La Presidenta refutó a Kirchner por la pobreza

El ex presidente había dicho que el índice ronda el 23% y, así, había contradicho al Indec
QUITO (De una enviada especial).- El mensaje del Papa sobre "la escandalosa" pobreza en la Argentina al parecer generó una pelea interna en el matrimonio presidencial. Según trascendió ayer en esta ciudad, Cristina Kirchner refutó a su marido, que había dicho momentos después de conocida la frase del Papa que la pobreza en el país rondaba el 22 o el 23 por ciento, en contradicción con el propio Indec.

"[Néstor] Kirchner no sabe. Ya no está más en el día a día de las cifras", se comentó en la comitiva que fue una de las expresiones que utilizó la Presidenta para mencionar la poco fortuita cifra que había emitido su esposo.

Sucede que el mismo día que cobró notoriedad el comunicado del Papa, el ex presidente defendió la política social para paliar la pobreza, que, según mencionó, no llegaba más allá del 22 o el 23 por ciento. Pero el último dato del Indec de pobreza menciona un 15%.

En tanto, el fin de semana, en un ejercicio de búsqueda de archivo que suele hacer con frecuencia, la Presidenta consiguió el dato que le faltaba para cerrar la hipótesis de que detrás de la divulgación del documento del papa Benedicto XVI en el que habló de la "escandalosa pobreza" en el país había una intencionalidad política de la Iglesia argentina.

Ya había llamado la atención en la Casa Rosada el momento en el que se había dado a conocer el escrito papal, justo un día antes de la homilía que ofreció el cardenal primado, Jorge Bergoglio, hacia quien el Gobierno guarda fuertes recelos y una distancia ya histórica que no parece superada.

Cargada de papeles fotocopiados llegó la Presidenta a esta ciudad, según contaron fuentes oficiales. Sobresalía la copia de una revista de Caritas de mayo pasado. ¿Qué había allí? Ya estaba publicado, en la primera página, el corto telegrama del Papa en el que pedía colaborar con la colecta anual Más por Menos para luchar contra "la escandalosa pobreza y la inequidad social". En rigor, LA NACION y otros medios aclararon el viernes pasado que el comunicado papal se había emitido en mayo último para la colecta Más por Menos.

"Y eso que yo esta revista no la leo", se confesó la Presidenta ante sus íntimos el fin de semana en la quinta de Olivos, para cuestionar que el momento en el que se divulgó, casi tres meses después de que efectivamente fuera redactado por el Vaticano, tenía una intención más allá. Sobre todo, por la polémica que instaló la Iglesia sobre las cifras de la pobreza, que según el obispo y presidente de la Pastoral Social, Jorge Casaretto, llega al 40 por ciento, mientras que para el cuestionado Indec es apenas del 15 por ciento.

A pesar de las conclusiones que se sacan en la intimidad de la quinta de Olivos sobre el papel político de Bergoglio, Cristina Kirchner ordenó a sus ministros evitar la confrontación.

Fue notable la conferencia que dio el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el jueves pasado, apenas una hora después de haber conocido el informe del Papa, de alinearse con el mensaje y generar un nuevo foco de conflicto en una relación que ya nació complicada. La Presidenta, de todas maneras, intentó mostrarse un poco más conciliadora en los últimos meses con Bergoglio.

Alicia Kirchner y monseñor Casaretto

* La ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, compartió ayer un acto en San Juan con el titular de la Comisión de Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, luego de la polémica por la difusión de un mensaje del Papa a los argentinos donde aludió al "escándalo" de la pobreza. Ambos, junto al gobernador José Luis Gioja, presidieron un acto en el Centro de Convenciones de la capital provincial donde se entregaron más de mil pensiones graciables y más de 120.000 pesos para diferentes proyectos. Casaretto aseguró que en la difusión del mensaje del Papa "no hubo ningún tipo de intencionalidad política".

Comentá la nota