Presidente georgiano resiste las protestas y no renuncia al cargo.

Al menos 20 mil personas protestaron ayer en las puertas de la sede gubernamental de Georgia, tras lo cual el presidente de este país, Mijail Saakashvili, aseguró que no piensa dejar el cargo, en medio de las protestas contra su gobierno.
"El gobierno está dispuesto a un diálogo con todas las fuerzas políticas, moderadas o radicales", dijo el mandatario durante un mensaje transmitido por la televisión estatal, luego de reiterar que piensa permanecer en la jefatura de Estado.

Por su parte, medios locales, citados por la agencia de noticias alemana DPA, informaron que los líderes de la oposición anunciaron para esta noche un bloqueo de la entrada del palacio presidencial y de la televisión pública con cadenas humanas.

A su vez, Nino Burjanadze, líder opositora otrora aliada a Sakaashvili, dijo estar "dispuesta a reunirse con él", en referencial a mandatario.

Burjanadze fue también presidenta y primera ministra y se caracterizó por su lucha contra la corrupción.

El jueves, cerca de 80 mil personas protestaron en Tiflis, capital georgiana.

Comentá la nota