El presidente electo acusó a Chávez de frenar el progreso

Primer enfrentamiento verbal entre Obama y el mandatario venezolano
WASHINGTON.- Barack Obama ya tiene su primer "enemigo" en América latina. Unas declaraciones del presidente electo de Estados Unidos en las que criticó a Hugo Chávez por "haber impedido el progreso" en la región provocaron una dura respuesta del líder bolivariano, que calificó a Obama de "nuevo fiasco" para el mundo y lo acusó de apoyar a la oposición venezolana.

En una entrevista concedida a la cadena de televisión Univisión, Obama abordó por primera vez algunos asuntos centrales de su estrategia en América latina. Al reconocer la importancia de Venezuela por su papel de proveedor de petróleo en la zona, el presidente electo se mostró dispuesto a mejorar las relaciones diplomáticas con Caracas, algo que parece difícil de lograr después de su invectiva contra el presidente venezolano: "Chávez ha sido una fuerza que ha impedido el progreso de la región [?] Hay que ser muy firmes cuando vemos estas noticias: que Venezuela está exportando actividades terroristas o que respalda a entidades como las FARC [la narcoguerrilla colombiana]. Eso crea problemas que no se pueden aceptar".

La respuesta de Chávez no se hizo esperar. Dos meses después de haber calificado el triunfo electoral de Obama como un hecho "histórico" que permitiría reanudar un diálogo constructivo, el presidente venezolano retomó su discurso ácido contra Washington al acusar a Obama de ponerse del lado de la oposición en su campaña contra la enmienda constitucional que será votada en un referéndum el 15 de febrero y que contempla la posibilidad de la reelección presidencial.

"Obama ha decidido inmiscuirse en esta batalla del 15 de febrero. Lo que dijo es para dar oxígeno a los «pitiyanquis» [opositores]. Ya recibieron el lineamiento del nuevo presidente de Estados Unidos", dijo Chávez anteayer en un acto público en el que comparó a Obama con el presidente saliente, George W. Bush: "Ojalá yo me equivoque, pero creo que con Obama viene la misma miasma", señaló.

Otro de los enemigos declarados de Bush en la región, el presidente boliviano, Evo Morales, le dio ayer la bienvenida a Obama a su manera, al asegurar que tendrá enfrente un "bloque fuerte". Morales recordó que ese bloque, en el que se encuadran Venezuela, Bolivia, Cuba y otros países de la región, fue bautizado por Bush como "el eje del mal", y advirtió que ese "eje" seguirá creciendo.

Las relaciones entre La Paz y Washington pasan por momentos delicados después de la retirada de embajadores en septiembre pasado. Morales expulsó primero al representante estadounidense en Bolivia al acusarlo de "conspirar" contra su gobierno.

Diálogo con Cuba

En su entrevista con Univisión, Obama expresó que está dispuesto a suavizar las restricciones a los viajes y al envío de remesas desde Estados Unidos a Cuba (decretadas por Bush en 2004), pero insistió en que no levantará el embargo económico que rige sobre la isla desde 1962. Sobre un hipotético diálogo con el presidente Raúl Castro, Obama lo supeditó a que La Habana se muestre dispuesta a "desarrollar las libertades personales en la isla".

El presidente electo adelantó que en la V Cumbre de las Américas, que se celebrará en Trinidad y Tobago en abril, insistirá en la idea de que Estados Unidos "es sólo un vecino más". "Todos los países, Brasil, México, la Argentina, Chile, todos en la región tienen contribuciones importantes que aportar", subrayó.

Obama hizo hincapié en su deseo de cambio en las relaciones con América latina: "Nuestra responsabilidad como estadounidenses no es dictar políticas o lo que les conviene a otros países, sino encontrar cooperación de interés mutuo".

Agencias AP Y AFP

Un Obama en Indonesia

* YAKARTA (Reuters).- El fotógrafo indonesio Ilham Anas (foto) no presenciará mañana la asunción de Obama. Pero por su extraordinario parecido con el futuro mandatario aparecerá en la TV de su país, donde se ha convertiro en una celebridad y se gana la vida ahora como "doble de Obama".

Comentá la nota