PRESIDENTE PERÓN | POLÍTICA El oficialismo busca fortalecer su imagen con obra pública

00:00:00

El sector que conduce el intendente Aníbal Regueiro tendrá este año la complicada tarea de redondear en octubre una elección que le permita no perder fuerza de representación en el Concejo Deliberante. A priori, contará con los fondos prometidos por Nación para contrarrestar a través de la obra pública la fuerza que puedan ejercer otros sectores del PJ y el ingreso a la arena política de empresarios locales y el macrismo.

La derrota en las internas partidarias a manos del sector encabezado por Carlos Acuña y Andrés Capuano replanteó la estrategia del oficialismo de Presidente Perón de cara al año que se inicia, en el que contará especialmente con los recursos destinados a obras públicas enviados por el Gobierno nacional como principal herramienta para la concresión de sus objetivos.

Así, de cara a unas elecciones en las que volverá a participar con una boleta vecinalista en un reducto históricamente peronista, el sector que encabeza el intendente Aníbal Regueiro, con una economía ajustada propia de un municipio pequeño, dependerá en buena medida de los aportes que puedan llegar del Gobierno nacional para concretar el mantenimiento y las nuevas obras que necesita la comuna.

La primera muestra pública de esto la dio uno de los referentes del ‘regueirismo’, el concejal Manuel Tofanelli, que en diálogo con este medio reconoció que la idea del espacio es “consolidar el proyecto” a través de “mucha obra pública”.

“La gente nos va a acompañar y queremos tener nuestros propios concejales porque hoy estamos en una etapa de acuerdos con otros bloques aunque eso también le hace bien a la política”, dijo el joven referente días atrás.

Tras la partida de Andrés Capuano, ahora segundo en el Concejo del Partido Justicialista local, el espacio de Regueiro cuenta actualmente con cuatros representantes propios.

La mayoría aún está en manos del justicialismo, que llevó ocho ediles al recinto en la lista que impulsaba a Silvina Rodríguez para la intendencia. Aunque, durante 2008 el oficialismo logró respaldar la gestión de gobierno desde el Parlamento a partir de un acuerdo con el kirchnerismo que redundó en una alianza con los cuatro ediles del Partido para la Victoria y el representante del bloque unipersonal del Frente para la Victoria, Lisandro Britos.

Este año, en cambio, el espacio que responde al jefe Comunal no sólo volverá a carecer de la estructura partidaria sino que, además, tendrá enfrente a un empresario local que ya comenzó a trabajar en las calles con vistas a las elecciones (Fabián Savignano) y al macrismo, que desembarcó recientemente en el distrito y ya cuenta con un representante en el Concejo tras la conversión del ex Partido de la Victoria, José Espínola.

Sin embargo, el principal escollo que se presenta en el camino del oficialismo es nuevamente el justicialismo. Es que esta vez deberá vérselas contra una conducción que ya hizo publicas sus intenciones de construir para luchar por la Intendencia en 2011 y con la que, por lo menos en los papeles, parece muy difícil pueda llegar a algún tipo de acuerdo.

En ese contexto, la estrategia del Intendente está basada en recomponer la imagen de su Gobierno ante la opinión pública a través de un plan de obras públicas que financiará la administración de Cristina Fernández de Kirchner.

En esta línea deben interpretarse los recientes anuncios de Regueiro (el fin de semana prometió pavimentar 170 cuadras y construir cerca de 450 viviendas) y la confesión de algunos allegados al Ejecutivo, que dan cuenta “la preocupación de Aníbal de mostrar que se está trabajando”.

“Después del golpe en las internas hay que volver a las fuentes, salir a las calles a estar en contacto con los vecinos como lo hicimos en las elecciones de 2007, y sumarle obras de rápida ejecución”, comentó por lo bajo un funcionario municipal para no violar la norma del Intendente de “no hablar con los medios”.

En simultáneo, el oficialismo deberá terminar de definir a qué sector apuntara a la hora de tejer alianza en el Concejo para mantener la mayoría: el espacio que encabeza el presidente del Cuerpo, Germán Wibratt, o el justicialismo ligado a Oscar Rodríguez.

Desde varios sectores apuntaron sobre una presunta intención del oficialismo de desprenderse del ex candidato a la Intendencia y, previo a las internas, circuló con fuerza una reunión entre Regueiro y el caudillo local, que sin embargo hasta ahora, de haber existido, no tuvo impacto en la política peronense.

Comentá la nota