La Presidente reiteró las críticas al Campo y defendió el destino de las retenciones

La Presidente reiteró las críticas al Campo y defendió el destino de las retenciones
En medio del nueva escalada de tensión con la Mesa de Enlace, la presidenta Cristina Kirchner volvió a defender la aplicación de retenciones al sector agropecuario y advirtió que "todos quisieran pagar impuesto a las ganancias" porque significaría que "ganan más".
"Tal vez algunas personas piensan que son más importantes porque pagan más impuestos, pero a ellos les digo que todos quisieran pagar impuesto a las ganancias. Algunos piensan que aportan más que otros. Si lo hacen es porque ganan más. Ojalá todos pagaran impuestos a las ganancias porque quiere decir que tienen plata", expresó la mandataria.

Poco después del renovado pedido del campo para lograr una convocatoria por parte del Gobierno, la Presidenta insistió en que las retenciones sirven para realizar "obra pública", mantener "un tipo de cambio competitivo" y "subsidiar el gasoil y la energía eléctrica".

"Entre todos debemos contribuir a generar mano de obra y divisas para mantener los equilibrios macroeconómicos y sociales.

Necesitamos empresarios y productores prósperos. Necesitamos un delicado equilibrio entre sectores de la economía", pidió la jefa de Estado al volver a fijar límites a los reclamos del campo.

La mandataria realizó esas declaraciones al encabezar un acto en la residencia de Olivos, desde donde dejó inaugurado el primer tramo de la ruta provincial 67, junto a los intendentes de los partidos de Coronel Suárez y General Lamadrid, mediante una teleconferencia.

En ese contexto, Cristina Kirchner remarcó que esa ruta que dejó inaugurada se financió con "parte de las retenciones" que se aplican al agro, como también "la autovía Córdoba-Rosario".

"Esta ruta se logró hacer con parte del dinero de las retenciones, como también la autovía Córdoba-Rosario, el mantenimiento de un tipo de cambio competitivo, los subsidios al gasoil, y la generación de energía para las industrias", enfatizó la jefa de Estado, luego de que la Mesa de Enlace calificara como una "dilación inexplicable" la falta del llamado al diálogo por parte del Gobierno.

Desde Olivos, mediante una teleconferencia, la jefa de Estado se conectó con las localidades de Coronel Suárez y General Lamadrid y charló con vecinos de ambos distritos.

En ese marco, Cristina pidió disculpas a los habitantes de las dos localidades por haber tenido que "esperar 50 años" para ver pavimentada la ruta 67, obra que -se prevé- resolverá el tránsito entre esas dos ciudades.

Acompañaron en Olivos a Cristina, el gobernador Daniel Scioli, el ministro de Planificación, Julio De Vido, y los intendentes Ricardo Móccero y Juan Carlos Pellitta, de Coronel Suárez y General Lamadrid, respectivamente.

Comentá la nota