Presidente de la Asociación de soldados TOAS 82 dice que el papel del HCD local es “lamentable”

Cuestiona la anulación del reconocimiento “moral e histórico”. “No comprende ningún tipo de resarcimiento económico y sirve para empezar a reconocer que toda la Nación estuvo en Guerra”, aclaró Raúl Ameneiros.

A modo de “Derecho a réplica” y para hacer la aclaración de ciertos puntos debido a la publicación referida en este medio, en la cual se nombra a la agrupación que preside y su pagina web (www.soldadostoas82.es.tl), Raúl Ameneiros, presidente de la Asociación de soldados TOAS 82, envió una misiva aclaratoria en la que cuestiona, además, al Concejo Deliberante de esta ciudad, que anuló el reconocimiento a los veteranos continentales.

A continuación, el escrito:

En primer lugar, en el enunciado del estatuto de nuestra Agrupación (Asociación de soldados TOAS 82 – personería jurídica N° 24278) al igual que en la pagina principal de nuestra web queda bien en claro cual es el motivo principal de nuestra lucha: el reconocimiento histórico como veteranos de guerra; dicho reclamo esta fundamentado en las leyes internacionales a las cuales nuestro país adhirió oportunamente y que desconoció al momento de aprobar las leyes producto de presiones políticas y presupuestarias que luego, debido de actos de corrupción terminó reconociendo a 25.000 soldados ex combatientes, cuando en realidad los números oficiales de los participantes en las islas no superan los 14.000.

Es más que claro que según los convenios y leyes internacionales de guerra TODOS los integrantes de las fuerzas armadas de un país en estado beligerante son combatientes, simplemente por tener DERECHO a combatir, lo que se traduce en que tienen la obligación de hacerlo, caso contrario es considerado traición a la Patria según las leyes militares.

También es claro que el título de Veterano de Guerra, es el único que cabe para denominar nuestra condición y no es usurpación como quieren hacer creer, ya que legalmente está aceptado.

Para no ofender siempre aclaramos que somos Veteranos de Guerra Continentales.

Señores, fuimos soldados, estuvimos en permanente vigilia durante la guerra a la espera de ser trasladados a las islas; estuvimos bajo leyes marciales y bajo la presión que ejercían las fuerzas sobre sus tropas debido a la situación de guerra que pasaba el país, no fuimos responsables de nuestro destino al igual que tampoco lo fueron los que estuvieron en el frente de batalla, sólo cumplíamos órdenes.

La nuestra no fue una “colimba” más. Eso tiene que quedar bien en claro, sólo estamos pidiendo que se reconozca nuestra labor durante el conflicto; nuestra labor en el apoyo de combate, logística, y custodia del territorio, en momentos en que nuestro vecino Chile planeaba ataques a nuestro territorio patagónico, hecho que está reconocido por sus propios comandantes.

No pedimos equipararnos con quienes regaron con su sangre nuestras islas, pero sí decimos que los muertos en los combates, como así los compañeros suicidados, son también nuestros muertos, en muchos casos amigos de nuestras unidades quedaron en Malvinas.

Queremos dejar claro que no pedimos ser incluidos en las leyes actuales, pensamos que estas reconocen sólo una parte de la verdad histórica, la cual tenemos como bandera, hasta que no se reconozca la labor de cada uno de los actores de aquella gesta no habrá justicia.

Es por ello es que hemos presentado en el Senado de la Nación los correspondientes proyectos de ley como debe hacerse en una democracia, pero lamentablemente el egoísmo de quienes quieren ser los dueños de la historia están presionando para que no se aprueben. Es lamentable que debido a que en su momento los responsables de legislar no lo hicieron respetando las leyes internacionales de guerra, hoy estemos peleando entre quienes fuimos compañeros de armas.

Según los dichos del señor Roberto Estévez, en nuestra página se declara que buscamos igualdad con los ex combatientes, cosa que no es cierta porque en ningún lugar dice que busquemos la igualdad.

Aunque las leyes son claras, no nos denominamos ex combatientes, por respeto a quienes de verdad combatieron. No queremos hacer uso de ese término para no herir a nuestros camaradas. Además en su comentario reconoce que nos corresponde (“no digo que no les corresponda pero tal vez acá debería haber como escalas”) cosa que estamos de acuerdo porque los niveles de participación fueron distintos, pero lo que no se puede desconocer es que fuimos parte de esta Guerra.

Para terminar, quiero declarar que me parece lamentable que un Honorable Concejo Deliberante se deje llevar por presiones egoístas y anule un reconocimiento “moral e histórico” que no comprende ningún tipo de resarcimiento económico y sirve para empezar a reconocer que toda la Nación estuvo en Guerra, y de esa manera, aunque sea moralmente, reconocer a quienes estábamos al servicio de la Patria en ese momento histórico que nos marcó para siempre.

Comentá la nota