cuente con un Ministerio a nivel nacional; una política agropecuaria en serio, que no se base en anuncios, que tras ser parches no se cumplen; dejar de tener un Estado depredador, insaciable, para satisfacer la ineficiencia de sus gobernantes…"

‘También pidió "una verdadera ley de coparticipación, o tener un Presidente como Sarmiento, que lejos de despreciar al campo, lo veía como instrumento de civilización y progreso".

Puso como ejemplo lo que dijo en 1868, cuando "se lamentaba de que la Argentina no podía exportar trigo por falta de brazos".

"Hoy, a 141 años de aquel discurso, tenemos los brazos, la tecnología, la genética, la voluntad y el compromiso para exportar, abasteciendo el mercado interno sobre todo, para acabar con el hambre, la pobreza, y el desempleo, que son los verdaderos flagelos que tiene la Argentina".

Resaltó que "por eso pedimos que nos dejen trabajar, que no nos traben, que nos den un marco de previsibilidad y demostraremos nuevamente de lo que es capaz el agro argentino".

Finalmente agradeció a los expositores, a los miembros de la comisión directiva de la rural, y a los jóvenes "que son el futuro de nuestra institución", con la firme esperanza de que la muestra del año que viene, en la 60 exposición, "será otra vez la fiesta del campo, la industria y el comercio de Chivilcoy".

Comentá la nota