La Presidenta viaja a Chile para renovar la relación bilateral

Cristina Kirchner y Bachelet firmarán un nuevo tratado de reciprocidad
La presidenta Cristina Kirchner retomará su agenda internacional el jueves y el viernes próximos con un viaje a Chile, previsto para relanzar la relación bilateral con el país trasandino.

La jefa del Estado se reunirá con su par, Michelle Bachelet, para suscribir un tratado de asistencia y reciprocidad que jerarquice el vínculo entre ambas naciones y tiene, además, previsto inaugurar la Feria del Libro de Santiago, donde la Argentina oficiará de país invitado.

El acuerdo forma parte del programa previsto para el bicentenario de la independencia que ambos países celebrarán en 2010, y es el paso previo al encuentro que ambas presidentas mantendrán en el Vaticano, el 29 de noviembre próximo, en presencia del papa Benedicto XVI.

Este acuerdo sustituirá al Tratado de Paz y Amistad, firmado hace 25 años para desactivar un grave conflicto entre ambos países por la soberanía sobre el Canal de Beagle, en el extremo austral del continente.

El documento que propiciará las condiciones para el nuevo nexo bilateral se firmará el jueves, en el Municipio de Maipú, al sudoeste de Santiago, en una ceremonia de alto contenido simbólico.

Fue allí donde un Ejército chileno-argentino derrotó a las tropas realistas españolas, que permitió avanzar en el camino hacia la independencia del Cono Sur.

Además, la presidenta Cristina Kirchner inaugurará junto con Michelle Bachelet la Feria del Libro de Santiago.

El programa oficial indica también que la mandataria acudirá al Congreso chileno y mantendrá un encuentro con representantes de la Corte Suprema.

Nuevo tratado

La diplomacia argentina y la chilena trabajan de manera conjunta, desde hace más de un año, en el nuevo tratado que regulará la relación bilateral.

De hecho, en diciembre de 2008, ambas jefas de Estado participaron en Monte Aymond, en la frontera chileno-argentina, de la conmemoración del 30 aniversario de la mediación papal que evitó que ambos países fueran a la guerra por la disputa de la soberanía sobre tres islas del Canal de Beagle, que nuestro país resignó para afianzar los vínculos bilaterales.

En diciembre de 1978, el desplazamiento de militares y el cierre de las fronteras ordenado por la Argentina parecía anticipar el inicio de una guerra que fue evitada merced a un llamamiento del papa Juan Pablo II, que detuvo el conflicto y logró, por intermedio de la mediación del Vaticano, alcanzar un Tratado de Paz y Amistad, ya en tiempos democráticos para la Argentina, en 1984.

El nuevo tratado de integración pretende perfeccionar ese acuerdo, que sentó las bases para una relación basada en la paz y en el diálogo entre los dos países que comparten más de 5000 kilómetros de frontera.

Entre sus puntos salientes, el nuevo acuerdo bilateral establecerá un sistema de jubilaciones recíproco, la creación de fuerzas armadas para la paz, un convenio de libre circulación fronteriza y dos proyectos de túneles que permitirán una mejora en el tránsito cordillerano: uno de baja altura ferroviario, que unirá Mendoza con Santiago y, el segundo, que conectará por Aguas Negras a San Juan con La Serena.

Comentá la nota