PRESIDENTE PERÓN | ENFRENTAMIENTO Incidentes en una obra en Guernica

Ayer se produjo un violento enfrentamiento entre dos sectores en la obra de tendido de cloacas en Guernica, que motivó que se suspendieran los trabajos. El conflicto tuvo origen en la denuncia del vicepresidente del PJ local, Andrés Capuano, quien aseguró que en el lugar “no se cumple la ordenanza que prevé que el 80 por ciento de los trabajadores deben ser de la comuna”. Tras el episodio, se realizaron dos denuncias por lesiones pero no hubo detenidos.

La obra de tendido de cloacas que se desarrolla en Guernica, en el partido de Presidente Perón, fue paralizada ayer luego de que se produjera en el lugar un violento enfrentamiento en las calles 35 y 7 entre dos sectores. Ello produjo acusaciones cruzadas entre la oposición y el oficialismo ya que ambos se acusan de ser los causantes de la pelea.

El conflicto se originó cuando el concejal y vicepresidente del PJ local, Andrés Capuano, arribó al lugar para constatar si se cumplía con la ordenanza 451 que indica que el 80 por ciento de los trabajadores de la obra deben ser del distrito.

Según informaron desde el gobierno municipal ante la consulta de Info Región, la disputa arrancó cuando Capuano “irrumpió en el lugar con activistas sindicales, quienes agredieron a los trabajadores del lugar”.

“El grupo, estimado en unas veinte personas, estaba encabezado por el ex titular de la UOCRA Lomas de Zamora, Ignacio Centeno, Capuano y militantes pertenecientes al sector que lidera el gremialista y titular del PJ local Carlos Acuña”, señalaron desde el oficialismo.

En este contexto, apuntaron directamente a Capuano y señalaron que el edil “protagonizó escenas de violencia física contra trabajadores que se encontraban en el lugar, que por momentos se convirtió en una verdadera batahola”.

Consultados por la cantidad de personas del distrito que trabajan en la obra, para comprobar si cumple con lo que exige la ordenanza, las fuentes municipales admitieron que “todavía no se contrató a la mayoría de los empleados” pero aclararon que “recién hace cuatro días comenzó la obra y sólo hay trabajando personal especializado”.

Hace un año, la Municipalidad había firmado un contrato con la UOCRA y la empresa MACO para la realización de la obra. El acuerdo prevé que el 80 por ciento de los trabajadores de la misma deben ser de Presidente Perón.

En declaraciones a este medio, Capuano desmintió las acusaciones del gobierno comunal y aseguró que se presentó en la obra para “constatar si se cumplía la ordenanza 451 de mano de obra local”. Además, replicó que él fue el “agredido por personas de Quilmes”.

“Me acerque al lugar porque unos vecinos de la zona me llamaron para decirme que las personas que trabajaban allí eran de Florencio Varela. Hablé con el arquitecto y me confirmó los dichos. Fue entonces, cuando llegó una banda que se identificó como gente de Quilmes y me agredió a mí y a los vecinos que estaban conmigo”, aseveró.

Según el edil, “las obras comenzaron hace un mes y medio y no cumplía con la ordenanza que apunta a generar más trabajo en el municipio”. “Es una vergüenza que el Intendente no la haga cumplir”, criticó.

Tanto de un lado como del otro coincidieron en que el enfrentamiento –que se dio pocos días después de las elecciones internas del PJ- tuvo “tintes políticos”.

Tras el confuso episodio, se realizaron dos denuncias por lesiones pero no hubo detenidos. Interviene por el hecho la fiscal Larroca.

Comentá la nota