El presidente electo, una máquina de recaudar

Está a punto de alcanzar los 1000 millones de dólares, un récord
WASHINGTON.- Mil millones de dólares. Esa es la cifra total que habrá costado llevar al demócrata Barack Obama hasta la Casa Blanca a través de una experiencia tan única como histórica. Una aventura que comenzó dos años atrás, con su desafío a la entonces "invencible" precandidata Hillary Rodham Clinton. Y que concluirá el 20 de enero, por así decir, con él como anfitrión en el Salón Oval.

La apabullante cifra de 1000 millones es la que su campaña espera haber recaudado para cuando cierre sus cuentas en seis semanas más. Es decir, contando los ingresos para su campaña, la convención partidaria, la transición en marcha y las ceremonias y fiestas previstas para su "inauguración".

La porción mayor de esa torta corresponde, obvio, a las donaciones de millones de seguidores durante las primarias y la campaña contra el republicano John McCain. Aportaron cerca de 750 millones de dólares, según estimó la publicación especializada Politico, un monto que supera lo que recaudaron, sumados, los candidatos de 2004, George W. Bush y John Kerry.

Lo notable es no sólo el impacto cuantitativo de esa cifra, sino sus aspectos cualitativos. Más de 500 millones de dólares los recaudó por medio de Internet, según estimó The Washington Post , con donaciones que, en promedio, no superaron los 80 dólares.

Pero lejos de darse por satisfechos con esos récords, su equipo también recaudó otros 50 millones de dólares para colaborar con la financiación de la convención que se celebró en Denver y más de 100 millones que transfirió al Comité Demócrata Nacional.

Por si eso fuera poco, sus cuentas bancarias continúan engordando. Ahora las engrosa para cubrir los gastos de la transición y los festejos del 20 de enero.

Cuatro años atrás, Bush cosechó 40 millones de dólares para celebrar su reelección, pero se espera que Obama también lo eclipse en este rubro.

Parte del éxito de su campaña se debe a la autonomía que brindó a sus voluntarios y recaudadores, que organizaron eventos por su cuenta y alentaron una participación más activa, "más comprometida", de millones de norteamericanos, estimó su director para nuevos medios, Joe Rospars. Su lista de voluntarios cuenta hoy con 13 millones de nombres, de los que más de cuatro millones donaron dinero.

Lo notable es, además, que Obama mostró sus mejores períodos recaudatorios cada vez que las noticias le eran adversas, como tras su derrota inesperada en New Hampshire. ¿Sus 24 horas más redituables? Las que mediaron entre los discursos de Sarah Palin y McCain en la convención republicana de Saint Paul.

Internet explica, sin embargo, parte de su éxito recaudatorio. También se debe a otros motivos, como haber fijado metas claras y contactado a quienes donaron a otros precandidatos e invitarlos a colaborar igual con él, a diferencia del equipo de Hillary, que adoptó la política "sólo con ella".

Así, la directora de finanzas de Obama, Julianna Smoot, se comprometió a recaudar 12 millones de dólares durante el primer trimestre y llegó a 26 millones. Mientras tanto, el equipo de Clinton gastó más de la cuenta y debió manotear fondos de urgencia.

Más aún, mientras que Obama logró recaudar un millón en una sola fiesta con donantes de Hillary, ella aún protagoniza eventos y cenas para atraer cheques que le permitan cancelar los 7,5 millones que aún adeuda.

La próxima fiesta será el 15 de este mes, cuando ella y el presidente Bill Clinton celebren una cena junto con la actriz de la versión estadounidense de Betty, la fea, America Ferrera. ¿Costo del cubierto? Entre 50 y 1000 dólares.

Claro que la contundencia de las cifras que rodean a Obama también causan cierta incomodidad. "La noción de tener un presidente electo que aún da vueltas pidiendo dinero es un problema. Si el financiamiento público no es suficiente, debería elevarse el monto, pero él debería salir de ese circuito", planteó la directora del Centro de Financiación de Campaña, Meredith McGehee.

El Estado le entregó 5,3 millones de dólares para sus equipos de la transición, la misma cifra que a Bush y 1,8 millones más que a Clinton en 1992.

Poder anticipado

Sin embargo, el coordinador de esos grupos, John Podesta, estimó que necesitará mucho más (12 millones de dólares), por lo que otra vez se apeló a los donantes privados. Y eso es aparte de lo que recauda para su Comité para la Inauguración Presidencial (PIC, en inglés), que acepta aportes de hasta 50.000 dólares de cada contribuyente.

Pero entre tantos dólares, también cabe una salvedad. A diferencia de otras transiciones, Obama ya tomó las riendas del poder real.

Tanto es así que docenas de abogados evalúan los antecedentes de 150 candidatos de alto nivel para su gobierno.

Y equipos de expertos indagan sobre cuál es la verdadera situación dentro de los departamentos de Estado, Tesoro y Defensa, y docenas de oficinas federales. Quieren determinar con qué se encontrará Obama el 20 de enero para avanzar ese mismo día. Y eso también tiene sus costos.

Comentá la nota