El presidente del Banco del Chaco dice que hasta ahora se evitó el impacto de la crisis.

El presidente del Banco del Chaco dice que hasta ahora se evitó el impacto de la crisis.
El presidente del Nuevo Banco del Chaco, Juan Carlos Saife, dijo ayer que “hasta ahora no se sintieron los efectos de la crisis” internacional en la entidad estatal, aunque advirtió que “sería ingenuo pensar que vamos a salir indemnes” de las complicaciones mundiales en materia económica y financiera.
Saife rescató que, sin embargo, en el primer año de la nueva gestión, el banco provincial logró mejorar sus números y ofrecer mejores líneas crediticias a los sectores productivos de la provincia y a los clientes en general.

Dos objetivos

Saife, en declaraciones a FM Universidad, recordó que al asumir la conducción de la entidad se plantearon objetivos “entre los cuales se destacaban dos: mejorar los servicios a los clientes y volcar todo el dinero posible hacia los sectores productivos del Chaco, porque éste es un banco donde la participación accionaria del Estado es ampliamente mayoritaria, por lo que estamos dentro de un proyecto político de reactivación de la economía provincial”.

“Por eso volcamos recursos en créditos accesibles para los sectores productivos. En este primer año fuimos alcanzando, por supuesto que parcialmente, esos objetivos; pero el informe del gobernador demuestra que estamos en ese camino, lo cual beneficia al banco pero sobre todo a los chaqueños en general”, planteó.

El funcionario consideró que en 2008 “se mejoraron los servicios de manera sustancial, aunque todavía hay bastante por hacer, y ampliamos las operatorias para que las empresas accedan a créditos que antes no tenían. Los números indican que crecieron los depósitos y la cantidad de dinero prestada, y los índices de morosidad indican que se ha prestado bien”.

En cuanto a si la crisis internacional impactó en el banco provincial, dijo que “hasta ahora no sentimos en el Chaco los efectos de la crisis. Pero sería ingenuo pensar que vamos a salir indemnes de una crisis de la magnitud que vive el mundo. Lo que hicimos fue adoptar un manejo criterioso y responsable de los dineros del banco, para no tener problemas aun en el peor de los escenarios. Pero los números demuestran que el impacto de la crisis no se sintió hasta ahora en el banco. No hubo corridas de depósitos ni extracciones o cambios de pesos a dólares de forma sustancial. Es decir que la confianza de los clientes para con el banco sigue fuerte, y eso es lo importante”.

“El banco está sólido, está líquido y cumple todos los parámetros del Banco Central”, agregó.

Comentá la nota